1. Estamos de fiesta con Jesús.
Al cielo queremos ir.
Estamos reunidos en la mesa
y es Cristo quien va a servir.
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS.
EL SANA, EL SALVA,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS.
BAUTIZA Y LIMPIA,
PODEROSO ES NUESTRO DIOS. (5)
2. Su amor nos demuestra por doquier.
Otorga a todos su amistad.
Su pan y su vino nos regala.
Por madre a la suya da.
3. Nos dice sois de la tierra sal
la sal que dará sabor.
Semilla que nazca en esta tierra,
mil frutos dará de amor.
Yo quiero ahora contaros todo
ahora que estamos aquí reunidos.
He hecho daño a un amigo,
pues me venció el egoísmo.
SOMOS DE PIEDRA
SOMOS DE BARRO,
NO NOS AMAMOS Y CRITICAMOS.
YO ME CONFIESO QUE HE PECADO.
NO HE AMADO Y HE CRITICADO.
He sido ingrato, no le ayudado,
cuando debía darle la mano.
Me he dado cuenta,
yo me arrepiento, de lo que he sido
con ese amigo.
SOMOS DE PIEDRA
SOMOS DE BARRO,
NO NOS AMAMOS Y CRITICAMOS.
YO ME CONFIESO QUE HE PECADO.
NO HE AMADO Y HE CRITICADO.
Quiero escucharte, Señor
de todo corazón.
Tus palabras
me llegan muy adentro
y me hacen pensar
y reflexionar en mi vida.
Tus palabras
me enseñan claramente
cómo hay que ser
en la vida.
Tus palabras, Señor
me ayudan
a descubrir
lo que Tú
quieres de mi
y el camino
para seguir.
Confío
en tu Palabra, Señor.
Amén
La Palabra de
Dios será
nuestro guía
para acertar,
sin equivocar
el camino
hasta la
meta:
PASCUA
Para escapar de
sus enemigos que
le querían matar se
escondió en el
MONTE CARMELO
y Dios le alimentó
milagrosamente
ABRAHAN: EN EL MONTE MOIRA
cree que tiene que sacrificar a su
hijo ISAAC porque Dios se lo pide.
Pero
Dios le
dice
que no
LA MONTAÑA
EN LA BIBLIA
REPRESENTA
UN LUGAR
PRIVILEGIADO
EN EL QUE
LAS
PERSONAS SE
ENCUENTRAN
CON DIOS
Evangelio según San Marcos 9,1-9.
En aquel tiempo Jesús se llevó a Pedro, a
Santiago y a Juan, subió con ellos solos a
una montaña alta, y se transfiguró delante
de ellos. Sus vestidos se volvieron de un
blanco deslumbrador, como no puede
dejarlos ningún batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés
conversando con Jesús. Entonces Pedro
tomó la palabra y le dijo a Jesús:
-- Maestro. ¡Qué bien se está aquí! Vamos a
hacer tres chozas, una para ti, otra para
Moisés y otra para Elías.
Estaban asustados y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió y salió
una voz de la nube:
-- Este es mi Hijo amado; escuchadlo.
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a
nadie más que a Jesús solo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les
mandó:
-- No contéis a nadie lo que habéis visto
hasta que el Hijo del Hombre resucite de
entre los muertos.
Esto se les quedó grabado y discutían qué
querría decir aquello de resucitar de entre
los muertos.
Fijaos bien
en todos
los
personajes
que
aparecen
con Jesús
No olvidéis los elementos simbólicos:
LA MONTAÑA - LOS VESTIDOS
BLANCOS - LAS TIENDAS - LA NUBE LA VOZ - EL SILENCIO
SIGNO DE LA PRESENCIA DE DIOS
DIOS
PADRE,
PEDRO,
SANTIAGO
Y JUAN
Y
TAMBIÉN
MOISÉS Y
ELIAS
TRES APOSTOLES QUE LE
ACOMPAÑAN SIEMPRE EN LOS
ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES
MOISÉS Y
ELIAS SON
PERSONAJES
QUE HAN
CONOCIDO A
DIOS MUY DE
CERCA
QUE DIOS
LOS
ENVUELVE
CON SU
PRESENCIA
DE UNA
BLANCURA
QUE LOS
DESLUMBRA
Que Jesús
es el
HIJO DEL
PADRE
ESCUCHADLE
ESCUCHADLE
ESCUCHADLE
Vamos a hacer lo siguiente:
1. Para el próximo domingo en una
cartulina pequeña dibujáis una nube.
2. En la nube escribís una palabra o
una frase de Jesús.
3. La traéis y la ofreceremos junto con
el pan y el vino de las ofrendas.
Credo de los Apóstoles
Creo en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del Cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su Único Hijo,
nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo;
nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos;
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne,
y la vida eterna. Amén.
Madre tu eres la Reina,
eres la Señora de nuestro vivir,
eres la flor más bonita
la flor más hermosa de nuestro jardín.
Quiero que aceptes, Madre,
mi humilde ser , mi pobre corazón.
Quiero ser ya toda tuya
quiero envolverme en todo tu amor.
TE QUIERO YO (BIS)
MADRE MÍA,
TE NECESITO,
SIN TI NO SÉ
LO QUE HARÍA.
TE QUIERO YO (BIS)
MADRE MÍA,
EN MI DELIRIO
ERES MI ROCA, MARÍA;
TE QUIERO YO.
Guardo dentro de mi pecho,
ese ardiente anhelo de acercarme a ti,
responder a la llamada que un
día del cielo, se prendió en mí.
Más todo eso no es posible,
es un vano sueño sin tu resplandor,
tu luz es toda mi vida,
tu luz es mi fuente hacia el Señor.
s.- El Señor esté con vosotros.
TODOS: Y con tu espíritu.
s.- Levantemos el corazón.
TODOS: Lo tenemos levantado hacia el Señor.
s.- Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
TODOS: Es justo y necesario.
En verdad, Padre bueno,
hoy estamos de fiesta:
nuestro corazón está lleno de agradecimiento
y con Jesús te cantamos nuestra alegría:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que has hecho para nosotros
este mundo inmenso y maravilloso.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos das a tu Hijo, Jesús,
para que él nos acompañe hasta ti.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos reúnes con Jesús,
como a los hijos de una misma familia.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Por ese amor tan grande,
queremos darte gracias
y cantarte con los ángeles
y los santos que te adoran en el cielo.
HOSANNA HEY, HOSANNA HA
HOSANNA HEY, HOSANNA HEY,
HOSANNA HA.
1. Él es el Santo, es el hijo de María,
es el Dios de Israel, es el hijo de David.
2. Vamos a Él con espigas de mil trigos,
y con mil ramos de olivos,
siempre alegres, siempre en paz.
Bendito sea Jesús, tu enviado,
el amigo de los niños y de los pobres.
Él vino para enseñarnos
cómo debemos amarte a Ti
y amarnos los unos a los otros.
Él vino para arrancar de nuestros corazones
el mal que nos impide ser amigos
y el odio que no nos deja a ser felices.
Él ha prometido que su Espíritu Santo
estará siempre con nosotros
para que vivamos como verdaderos hijos tuyos.
TODOS: Bendito el que viene en el nombre del
Señor. Hosanna en el cielo.
A Ti, Dios y Padre nuestro,
te pedimos que nos envíes tu Espíritu
para que este pan y este vino
sean el Cuerpo y la Sangre
de Jesucristo, Nuestro Señor.
El mismo Jesús, poco antes de morir,
nos dio la prueba de tu Amor.
Cuando estaba sentado a la mesa con sus
discípulos, tomó el pan,
dijo una oración para bendecirte y darte
gracias,
lo partió y lo dio a sus discípulos, diciéndoles:
TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
Después, tomó el cáliz lleno de vino
y, dándote gracias de nuevo,
lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
(El sacerdote prosigue)
Y LES DIJO TAMBIÉN:
HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Por eso, Padre bueno, recordamos ahora
la muerte y resurrección de Jesús, el Salvador
del mundo.
Él se ha puesto en nuestras manos
para que te lo ofrezcamos como sacrificio
nuestro
y junto con él nos ofrezcamos a ti.
Todos: ¡Gloria y alabanza a nuestro Dios!
Escúchanos, Señor Dios nuestro;
danos tu Espíritu de amor
a los que participamos en esta comida,
para que vivamos cada día
más unidos en la Iglesia,
con el santo Padre, el Papa Francisco
con nuestro Obispo Jesús
y el Obispo auxiliar Juan Antonio.
y todos los que trabajan por tu pueblo.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
No te olvides de las personas que amamos
ni de aquellas a las que debiéramos querer más.
Acuérdate también de los que ya murieron
y recíbelos con amor en tu casa.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
Y un día, reúnenos cerca de ti con María, la
Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra,
para celebrar en tu reino la gran fiesta del cielo.
Entonces, todos los amigos de Jesús, nuestro
Señor,
podremos cantarte sin fin.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia para
gloria tuya!
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. TODOS: AMÉN
Al mundo entero quiero dar
un luminoso hogar
con un balcón,
donde un gorrión
les haga despertar.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
Al mundo entero
he de enseñar
una alegre canción,
y todos juntos caminar
de la mano hacia el sol.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
Al mundo entero reunir
y con todos cantar
y recorrer mirando al sol
la senda de la paz.
DIOS TE PIDE AMOR
DIOS TE PIDE AMISTAD
DIOS TE PIDE UN MUNDO
TÚ QUE LE DARAS.
1.- Somos ciudadanos de un mundo,
que necesita el vuelo de una paloma,
que necesita corazones abiertos
y está sediento de un agua nueva.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
2.- Somos ciudadanos de un mundo
que clama día y noche por su libertad,
que permanece en la oscura tiniebla
del hambre, el odio, la guerra.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
3.- Somos ciudadanos de un mundo
que fue creado como casa de todos,
como el hogar de una gran familia
donde todos vivamos en paz.
POR ESO ESTAMOS AQUÍ,
CONMIGO PUEDES CONTAR
Y DEJARÉ MI EQUIPAJE A UN LADO
PARA TENER BIEN ABIERTAS LAS MANOS
Y EL CORAZÓN LLENO DE SOL. (bis)
Quiero escucharte, Señor
de todo corazón.
Tus palabras
me llegan muy adentro
y me hacen pensar
y reflexionar en mi vida.
Tus palabras
me enseñan claramente
cómo hay que ser
en la vida.
Tus palabras, Señor
me ayudan
a descubrir
lo que Tú
quieres de mi
y el camino
para seguir.
Confío
en tu Palabra, Señor.
Amén
Descargar

Diapositiva 1