Introducción al concepto de sexualidad humana I
Concepto de sexualidad humana de S. Freud: objetivos
-
conceptos: a) erogeneidad del cuerpo, b) zona erógena
-
dinámica libidinal: combinación entre fijación y fluidez
-
pulsiones sexuales y de autoconservación: concepto de apuntalamiento
-
etapas de la organización del desarrollo libidinal: oral, anal, uretral, fálica
-
la masturbación infantil
-
sexualidad infantil y sexualidad adulta: diferencias
-
primer concepto freudiano de perversión
-
papel del objeto primario, la represión
-
sublimación: vía de derivación de la fuerza pulsional
-
la percepción de la diferencia anatómica, el narcisismo
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Erogeneidad del cuerpo, zonas erógenas
•
para Freud todas las células del organismo son fuente de pulsiones sexuales,
tienen potencialidad erógena
•
zona erógena: mucosa susceptible de producir excitación sexual, sensaciones
placenteras y/o displacenteras. Son áreas privilegiadas: por lo anterior y porque
serán especialmente estimuladas
•
mucosas ligadas a necesidades vitales: hambre, sed, expulsión emuntorios, etc.,
son sede de intensos intercambios con la madre (objeto primario) durante el
período de crianza (1ª infancia)
•
pulsiones de autoconservación: impulsos cuya fuente son necesidades vitales
(hambre, sed, etc.), ligados a las mucosas de los órganos correspondientes, que a
la vez, son zonas erógenas
•
apuntalamiento: concepto que describe la relación de las pulsiones surgidas de ls
zonas erógenas, que han estado “apuntaladas” originalmente por estas zonas
vinculadas a las necesidades de supervivencia, hecho de particular importancia en
el desarrollo psíquico
•
desarrollo favorable: estas dos corrientes pulsionales fluyen sin entorpecerse
mutuamente, gracias a represiones adecuadas que enmarcan un sentido diferente
para cada una
•
desarrollo desfavorable, por represión excesiva o bien fallida, el funcionamiento
psíquico se puede erotizar y hacerse sintomático (anorexia, bulimia, encopresis,
enuresis, conversiones histéricas, enfermedades psicosomáticas, etc.)
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Libido sexual: fluidez y fijación
•
la fuerza de las pulsiones de origen sexual puede acumularse. En ese caso se llama
“libido”, es una energía psíquica
•
Freud pensaba que esta energía podía fluir, siguiendo la orientación de los
movimientos pulsionales y permitiendo al psiquismo, pasar de una etapa de su
desarrollo a otra. Pero también, en vez de fluir, se puede “fijar” en alguna etapa
del desarrollo
•
en este casos la libido, en vez de fluir y confluir con otras corrientes, se fija,
obstaculizando, en parte, el pasaje a la etapa siguiente. Deja una marca
importante en el funcionamiento del psiquismo
•
la fijación libidinal se manifiesta tanto a través de síntomas neuróticos, como de
rasgos particulares del carácter
•
en estos casos la personalidad tiene un desarrollo más pobre, comparado con el
que proporciona una libido fluida
•
las corrientes libidinales surgidas de distintas fuentes, pueden confluir entre sí o
permanecer separadas. Cuando la libido fluye libremente y las corrientes
confluyen, el desarrollo psíquico se hace más rico y variado
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Organización de las etapas libidinales
•
la libido se organiza de modos diversos, según las características del desarrollo en
cada etapa, que es comandado por una zona erógena. Estas etapas son: la oral, anal y
uretral, y fálica o genital infantil. En cada una se estructuran tendencias activas y
pasivas
La etapa oral
•
durante el 1º año de vida del bebé, las sensaciones orales tienen una importancia
psíquica central. La mucosa aporta estímulos durante toda la vida, pero más adelante,
su importancia no será la misma
•
hay sensaciones orales intensas, ligadas a la estimulación de la mucosa. La búsqueda
de placer por el placer mismo: al apoyarse sobre el órgano de la alimentación, la
dinámica del hambre y el placer oral pueden combinarse, favorable o
desfavorablemente
•
durante esta etapa se estructura todo lo relacionado con la INCORPORACIÓN. La
receptividad, como funcionamiento psíquico (y a veces, rasgo de personalidad) en cuya
base hay un impulso oral sublimado, tomará forma a partir de la estructuración en
esta etapa
•
comienza a estructurarse la “relación de objeto”. La significación básica de la
relación oral con la madre es la de “comer” y “ser comido”, incorporar y ser
incorporado
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
La etapa oral
•
sensaciones orales de placer y displacer se entretejen en el psiquismo junto con
las alternativas satisfactorias y frustrantes, amorosas y hostiles, del vínculo con
la madre
•
la síntesis de estas vivencias, modificadas desde la perspectiva de la propia
subjetividad, constituye una parte importante de la trama psíquica y de su
funcionamiento
•
según sea la combinación, tomarán forma los rasgos básicos de la personalidad, y
el funcionamiento, más saludable o más patológico
•
cuando la combinación es desfavorable, por exceso de hostilidad y/o sentimientos
de vacío o abandono, habrá dificultades en la incorporación en general
•
el temor inconciente a ser devorado puede promover rasgos de personalidad
marcados por la búsqueda de distancia y control de los vínculos, bajo forma de
fobias, evitación de compromisos, etc.
•
la oralidad ligada a la hostilidad puede llevar a tendencias bulímicas y/o
anoréxicas, ligadas directamente a la comida o como modo de funcionamiento
psíquico
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
La etapa anal
-
con la maduración neuromuscular del esfínter anal, esta zona puede tomar el
comando del desarrollo libidinal. Los significados básicos son la retención y la
expulsión
-
las heces toman un sentido valorado. Pueden ser un regalo, testimonio de la
maduración del niño y ofrenda de amor a la madre, cuando predominan los
sentimientos amorosos
-
cuando predomina la hostilidad, pueden convertirse en un botín de guerra y
retenerse o expulsarse, pero en oposición al aprendizaje del control esfinteriano
-
dos vertientes del placer: la activa, vinculada al control del esfínter que permite,
voluntariamente, retener o expulsar contenidos, gratificando o no a la madre. Ese
poder sobre su cuerpo, lo habilita a cierto control sobre el entorno
-
el placer pasivo: vinculado con el pasaje de las heces, que estimulan la mucosa.
Sobre la base de esta vertiente, se estructuran las tendencias pasivas de la
personalidad
-
en esta etapa se estructuran las funciones de control en todas sus variantes, en
las vertientes activas y pasivas. Ej.: eje limpio/sucio, manejo del dinero, rasgos
retentivos y expulsivos, dominio y sometimiento en los vínculos humanos,
tendencia al perfeccionismo y exigencia excesiva, etc.
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
La etapa anal: derivaciones
•
también se estructuran rasgos de carácter que pueden ser definitivos. Por otro
lado, una fijación puede derivar en una neurosis
•
los niños pueden volverse oposicionistas, rebeldes y desafiantes, albergar
tendencias hostiles encubiertas o manifiestas, desarrollar un afán de control y/o
dominio, o tendencias al sometimiento, tanto adecuados como excesivos o
excesivamente escasos, etc.
•
si el desarrollo es neurótico, marcado por la represión, surgirán síntomas
llamados obsesivos, que son angustiosos, egodistónicos y fuente de gran
sufrimiento
•
se manifiestan en el plano del pensamiento (obsesiones, dudas enfermizas,
angustia, etc.) y de las conductas como compulsiones y rituales, etc..
•
si el funcionamiento anal se manifiesta en rasgos particulares del carácter, estos
no producen angustia y son egosintónicos. Si se asocian a hostilidad de cierta
intensidad, el entorno puede manifestar sufrimiento
•
una vertiente que merece una consideración particular son las tendencias sádicomasoquistas, es decir, las tendencias a sentir placer en dominar a los otros y aún
a infligirles dolor (sadismo), o a los, o bien el masoquismo, que es el placer
inconciente en ser víctima, en procurarse situaciones de sufrimiento
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
El erotismo uretral
•
el erotismo uretral propiamente es parte de la etapa anal. Comparten el mismo
período, en general entre los 2 y los 4 años
•
enuresis infantil: modo de satisfacción sexual ligado a la micción. Puede ser un
equivalente masturbatorio, responder a estados depresivos subyacente, poner de
manifiesto angustias incontrolables, etc.
•
fijación uretral: resulta frecuentemente en tendencias a una ambición
desmedida, ligada a fantasías omnipotentes de destrucción. Si esas fantasías se
reprimen excesivamente, pueden derivar en inhibiciones del Yo
•
síntomas en la infancia: pueden estar evidenciando, simplemente, las alternativas
de la conflictiva de la etapa. Pero también, pueden mostrar dificultades que no
podrán ser adecuadamente superadas.
•
son casos que pueden derivar en neurosis o rasgos de personalidad patológicos,
que pueden persistir aún toda la vida
•
en la infancia, los tratamientos psicoterapéuticos adecuadamente indicados, son
de gran ayuda para la superación de los conflictos
•
cuando estos conflictos llegan sin resolución hasta la adultez, su tratamiento
deberá ser más prolongado y su resolución es más incierta
Desarrollo de la psicosexualidad: modelo de Freud
Fase
Oral
Anal
Edad
0-18
meses
2-3 años
Zona(s) erógena(s)
Consecuencias de la fijación
Oralidad agresiva: placer por
hostilidad verbal, por control
canibalístico
Mucosa oral
Mucosas anal, intestinal
baja y urinaria
Oralidad pasiva: fumar, credulidad,
inmadurez, personalidad fácil de
manipular
Retención anal: obsesión con la
organización y pulcritud excesiva,
egoísmo, avaricia
Expulsividad anal: Imprudencia,
negligencia, rebeldía,
desorganización, tendencia
explosiva, descontrol dinero, etc.
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
La masturbación infantil
•
en la medida en que se produce excitación en las zonas erógenas, los niños sienten
el impulso de investigar su propio cuerpo, movidos por la curiosidad y las
sensaciones en la zona erógena que comanda el desarrollo en cada etapa
•
al mismo tiempo, buscan averiguar sobre su cuerpo y proporcionarse placer,
estimulando e investigando todos sus orificios. La masturbación es parte del
desarrollo normal, el cuerpo es fuente de placer y terreno de investigación
•
las guardias pediátricas reciben habitualmente niños que se han metido todo tipo
de pequeños objetos en los orificios
•
toda actividad masturbatoria se acompaña de un intenso fantaseo, relacionado
con la etapa que viven y la conflictiva particular que, en ese momento, se halla en
el centro de su interés
•
la masturbación es también parte del desarrollo puberal y adolescente; en algunos
casos, puede continuar durante toda la vida
•
la zona erógena genital comanda la etapa fálica o genital infantil, cuando se
produce el descubrimiento de la diferencia anatómica
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Sexualidad infantil y adulta: diferencias
•
la sexualidad infantil se caracteriza porque se busca la satisfacción en cada zona
erógena por su lado. Por esta característica, la sexualidad infantil se llama
“fragmentaria”
•
en esta etapa, las pulsiones se llana “parciales”, pues su satisfacción se realiza en
la zona erógena misma
•
el objeto que la satisface es “contingente”: no importa por sí mismo, sino solo por
cumplir con la función de aportar satisfacción (ejemplo: el bebe chupa cualquier
objeto, todos son reemplazables por cualquier otro)
•
cuando la mucosa genital toma el comando de la organización libidinal se ingresa
en la etapa fálica, en que se desarrolla el complejo de Edipo
•
sexualidad adulta: las corrientes libidinales originadas en las zonas erógenas
confluyen en una corriente única, dirigida hacia un único objeto
•
el objeto ya no es contingente sino lo contrario: es el objeto de amor u objeto
total, que puede resultar, inclusive, más importante que el propio Yo
•
según la singularidad de cada sujeto, ese objeto de amor será del sexo contrario
o del mismo, o será el propio Yo
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Primer concepto de perversión
•
una pulsión parcial, y no la genital, puede tomar el comando de la vida sexual
adulta, no habiendo confluencia de las diversas las corrientes pulsionales
•
la psicosexualidad denota dicho predominio, determinando las formas de
satisfacción sexual que ocuparán el centro de la vida sexual
•
el objeto de satisfacción de la pulsión parcial es contingente, no es un objeto
amado sino que solo se lo usa. Este funcionamiento es evolutivo en la infancia,
pero cuando persiste en la adultez, el vínculo con el objeto es hostil
•
ejemplos: algunos casos de anorexia nerviosa y/o bulimia, hiperfagia, analidad
como única fuente de placer, voyeurismo/exhibicionismo, sadismo/masoquismo,
ejercicio compulsivo del poder, trata de personas, algunas formas de
homosexualidad, fetichismo, etc.
•
per verso, en latín, significa “por otro camino”. En esta conceptualización de
•
significa, simplemente, que se trata de un camino de estructuración de la
psicosexualidad diferente al heterosexual
•
la psicosexualidad puede combinar tendencias parciales con otras más adultas,
más integradas: una combinación entre amor al objeto y un uso del mismo, en
proporciones que varían según cada caso
Freud, no hay ningún matiz peyorativo ni asociado a la maldad o lo maligno
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
El papel del objeto – La represión
•
denominamos “objeto” a lo que es indispensable para que la pulsión pueda
descargarse. El objeto es contingente cuando la pulsión es parcial, y es objeto de
amor u objeto total en la etapa fálica y en la sexualidad adulta
•
las corrientes pulsionales parciales han confluido en una única corriente, como
resultado de una maduración. El psiquismo del niño alcanzó a construir una imagen
integrada de sí mismo y del objeto, y de una adecuada separación entre ambos
•
alcanzado este nivel de desarrollo y maduración, más que de pulsiones, hablamos
de deseos, que pueden ser satisfechos y/o frustrados por el objeto
•
la satisfacción, así como la frustración, son generalmente excesivas o
excesivamente escasas, en medidas variables. Hay un equilibrio entre ambas que
es el mejor para un buen desarrollo, pero la imperfección es la marca común y la
más frecuente en la combinación entre ellas
•
la libido se fija por exceso o escasez de satisfacción y/o de frustración. Es
decir, por la acción del objeto que satisface y frustra, combinada y transformada
por la subjetividad del niño, al asimila las distintas experiencias
•
represión: es una fuerza que se instala en el psiquismo como interiorización de los
límites impuestos al niño por el objeto. Pone tope a los intentos de descarga
pulsional, pone límite a los impulsos inconcientes de deseo, en su búsqueda de
satisfacción
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
La sublimación
•
la represión es una fuerza psíquica poderosa. Se forma originalmente al
interiorizarse los límites impuestos por el objeto, y deriva en la formación de la
conciencia moral, que actúa como un filtro sometiendo a revisión los deseos e
impulsos inconcientes
•
si están en oposición a lo permitido, la represión los detiene, es decir, los
reprime. Desaparecen de la conciencia, pero quedan en lo inconciente
•
sublimación: proceso del que la represión es solo una parte. Requiera, además, de
una renuncia inconciente al objeto. La satisfacción inicialmente deseada, cambia
de finalidad, se reorienta hacia fines social y culturalmente valorados
•
la energía sigue siendo de origen sexual, pero el fin ya no lo es. Las satisfacción
obtenida por medio de las derivaciones sublimadas no persiste mucho, por lo que
las acciones sublimadas deben renovarse
•
el proceso de sublimar corrientes pulsionales puede también ser excesivo o
excesivamente escaso
Concepto de sexualidad humana de S. Freud
Percepción de la diferencia anatómica
•
la teoría freudiana, como todas las teorías, tiene una marca de época. Si bien
actualmente se cuestionan algunos aspectos, sus formulaciones conservan un valor
explicativo aplicable a un amplio número de casos
•
todos los niños parten de la creencia de que todos somos anatómicamente iguales.
Para el varoncito, todos tienen un pene, como él lo tiene
•
hacia el fin de la etapa anal, sea por experiencia visual directa, o porque está
presente en la cultura y omnipresente en el lenguaje, los niños captan que hay
diferencias anatómicas entre ellos y ellas
•
la primera reacción es quitarle importancia: “ya les va a crecer (a las nenas)”,
dicen, tranquilamente. De ese modo, no tienen que cuestionar su teoría, de que
todos estamos “completos”
•
pero en algún momento, si el desarrollo los hace avanzar en la maduración, “les
cae la ficha” y aceptan que no es así, que las nenas no tienen pene como ellos,
constatación que les produce un verdadero shock
Descargar

Document