“EL PINTOR VIAJERO”
Por Pablo Noguera
El pintor Th. Ohlsen en su viaje de
arte por América del Sur.
Había una vez, a fines del siglo antepasado, un señor alemán con un nombre muy
difícil y un apellido fácil. Se llamaba Theodor Ohlsen y le gustaba mucho pintar.
EL PINTOR VIAJERO
Negros tirándose al mar para
recoger monedas (Madeira)
Cuando terminó de estudiar en su país, quiso salir a conocer el mundo y así poder
pintar cosas más raras que las que había en Alemania.
EL PINTOR VIAJERO
Grupo de palmas en la Isla de Madeira
Pepita, muchacha española en Madeira
EL PINTOR VIAJERO
Vista de Madeira
EL PINTOR VIAJERO
Paseo de una señora enferma (Madeira)
EL PINTOR VIAJERO
Embarcarse
Viajando en un gran barco,
EL PINTOR VIAJERO
Cuxhaven
EL PINTOR VIAJERO
El primer mareo
EL PINTOR VIAJERO
El práctico
EL PINTOR VIAJERO
El vigía
EL PINTOR VIAJERO
Sueños en alta mar
EL PINTOR VIAJERO
Visita de señoras al capitán en el puente
EL PINTOR VIAJERO
Puesta de sol
EL PINTOR VIAJERO
Vista tomada cerca de Guia Narrows, canal de Smyth (Estrecho de Magallanes)
Llegó a Magallanes, bien al sur de Chile.
EL PINTOR VIAJERO
El Cabo de Hornos
EL PINTOR VIAJERO
La isla de Tierra del Fuego vista desde Punta Arenas
Ahí descubrió unos indios muy curiosos, unos animales que no había visto nunca y
unas plantas y árboles que le parecieron muy lindos. Le gustaron también los
paisajes y empezó a hacer un cuaderno de viaje en el que dibujaba todas estas
maravillas para que no se le olvidaran.
EL PINTOR VIAJERO
Negociando pieles a bordo de un vapor inglés en el puerto de Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Procesión de habitantes convertidos en Tierra del Fuego
EL PINTOR VIAJERO
Rebaño de ovejas en Tierra del Fuego
EL PINTOR VIAJERO
Joven de la Tierra del Fuego
EL PINTOR VIAJERO
Habitantes de la Tierra del Fuego cazando
EL PINTOR VIAJERO
Negociando curiosidades en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Iglesia en Punta Arenas
Una mujer en Patagonia
EL PINTOR VIAJERO
Taberna de marineros en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Campamento en las minas de oro
EL PINTOR VIAJERO
Negociando oro en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Aserradero en el Estrecho de
Magallanes
EL PINTOR VIAJERO
En mar brava
Vestirse matutino en el camarote
EL PINTOR VIAJERO
Un juego de “scat” en el salón
EL PINTOR VIAJERO
Isla de Dawson. Estrecho de Magallanes
EL PINTOR VIAJERO
Grupo de islas en el estrecho de Magallanes
EL PINTOR VIAJERO
Habitantes de Patagonia
Se fue viajando y pintando cada vez más al norte; llegó a Puerto Montt y se encantó
con los lagos del sur.
EL PINTOR VIAJERO
Habitantes de Patagonia en
camino para Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Cazando guanacos
EL PINTOR VIAJERO
Carretas tiradas por bueyes en el puerto de Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Venta de pieles de los Patagones en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Faro en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Pontón en Punta Arenas
EL PINTOR VIAJERO
Visita de los pasajeros de un vapor en una casa de un habitante de Tierra del Fuego
EL PINTOR VIAJERO
Cambalache de los habitantes de Tierra del Fuego en el canal de Smyth
EL PINTOR VIAJERO
Pasando cerca de una cascada en Smyth Canal
EL PINTOR VIAJERO
Puerto Montt
Siguió viajando hasta la zona central.
EL PINTOR VIAJERO
Escena en Lota
EL PINTOR VIAJERO
Puerto de Valparaíso
EL PINTOR VIAJERO
Santiago
EL PINTOR VIAJERO
Corral
EL PINTOR VIAJERO
Valdivia
EL PINTOR VIAJERO
Desembarcadero en Valparaíso
EL PINTOR VIAJERO
Cargadores descargando buques
EL PINTOR VIAJERO
Vendedor de provisiones en el puerto
EL PINTOR VIAJERO
Vapor anclado en el puerto de Valparaíso
EL PINTOR VIAJERO
Señora chilena tomando mate
Entre Santiago y Valparaíso conoció a mucha gente; le hizo pinturas y retratos a
todo el mundo. Pintaba a las señoras elegantes en sus casas, a los campesinos en
sus trabajos y a los obreros en los lugares en que se juntaban a conversar.
EL PINTOR VIAJERO
Fraile que pide limosna
ofreciendo un santo para besar
Vendedor de plumeros
EL PINTOR VIAJERO
Carreras de marineros en la costa
EL PINTOR VIAJERO
Vendedor de periódicos
Frutero
EL PINTOR VIAJERO
Un voto en la iglesia
EL PINTOR VIAJERO
Descansando en un rancho
EL PINTOR VIAJERO
Lavanderas en una quebrada de palmas
EL PINTOR VIAJERO
Vendedores en una estación de ferrocarril
EL PINTOR VIAJERO
Niñas chilenas del pueblo en el puerto de Valparaíso
EL PINTOR VIAJERO
Pescadoras de conchas
EL PINTOR VIAJERO
Campesinos en su camino a la ciudad
EL PINTOR VIAJERO
Un “roto”
EL PINTOR VIAJERO
Hipódromo de Viña del Mar
EL PINTOR VIAJERO
Muchachitas
EL PINTOR VIAJERO
Ir a misa
EL PINTOR VIAJERO
En el balcón
EL PINTOR VIAJERO
Paseo en la veranda por la mañana
EL PINTOR VIAJERO
Siesta
EL PINTOR VIAJERO
Campesina con pavos
EL PINTOR VIAJERO
Vendedores de helados
EL PINTOR VIAJERO
Vendedores de melones y de agua
EL PINTOR VIAJERO
Incendio de un bosque en el sur de Chile
EL PINTOR VIAJERO
Mina de carbón en el sur de Chile
EL PINTOR VIAJERO
Mineros chilenos
EL PINTOR VIAJERO
Transporte de troncos
EL PINTOR VIAJERO
Cazando cóndores en la Cordillera
EL PINTOR VIAJERO
Un caballo empujando a otro para alejarlo de la barra
EL PINTOR VIAJERO
Cascada
EL PINTOR VIAJERO
Araucanos
EL PINTOR VIAJERO
Trillando trigo con yeguas
EL PINTOR VIAJERO
Aduanas de Buenos Ayres
EL PINTOR VIAJERO
Pontón de Buenos Ayres
EL PINTOR VIAJERO
Plaza del mercado de Buenos Ayres
EL PINTOR VIAJERO
Antiguo portal de Montevideo
EL PINTOR VIAJERO
La Iglesia Matriz en Montevideo
EL PINTOR VIAJERO
Montevideo
EL PINTOR VIAJERO
Calle de Arturo Prat, Valparaíso
Pintaba también a los niños jugando y a los adultos conversando.
EL PINTOR VIAJERO
Distribución de flores después de la misa
EL PINTOR VIAJERO
Fiesta nacional chilena (Diez y ocho)
EL PINTOR VIAJERO
Fortificaciones en Valparaíso
EL PINTOR VIAJERO
Soldados chilenos
Almirante chileno
EL PINTOR VIAJERO
Viaje a los baños de Chillán
EL PINTOR VIAJERO
Ascensión al volcán Chillán en Chile
EL PINTOR VIAJERO
Refugio de los carteros en su camino de Santiago a Mendoza (Cordilleras)
EL PINTOR VIAJERO
Diligencia en Uspallata (Cordilleras)
EL PINTOR VIAJERO
Pasar la noche en una cabaña en las Cordilleras
EL PINTOR VIAJERO
Pasando la cumbre de las Cordilleras en el camino de Santiago a Mendoza (13000)
EL PINTOR VIAJERO
La enfermedad llamada “puna” en una altura de 11.000 pies sobre el nivel del mar
EL PINTOR VIAJERO
Baño en una posada de Mendoza (Argentina).
EL PINTOR VIAJERO
Vista tomada en la Quebrada Elías
Viña del Mar
Pintó casas y paisajes, cerros y campos, animales y plantas.
EL PINTOR VIAJERO
Cerro Concepción
EL PINTOR VIAJERO
En el Barón cerca de Valparaíso.
EL PINTOR VIAJERO
Calle en una aldea chilena
EL PINTOR VIAJERO
Rancho chileno
EL PINTOR VIAJERO
Carro tirado por bueyes
EL PINTOR VIAJERO
Campesina atravesando un río
EL PINTOR VIAJERO
Hacienda en Chile
EL PINTOR VIAJERO
Cueva de Alejandro Selkirk (1704-1709)
EL PINTOR VIAJERO
Paso de las Cordilleras entre Santiago y Mendoza
EL PINTOR VIAJERO
Pic-nic en una quebrada de palmas
EL PINTOR VIAJERO
Quebradas de palmas en el Salto (Chile)
EL PINTOR VIAJERO
Vista de una parte de la bahía de Sholl (Estrecho de Magallanes)
Así, pintando y pintando se quedó muchos años en Chile; hasta que un día decidió
irse de vuelta a su casa en Alemania. Cuando estaba allá decidió que sus pinturas
eran tan bonitas y mostraban tantas cosas entretenidas, que publicó un libro con
sus mejores dibujos para que los otros alemanes pudieran conocer todas las
maravillas que había en ese país tan lejano que se llamaba Chile.
EL PINTOR VIAJERO
Gracias a ese libro, nosotros podemos conocer hoy cómo era nuestro país hace
más de 100 años y al conocerlo le estamos dando las gracias a ese señor alemán,
de nombre tan raro, que nos dejó todos esos dibujos maravillosos.
PNB 2010.-
Descargar

EL PINTOR VIAJERO - Los Ojos de Ohlsen