Un ruego:
por favor, apaguen
los teléfonos móviles.
Muchas gracias.
1. Estamos de fiesta con Jesús.
Al cielo queremos ir.
Estamos reunidos en la mesa
y es Cristo quien va a servir.
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS.
EL SANA, EL SALVA,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS.
BAUTIZA Y LIMPIA,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS. (5)
2. Su amor nos demuestra por doquier.
Otorga a todos su amistad.
Su pan y su vino nos regala.
Por madre a la suya da.
3. Nos dice sois de la tierra sal
la sal que dará sabor.
Semilla que nazca en esta tierra,
mil frutos dará de amor.
Yo quiero ahora contaros todo
ahora que estamos aquí reunidos.
He hecho daño a un amigo,
pues me venció el egoísmo.
SOMOS DE PIEDRA
SOMOS DE BARRO,
NO NOS AMAMOS Y CRITICAMOS.
YO ME CONFIESO QUE HE PECADO.
NO HE AMADO Y HE CRITICADO.
He sido ingrato, no le he ayudado,
cuando debía darle la mano.
Me he dado cuenta,
yo me arrepiento, de lo que he sido
con ese amigo.
SOMOS DE PIEDRA
SOMOS DE BARRO,
NO NOS AMAMOS Y CRITICAMOS.
YO ME CONFIESO QUE HE PECADO.
NO HE AMADO Y HE CRITICADO.
Ayúdame a vivir
en tu luz, Señor.
Que mi vida
sea sencilla, honesta,
transparente para que
los demás, a través de
mis acciones y actitudes,
puedan reconocer
que Tú estás
en mi corazón
Quiero vivir
como discípulo,
siguiendo tu camino
y compartiendo
con los demás
la luz que brota
de tu Persona
y de tus Enseñanzas.
Amén.
“LAS SOMBRAS CHINAS”
Evangelio de San Juan 3,14-21.
En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo:
--Lo mismo que Moisés elevó la
serpiente en el desierto, así tiene que ser
elevado el Hijo del Hombre, para que
todo el que cree en él tenga vida eterna.
Tanto amó Dios al mundo, que entregó a
su Hijo único, para que no perezca
ninguno de los que creen en él, sino que
tengan vida eterna.
Porque Dios no mandó a su Hijo al
mundo para condenar al mundo, sino
para que el mundo se salve por él.
El que cree en él, no será condenado; el
que no cree, ya está condenado, porque
no ha creído en el nombre del Hijo único
de Dios.
Esta es la causa de la condenación: que la
luz vino al mundo, y los hombres
prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus
obras eran malas.
Pues todo el que obra perversamente
detesta la luz, y no se acerca a la luz, para
no verse acusado por sus obras.
En cambio, el que realiza la verdad se
acerca a la luz, para que se vea que sus
obras están hechas según Dios.
SI VENIMOS AQUÍ DE
NOCHE Y LAS LUCES
ESTÁN APAGADAS,
¿QUÉ SUCEDE?
REINAN LAS TINIEBLAS
= NO SE VE NADA
Y CUANDO REINAN LAS TINIEBLAS Y NO
VEMOS NADA, ¿QUÉ ES LO QUE
SENTIMOS?
¡¡¡MIEDO!!!
¿Y QUÉ ES LO QUE
HACEMOS PARA
QUITARNOS EL
MIEDO DE ENCIMA?
ENCENDER TODAS
LAS LUCES:
SÍ, ¡¡¡TODAS!!!
Si enciendes las de un lado se
producen sombras y llevas unos sustos
de muerte: La puerta del fondo parece
una persona…
LO MEJOR: ENCENDER TODAS LA
LUCES
CUANDO HAY
MUCHA LUZ
TODO ESTÁ
CLARO Y
VEMOS LAS
COSAS COMO
SON DE VERDAD
CUANDO HAY TINIEBLAS:
DUDAMOS, VAMOS CON MIEDO Y
TODO ESTÁ CONFUSO.
¿OÍSTEIS
BIEN LO QUE
JESÚS NOS
DIJO EN EL
EVANGELIO?
¿LE HABEIS
ENTENDIDO?
JESÚS HIZO CON LA GENTE LO
MISMO QUE ACABAMOS DE HACER
NOSOTROS.
¿Y qué es lo que hicimos nosotros?
Pensar en la
diferencia que
hay entre LA
LUZ y las
TINIEBLAS
DICE QUE HAY QUIEN
PREFIERE LA LUZ Y HAY QUIEN
PREFIERE LAS TINIEBLAS
• Los que hacen cosas
malas
• Los que desean que
nadie se entere de
que lo que está
haciendo no está bien
• Los que desean
que nadie les vea
• Los que buscan la verdad
• Los que hacen el bien
• Los que ayudan a los
demás
¿Y QUIÉNES MÁS
SON LOS QUE SE
SIENTEN ATRAÍDOS
POR LA LUZ?
JESÚS HABLA
DE UNA LUZ
MUY CONCRETA
Y NOS DICE QUE
ESA LUZ HA
VENIDO AL
MUNDO
Nos está diciendo
que LA LUZ ES
ÉL MISMO.
1. Siempre que venimos a misa: “El
Señor es mi luz y mi salvación”.
2. Cuando ayudamos a los demás: “El
Señor es mi luz y mi salvación”.
Credo de los Apóstoles
Creo en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del Cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su Único Hijo,
nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo;
nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos;
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne,
y la vida eterna. Amén.
Madre tu eres la Reina,
eres la Señora de nuestro vivir,
eres la flor más bonita
la flor más hermosa de nuestro jardín.
Quiero que aceptes, Madre,
mi humilde ser , mi pobre corazón.
Quiero ser ya toda tuya
quiero envolverme en todo tu amor.
TE QUIERO YO (BIS)
MADRE MÍA,
TE NECESITO,
SIN TI NO SÉ
LO QUE HARÍA.
TE QUIERO YO (BIS)
MADRE MÍA,
EN MI DELIRIO
ERES MI ROCA, MARÍA;
TE QUIERO YO.
Guardo dentro de mi pecho,
ese ardiente anhelo de acercarme a ti,
responder a la llamada que un
día del cielo, se prendió en mí.
Más todo eso no es posible,
es un vano sueño sin tu resplandor,
tu luz es toda mi vida,
tu luz es mi fuente hacia el Señor.
s.- El Señor esté con vosotros.
TODOS: Y con tu espíritu.
s.- Levantemos el corazón.
TODOS: Lo tenemos levantado hacia el Señor.
s.- Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
TODOS: Es justo y necesario.
En verdad, Padre bueno,
hoy estamos de fiesta:
nuestro corazón está lleno de agradecimiento
y con Jesús te cantamos nuestra alegría:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que has hecho para nosotros
este mundo inmenso y maravilloso.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos das a tu Hijo, Jesús,
para que él nos acompañe hasta ti.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos reúnes con Jesús,
como a los hijos de una misma familia.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Por ese amor tan grande,
queremos darte gracias
y cantarte con los ángeles
y los santos que te adoran en el cielo.
HOSANNA HEY, HOSANNA HA
HOSANNA HEY, HOSANNA HEY,
HOSANNA HA.
1. Él es el Santo, es el hijo de María,
es el Dios de Israel, es el hijo de David.
2. Vamos a Él con espigas de mil trigos,
y con mil ramos de olivos,
siempre alegres, siempre en paz.
Bendito sea Jesús, tu enviado,
el amigo de los niños y de los pobres.
Él vino para enseñarnos
cómo debemos amarte a Ti
y amarnos los unos a los otros.
Él vino para arrancar de nuestros corazones
el mal que nos impide ser amigos
y el odio que no nos deja a ser felices.
Él ha prometido que su Espíritu Santo
estará siempre con nosotros
para que vivamos como verdaderos hijos tuyos.
TODOS: Bendito el que viene en el nombre del
Señor. Hosanna en el cielo.
A Ti, Dios y Padre nuestro,
te pedimos que nos envíes tu Espíritu
para que este pan y este vino
sean el Cuerpo y la Sangre
de Jesucristo, Nuestro Señor.
El mismo Jesús, poco antes de morir,
nos dio la prueba de tu Amor.
Cuando estaba sentado a la mesa con sus
discípulos, tomó el pan,
dijo una oración para bendecirte y darte
gracias,
lo partió y lo dio a sus discípulos, diciéndoles:
TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
Después, tomó el cáliz lleno de vino
y, dándote gracias de nuevo,
lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
(El sacerdote prosigue)
Y LES DIJO TAMBIÉN:
HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Por eso, Padre bueno, recordamos ahora
la muerte y resurrección de Jesús, el Salvador
del mundo.
Él se ha puesto en nuestras manos
para que te lo ofrezcamos como sacrificio
nuestro
y junto con él nos ofrezcamos a ti.
Todos: ¡Gloria y alabanza a nuestro Dios!
Escúchanos, Señor Dios nuestro;
danos tu Espíritu de amor
a los que participamos en esta comida,
para que vivamos cada día
más unidos en la Iglesia,
con el santo Padre, el Papa Francisco
con nuestro Obispo Jesús
y el Obispo auxiliar Juan Antonio.
y todos los que trabajan por tu pueblo.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
No te olvides de las personas que amamos
ni de aquellas a las que debiéramos querer más.
Acuérdate también de los que ya murieron
y recíbelos con amor en tu casa.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
Y un día, reúnenos cerca de ti con María, la
Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra,
para celebrar en tu reino la gran fiesta del cielo.
Entonces, todos los amigos de Jesús, nuestro
Señor,
podremos cantarte sin fin.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia para
gloria tuya!
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. TODOS: AMÉN
Al mundo entero quiero dar
un luminoso hogar
con un balcón,
donde un gorrión
les haga despertar.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
Al mundo entero
he de enseñar
una alegre canción,
y todos juntos caminar
de la mano hacia el sol.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
Al mundo entero reunir
y con todos cantar
y recorrer mirando al sol
la senda de la paz.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
1.- Somos ciudadanos de un mundo,
que necesita el vuelo de una paloma,
que necesita corazones abiertos
y está sediento de un agua nueva.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
2.- Somos ciudadanos de un mundo
que clama día y noche por su libertad,
que permanece en la oscura tiniebla
del hambre, el odio, la guerra.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
3.- Somos ciudadanos de un mundo
que fue creado como casa de todos,
como el hogar de una gran familia
donde todos vivamos en paz.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
Ayúdame a vivir
en tu luz, Señor.
Que mi vida
sea sencilla, honesta,
transparente para que
los demás, a través de
mis acciones y actitudes,
puedan reconocer
que Tú estás
en mi corazón
Quiero vivir
como discípulo,
siguiendo tu camino
y compartiendo
con los demás
la luz que brota
de tu Persona
y de tus Enseñanzas.
Amén.
Descargar

Diapositiva 1