La historia del chocolate
600 años después de
Cristo, en la jungla del río
Amazonas, los Mayas
cultivaban semillas de
cacao y hacían una
bebida de chocolate para
el desayuno, la comida y
el almuerzo.
Adoraban la bebida del chocolate, era deliciosa pero
muy amarga.
Los Aztecas vivían en México y tenían templos
muy bonitos.
Los Aztecas
compraban las
semillas de cacao
de los Mayas.
Adoraban también
la bebida del
chocolate.
Inventaron un dios del chocolate que se llamaba
‘Quetzalcóatl’. Era como un serpiente con plumas.
Los Aztecas eran crueles y violentos y sacrificaban a sus
hijos e hijas a su dios del cacao – Quetzalcóatl.
Las semillas eran muy valiosas. Las semillas eran
una forma de pago:
10 semillas valían un conejo
3 semillas valían un huevo
1 semilla valía un gran tomate
100 valían un esclavo!
Hernán Cortés era un
conquistador español.
En 1517 viajó en barco
desde España. Llegó a
México con 11 barcos y
600 hombres. A los
Aztecas les gustaba
Hernán Cortés.
Pensaban que era
Quetzalcóatl y en 1520
fue el capitán de México.
A Hernán Cortés le encantaba el chocolate y en 1528 regresó a
España con muchas semillas de cacao. Los españoles adoraban
también el chocolate pero fue un gran secreto en España
durante mucho tiempo.
Finalmente durante los años 1600, el cacao llegó a Italia,
Alemania, Francia e Inglaterra pero ¡era muy caro y sólo
para los ricos!
Muchas granjas empezaron a cultivar el cacao y el
precio se redujo.
Hoy hay plantaciones de cacao en muchas
partes del mundo.
Descargar

En 600 A.D, dans le jongle de l’Amazon, les Mayas