32 AÑO A
Parroquia S. José de
Pumarín - OVIEDO
Juntos, como hermanos,
miembros de una Iglesia,
vamos caminando al
encuentro del Señor.
1.Un largo caminar,
por el desierto bajo el sol,
no podemos avanzar
sin la ayuda del Señor
SEÑOR, TEN PIEDAD
GLORIA A DIOS EN EL
CIELO
OREMOS
SABIDURÍA
6,12-16
La sabiduría es radiante
Salmo
62
Mi alma está sedienta
de ti, Señor, Dios mío.
1ª a
Tesalonicenses
4,13-18
A la voz
del arcángel
S. MATEO
25: 1-13
Jerusalén. Puerta de Sión, cerca del Cenáculo.
Te presentamos el vino y el
pan, bendito seas por
siempre, Señor.
1.- Bendito seas, Señor,
por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo
de los hombres.
Todos debemos llevar
nuestra lámpara
Nadie nos puede
suplir en esta tarea
Las melodías de la vida nos
acaparan, hasta adormecernos
¿Dormimos,
acosados
por el
confort...
o por la
crisis,
o nuestro
corazón
vela?
TÚ ERES SEÑOR, EL PAN DE
VIDA.
1. Mi Padre es quien os da
verdadero Pan del cielo.
2. Quien come de este pan vivirá
eternamente.
3. Aquel que venga a mí no
padecerá más hambre.
TÚ ERES SEÑOR, EL PAN DE
VIDA.
4. Mi carne es el manjar y mi
sangre la bebida.
5. El pan que yo os daré ha de ser
mi propio Cuerpo.
6. Quien come de mi Carne mora
en Mí y yo en Él.
TÚ ERES SEÑOR, EL PAN DE
VIDA.
7. Bebed todos de Él que es Cáliz
de mi Sangre.
8. Yo soy el Pan de Vida que ha
bajado de los cielos.
9. Si no coméis mi Carne no
tendréis Vida en vosotros.
TÚ ERES SEÑOR, EL PAN DE
VIDA.
10. Si no bebéis mi Sangre no
tendréis Vida en vosotros.
11. Quien bebe de mi Sangre tiene
ya la Vida Eterna.
12. Mi Cuerpo recibid entregado
por vosotros.
Despierta, Señor,
nuestros corazones
que se han dormido
en cosas triviales
y ya no tienen fuerza
para amar con pasión.
Despierta, Señor,
nuestra sed de ti,
porque bebemos
aguas de sabor amargo
que no sacian
nuestros anhelos diarios.
Despierta, Señor,
nuestro anhelo de verte,
pues tantas preocupaciones
nos rinden
y preferimos descansar
a estar vigilantes.
Despierta, Señor,
nuestra fe dormida,
para que dejemos
de tener pesadillas
y podamos vivir
todos los días como fiesta.
Despierta, Señor,
nuestro espíritu,
porque hay caminos
que sólo se hacen
con los ojos abiertos
para reconocerte.
Despierta, Señor, tu fuego vivo.
Acrisólanos
por fuera y por dentro
y enséñanos a vivir despiertos.
Ulibarrri Fl.
Señor Jesús,
haz que cuando
despierte, te
pueda contemplar
hasta saciarme
(Salmo 16,15)
Descargar

Diapositiva 1 - Parroquia San José de Pumarín