La Edad Media: el Trovador
¡Buenas!
Mi nombre es Guillermo.
Soy un trovador. Creo que ustedes saben
ya lo que es. Para quien no se acuerde, soy
un poeta cantautor de la Edad Media, es
decir, compongo mis propias canciones.
A continuación, les explicaré algo sobre la
vida y las costumbres de la gente como yo
en la Edad Media.
Los trovadores (I).
El origen de los trovadores, nació en la Provenza
del siglo XI. El primer trovador conocido fue
Guillermo IX de Aquitania (de ahí mi nombre). El
estilo fue más importante a partir del siglo XII,
¿sabían?
Nosotros, los trovadores, viajábamos de un lugar a
otro y, así, ayudábamos a la transmisión de
noticias.
Los trovadores pertenecíamos, en mayor parte,
a la nobleza. Por ello, además de crear nuestros
propios romances, también creábamos canciones
con propaganda política.
Los trovadores (II).
Se conocen muchos trovadores de distinta procedencia social.
Como en todo, en siglos anteriores, el papel de la mujer era
mínimo. Es por eso que se conocen pocos casos de mujeres
trovadoras.
En general todos teníamos una buena
formación. La mayoría había estudiado el
trivium (gramática, lógica y retórica) y el
quadrivium (aritmética, geometría,
música y astronomía).
Ojalá yo hubiera estudiado en estos tiempos… Con calculadoras,
ordenadores, consolas… ¡Cómo cambia la vida!
Los cancioneros
Son documentos que constan de tres apartados: vidas, razones y composiciones.
En el primero, se explica la vida del trovador.
En el segundo, las razones por las que ha escrito el poema. (Opcional)
En el tercero, el propio poema.
Géneros
La poesía trovadoresca era, sobre todo,
de temática amorosa, aunque también se
centraba en temas políticos, morales,
literarios, etc.
Dependiendo del contenido de la canción,
podemos encontrar:
-Géneros condicionados por la
versificación: Baladas y danzas.
-Géneros condicionados por el
contenido: Cansó, sirventés, canción de
cruzada, planto, alba, alba religiosa,
pastorela, serranilla.
-Debates entre trovadores: Tensón,
juego partido.
La muerte llevándose a un trovador
Los romances.
El romance es una combinación métrica originaria de España que consiste en
una serie indefinida de versos, en la cual los pares presentan rima asonante y los
impares quedan sueltos. Los versos suelen ser octosílabos. Pueden ser del tipo
épico (procedentes de los cantares de gesta) o líricos (de la pastorela provenzal).
Bésame y abrázame.
Bésame y abrázame,
marido mío,
y daros he en la mañana
camisón limpio.
Yo nunca vi hombre
vivo estar tan muerto
ni hacer el dormido
estando despierto:
andad, marido, alerta
y tened brío
y daros he en la mañana
camisón limpio.
Instrumentos.
Cuerda:
Arpas, cítaras, cítolas, guitarra latina, baldosas, guitarras, laúdes, rabel y
salterio, rota, vihuela de arco, vihuelas de peñola, zanfoña.
Percusión:
Carrillón, carrillón con martillo, címbalos, tamboriles y flautas, tejoletas y
chirimía, albogón y darbuka.
Viento:
Albogues, aramillo y alboque o chirimía vasca, cornetas, chirimías, flautas
traveseras, gaitas, launedda, odrecillo, órgano portativo, trompas.
Los juglares.
Supongo que habrán oído hablar de mis
“compañeros” los juglares, ¿sí?
Algunos de ustedes se preguntarán cuál es la
diferencia entre un juglar y un trovador, ¿verdad?
Bueno, pues… Los trovadores somos de condición
social elevada, mientras que los juglares,
deambulan por las calles cantando canciones
nuestras versionadas por ellos. (¡Hay que tener
cara!)
Muchos de vosotros habréis visto “El Jorobado de
Nôtre Damme”. El narrador de esta película es un
juglar, con cierto aire de bufón.
Bueno, como sé que la historia a esas edades es un tanto aburrida…
¿Qué os parece si hablamos ahora de otra cosa?
Vestimentas.
Como podéis observar, visto una túnica.
Eran típicas en la época. Depende de la
riqueza de la túnica (paño, bordados…) se
puede observar si, dentro de la importancia
social, posees más o menos riquezas. Debajo,
en lugar de pantalones, llevo unas mallas o
calcetines altos. Las botas o zapatos bajos son
característicos.
Bueno, creo que algo hemos aprendido con esto, ¿verdad?
Me voy despidiendo ya, que dentro de quince minutos tengo una cita con el
Conde Sisebuto y no me conviene llegar tarde.
Encantado de haberos conocido, chicos/as. Ha sido un placer.
Att: Guillermo.
Creado por: Elena Cazorla.
3º ESO A
Descargar

El trovador – Elena Cazorla - CHIMICHURRIS