POR :
MILAGROS BASCUÑANA
Y
NATALIA PAREJA
(1º SOCIALES-C)
1. ¿Qué es?
Amoenus significa: ameno, agradable, delicioso,
encantador; y por lo tanto la traducción literal de Locus
Amoenus es: lugar ameno o bonito.
Este tópico fue utilizado desde la literatura griega
clásica, pasando por las épocas medieval y renacentista
europea.
1. ¿Qué es?
Este tópico hace
referencia a un bello y
umbrío paraje compuesto
por una serie de
elementos esenciales:
Lugar recogido, con
vegetación, arroyo o
fuente, refrescante brisa,
sonido de los pájaros y
presencia de flores.
2. Origen
Los primeros poetas que usaron este tópico
fueron Teócrito, Horacio y Virgilio, los
cuales encuadraban las escenas pastoriles
de su poesía en parajes compuestos por
los elementos del Locus Amoenus.
Este tópico pronto sería objeto de pinturas.
2. Origen
"Se fueron las nieves, ya vuelve la yerba a los campos
[ y al árbol
su cabellera; cambia
de modos la tierra y los ríos decrecen corriendo de
[ nuevo
por los cauces de siempre;
la Gracia y las ninfas, hermanas gemelas, desnudas se
[atreven
a dirigir sus coros.
...”
Horacio, IV 7
3. Texto en los Siglos de Oro
(Fragmento de la Égloga I de Garcilaso)
Por ti el silencio de la selva umbrosa,
por ti la esquividad y apartamiento
del solitario monte me agradaba;
por ti la verde hierba, el fresco viento,
el blanco lirio y colorada rosa
y dulce primavera deseaba.
4. Texto de la época contemporánea
De Soledades (Antonio Machado) escrito en el 1907.
Hacia un ocaso radiante
caminaba el sol de estío,
y era, entre nubes de fuego, una trompeta gigante,
tras los álamos verdes de las márgenes del río.
Dentro de un olmo sonaba la sempiterna tijera
de la cigarra cantora, el monorritmo jovial,
entre metal y madera,
que es la canción estival.
En una huerta sombría,
giraban los cangilones de la noria soñolienta.
Bajo las ramas obscuras el son del agua se oía.
Era una tarde de julio, luminosa y polvorienta.
Yo iba haciendo mi camino
absorto en el solitario crepúsculo campesino.
Y pensaba: «¡Hermosa tarde, nota de la lira inmensa,
toda desdén y armonía;
hermosa tarde, tú curas la pobre melancolía
de este rincón vanidoso, obscuro rincón que piensa!»
.
Pasaba el agua rizada bajo los ojos del puente.
Lejos la ciudad dormía,
como cubierta de un mago fanal de oro trasparente.
Bajo los arcos de piedra el agua clara corría.
Los últimos arreboles coronaban las colinas
manchadas de olivos grises y de negruzcas encinas.
Yo caminaba cansado,
sintiendo la vieja angustia que hace el corazón pesado.
El agua en sombra pasaba tan melancólicamente,
bajo los arcos del puente,
como si al pasar dijera:
Y me detuve un momento,
en la tarde, a meditar…
¿Qué es esta gota en el viento
que grita al mar: soy el mar?
Vibraba el aire asordado
por los élitros cantores que hacen el
campo sonoro,
cual si estuviera sembrado
de campanitas de oro.
En el azul fulguraba
un lucero diamantino.
Calido viento soplaba
alborotando el camino.
«Apenas desamarrada
Yo, en la tarde polvorienta,
la pobre barca, viajero, del árbol de la ribera,
hacia la ciudad volvía.
se canta: no somos nada.
Sonaban los cangilones de la noria
Donde acaba el pobre río la inmensa mar nos espera.»
soñolienta.
Bajo las ramas obscuras caer el agua se
Bajo los ojos del puente pasaba el agua sombría.
oía
(Yo pensaba: ¡el alma mía!)
FIN
Descargar

Diapositiva 1