-
-
En el siglo XV, algunas ciudades de Flandes se convierten en sedes de una importante escuela
pictórica, que para muchos autores supone ya los inicios del Renacimiento. Tiene sus orígenes
en el gótico internacional y su mayor aportación al arte europeo será su progresiva captación
de la realidad, que se inspira en la escultura y que se verá favorecida pro la nueva clientela: la
burguesía. Las características del estilo flamenco son:
Innovación técnica. El trabajo de pintura al óleo que permite realizar superficies muy lisas y
los cuadros ganan en color, luz y juegos de trasparencias, además de un trabajo lento que da
lugar al virtuosismo.
Desarrollo de la pintura sobre tabla
Minuciosidad y gusto por el detalle. Las obras se conciben para ser contempladas de cerca,
y por eso se recrean detalles.
Introducción del retrato a través de la imagen del donante
Valoración de la luz
Interés por la reproducción de los objetos de la vida cotidiana, como las escenas burguesas
en interiores, con muebles, cuadros y diversos objetos.
Amor al paisaje, que se aprecia en las luces del horizonte o en los brillos de las aguas.
Naturalismo y realismo. Un enfoque cercano lleva a los pintores a una representación veraz
de la realidad, captando todos los detalles.
Creación de un espacio pictórico, como consecuencia del realismo y el naturalismo con que
se realizan las obras
Una primera generación de pintores, está compuesta por los hermanos Jan y Humberto Van Eyck,
Roger Van Der Wyden, Campin y Patinir. En la segunda generación de pintores flamencos, que
se extiende a lo largo de la segunda mitad del siglo XV y principios del siglo XVI, destacan
pintores como: Memling, Gerad David, y El Bosco. En España, la influencia flamenca destaca
en los catalanes: Luis Dalmau y Jaume Huguet; en Castillo sobresale Bartolomé Bermejo,
Jorge Inglés y Fernando Gallego.
HERMANOS VAN EYCK
EL POLÍPTICO DEL CORDERO MÍSTICO es la
obra maestra de estos hermanos. Contiene una gran
diversidad de temas. Destacar su tabla central con la
Adoración del Cordero Místico, en que la geometría y la
suavidad de la luz, el color matizado y la arquitectura
que dibuja el paisaje, nos ofrece una visión perfecta del
primitivismo flamenco.
JAN VAN EYCK… Pintor flamenco que trabajó en Brujas y, junto con
Robert Campin en Tournai, fue fundador de la Ars Nova (arte nuevo),
estilo pictórico del gótico tardío en el siglo XV, que anuncia el
renacimiento en el norte de Europa. Este periodo del arte flamenco se
caracteriza por el naturalismo de vívidos colores al óleo, la meticulosidad
de los detalles, la precisión de las texturas y por el logro de la ilusión
óptica de espacios tridimensionales sobre superficies bidimensionales. Es
probable que Jan van Eyck fuera oriundo de Maaseik, provincia de
Limbourg. En 1422 trabajó en La Haya para Juan de Baviera, conde de
Holanda. En 1425 Felipe el Bueno, duque de Borgoña, le nombró pintor
de la corte, cargo que conservó hasta su muerte. La relación que
mantenía con el duque era tan buena que éste le encargó algunas
misiones diplomáticas secretas, le hizo regalos por el bautismo de uno de
sus hijos e incluso intercedió por él al enterarse de que tenía problemas
para cobrar su sueldo. Lo poco que se sabe de su primera época hace
que se dé gran importancia a la relación artística que mantenía con su
hermano Hubert. La oscuridad que rodea a la figura de Hubert ha
provocado especulaciones y debates interminables entre los historiadores
del arte y hasta se ha llegado a sostener que tal hermano nunca existió.
Hoy se admite que pudo participar en la pintura de algunas obras que
parecen ser de la primera época de van Eyck.
POLÍPTICO DEL CORDERO MÍSTICO.
El Políptico de la Adoración del Cordero Místico, también conocido como Políptico de Gante o el Altar de
Gante es un retablo o conjunto de cuadros o tablas pintadas al óleo por los hemanos Hurbert y Jan van Eyck,
para el altar mayor de la Catedral de San Bavón de la ciudad de Gante. La tabla central que representa la
escena de la Adoración es una obra fundamental en la historia de la pintura ya que presentaba un nuevo
campo de visión naturalista, resultado de ampliar sobre una tabla, escenas y representaciones que hasta
entonces solo fueron accesibles a los conocedores de las miniaturas.
El panel central interior del políptico, junto con los paneles interiores de las puertas representa una
composición basada en un pasaje del Apocalipsis de San Juan (7.9) que dice :
"Después de esto, vi que había una multitud tan grande que nadie no la habría podido contar. Eran
gentes de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Permanecían de pie delante del trono y delante
del Cordero, vestidos de blanco y con palmas en las manos, proclamaban en voz alta :
La salvación viene de nuestro Dios, que se sienta en el trono, y del Cordero."
El políptico normalmente se mostraba cerrado, con las escenas menores de la parte exterior de las puertas
visibles, pero en las festividades se mostraba abierto, con los paneles interiores visibles, entonces se
revelaban sus mejores figuras, escenas y colores.
Una serie de referencias esotéricas que llenan el retablo de simbolismo escondido, muy del gusto de los
pintores flamencos junto a referencias cultas a la pintura italiana del Trecento, a Giotto e incluso a su
contemporáneo, el pintor renacentista Masaccio, confieren al cuadro un notable interés, ya que Jan, el autor
del panel central, fue capaz de reelaborar los elementos simbólicos dentro de los elementos visibles. Pero es
su aportación innovadora a la representación de la realidad y al desarrollo del espacio pictórico lo que sitúa
este retablo como un hito en la historia del arte que marca ya la transición del gótico al Renacimiento.
En la escena contemplamos una campiña con la ciudad de Gante al fondo. Esta campiña presidida por el
trono del Cordero es un espacio que alberga un despliegue efervescente de miles de figuras y detalles
prodigiosamente concretos. Una ola de luz penetra toda la naturaleza, liga sin brusquedad todos los
ambientes y une armoniosamente todas las materias, desde las telas de los ropajes y los metales de las
hebillas y coronas, hasta la piel de los rostros o las hojas de los árboles y los edificios del fondo.
Cristo
S. Juan Bautista
La Virgen María
Ángeles
Músicos
El trabajo.
Consecuencia del
pecado original
Caín matando a Abel
Adán
Eva
Adoración del
Cordero
(símbolo de Cristo)
La tabla central
representa la
adoración del
cordero místico,
cordero que
simboliza a Dios y
que es adorado
encima de un altar.
La sangre brota de
su pecho y llena el
cáliz. La paloma del
espíritu Santo está
sobre él y diversos
ángeles con
instrumentos de la
pasión e
incensarios están
arrodillados
adorándolo. Todo
ello simboliza la
Eucaristía
Los ángeles llevan
los instrumentos de
la Pasión de Cristo
La Santa
Cruz
La columna
de la
flagelación
Los Látigos
En primer término hay una
fuente rematada por un
ángel; es la fuente de la
vida y de ella mana el
agua de la vida eterna.
Simboliza el bautismo y la
conversión al cristianismo.
Dos semicírculos de
personajes rodean la
fuente, arrodillados en
actitud de adoración. Los
profetas, junto con los
patriarcas a la izquierda y
los apóstoles a la derecha
junto con Papas y
obispos.
La Iglesia
Católica
Las mujeres mártires
Papas y Obispos
Paganos y
judíos
Los
caballeros
de Cristo
Los
ermitaños
Los
jueces
Los
peregrinos
La Iglesia
El extraordinario detallismo de la
naturaleza.
POLÍPTICO
DEL
CORDERO
MÍSTICO.
Cerrado
El
Arcángel
San
Gabriel
San Juan
Bautista
El
Donante.
Joos
Vigdt
La Virgen
María
San Juan
Evangelista
La
donante.
Lysbette
Borluut
LA VIRGEN DEL CANCILLER ROLLIN
JAN VAN EYCK.
Se mezcla lo REAL y lo DIVINO.
Lo VULGAR y lo SAGRADO.
El SILENCIO con el RUIDO.
Estamos ante el mejor PAISAJE
de Jan Van Eyck
Tema: el Canciller está orando en
un palacio y se le aparece la
Virgen.
MATRIMONIO ARNOLFINI. JAN VAN EYCK.
Análisis Histórico:
Matrimonio de un rico
comerciante de la floreciente
ciudad italiana de Lucca
(llamado Giovanni de Arrigo
Arnolfini con Giovanna Cenami
), afincado en Brujas (Bélgica)
que desempeño cargos de
importancia en la corte de
Felipe el Bueno de Borgoña (a
cuyo imperio pertenecían
entonces los Países Bajos y de
cuya corte era pintor el autor
de la obra), llegando a ser
gobernador de finanzas de
Normandia y a amasar una
gran fortuna con los
impuestos sobre las
importaciones comerciales.
Análisis Artístico:
La aportación de los pintores flamencos con la técnica
del óleo a la pintura del Renacimiento posterior, será
esencial pues esta pintura denominada “de caballete” y
en formato pequeño, es minuciosa detallista y con clara
tendencia naturalista, los verdaderos creadores, son los
hermanos Van Eyck, nacidos cerca de Maastrich, en este
caso se trata de Jan que junto con su hermano también
realizo el Retablo de Cordero Místico para la catedral de
San Bavon en Gante (Bélgica)
Análisis Formal :
Representación pictórica de 2 personajes:
masculino y femenino cogidos de la mano, de pie,
ricamente ataviados a la manera de la alta
sociedad flamenca con ampulosos y coloridos
ropajes, con sombrero y él y velo ella, dentro de
una estancia iluminada de izquierda a derecha,
de gran estética hogareña, en la que se aprecian
varios objetos que junto con las figuras forman
una composición simétrica
Análisis Funcional
El cuadro parece cumplir una doble función:
- en primer lugar, aparece el testigo
conmemorativo de un enlace matrimonial.
- en segundo lugar, : el retrato de dos
importantes miembros de la alta sociedad
Análisis Simbólico:
-El perro: Fidelidad marital.
-La vela: Fe y esperanza para estimular la fertilidad.
-El rosario de cristal: la Pureza.
-Santa Margarita con el dragón a los pies patrona de los
partos o
-Santa Marta al lado de la escobilla, patrona del hogar.
-Espejo: testigo y certificación legal del hecho, además
de “Vía Crucis” religioso con las escenas de la pasión
alrededor.
-La cama: el ciclo de la vida, la continuidad del linaje.
-La naranja: alude al origen Mediterraneeo de los
desposados y por afinidad con la manzana, a la inocencia
frente al pecado.
-Los zapatos: pisar descalzos el suelo asegura la
fertilidad.
Espejo: testigo y
certificación legal del hecho,
además de “Vía Crucis”
religioso con las escenas de
la pasión alrededor.
La naranja: alude al origen
Mediterráneo de los
desposados y por afinidad
con la manzana, a la
inocencia frente al pecado.
El perro: simboliza la
fidelidad marital.
Los zapatos: pisar
descalzos el suelo
asegura la fertilidad.
Una original
interpretación del
Matrimonio Arnolfini.
Fernando Botero
Descargar

Diapositiva 1