CRECIENDO
EN LA OBRA DEL SEÑOR
SIEMPRE
REUNIÓN REGIONAL
VARONES CON MINISTERIO
San José Tetel
Septiembre 22, 2012
Texto base:
“Así que, hermanos míos
amados, estad firmes y
constantes, creciendo en la
obra del Señor siempre,
sabiendo que vuestro trabajo
en el Señor no es en vano”
(1 Corintios 15:58).
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Esto significa:
RESURRECCIÓN (Romanos 6:5,6).
• En la semilla que se planta, casi todo
muere.
• Sólo el germen, que contiene la
información de cómo será la planta,
es lo que cobra vida.
• Veamos Juan 12:24.
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Esto significa:
REGENERACIÓN (Tito 3:5).
• En algunos animales, cuando pierden
su pelaje por cambio de estación, éste
vuele a nacer.
• En el creyente, lo terrenal debe morir
para así dar lugar a lo celestial: la
imagen de Cristo.
• Consideremos Colosenses 3:5-7.
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Esto significa:
RENOVACIÓN (Tito 3:5).
• Todo lo que tengo y es útil para Dios
deberá ser renovado.
• Se limpia: se quita lo que es del ayer.
• Se santifica: se le da un uso especial.
• Ejemplo: pescadores cambiados a
“pescadores de hombre” (Mr. 1:17).
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Resumen:
a) RESURECCIÓN Y REGENERACIÓN,
son obra enteramente de Dios, pero
yo me debo poner en sus manos.
b) RENOVACIÓN, se refiere a un cambio
que se opera sobre algo que ya está
en función, aunque no para el fin para
el cual Dios lo diseñó.
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Pensemos más en esto:
PRIMERO, cuando Dios me formó en el
vientre de mi madre, se escribió un
libro (Salmo 139:13,15,16) y TODO lo
allí escrito fue formándose en mí,
aunque sólo en potencia.
Ejemplo: David desarrolló: arte, carácter,
personalidad, por eso, Dios “estaba
con él” (1 Samuel 16:18).
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Pensemos más en esto:
LECCIÓN. TODO aquello que Dios me
dio me toca a mí desarrollarlo.
Si no uso bien lo que tengo, seré
acusado de disipador de los bienes
de Dios (Lucas 16:1).
O peor, de haberle robado a Dios
(Éxodo 20:15; Malaquías 3:8,9), con
sus consecuencias (Mateo 25:29,30).
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Pensemos más en esto:
DESPUÉS, cuando fui “creado en Cristo
Jesús para buenas obras” (Efesios
2:10), recibí TODO lo necesario para
servir con excelencia a mis hermanos
(1 Corintios 12:7).
Pero debo esforzarme para llegar a
ser lo que Dios quiso que fuera al
redimirme (Filipenses 3:12).
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Pensemos más en esto:
Un ejemplo triste (1 Corintios 1:4-9).
Los hermanos en Corinto:
Fueron “enriquecidos en él, en toda
palabra y en toda ciencia”.
No les faltaba nada “en ningún don”.
Para que Cristo se manifestara en ellos,
fueran confirmados,
y llegaran a ser irreprensibles.
Para crecer hay que:
1. TENER VIDA
Pensemos más en esto:
Pero, ¿qué pasó (1 Corintios 3:1; 5:1;
11:20,29,30, etc.)?
Se quedaron como “niños en Cristo”.
Toleraban fornicación extrema.
Erraban al celebrar la mesa del Señor.
Había muchos enfermos y
debilitados,… y muchos dormían.
Para crecer hay que:
2. LIMPIAR EL ENTORNO
Ejemplo (Mateo 13:1-9):
a) Romper terrones: lo que hace difícil
que se crea TODO lo que Dios dice
(2 Corintio 10:4,5).
b) Quitar piedras: lo que impide que se
formen convicciones duraderas
(Gálatas 3:1; 5:7).
c) Eliminar yerbas: lo que provoca que
haya cosas vanas (1 Timoteo 1:5-7).
Para crecer hay que:
2. LIMPIAR EL ENTORNO
Por esto debo:
a) DEJAR redes padres y jornaleros
(Marcos 1:18,20). Es decir,
Métodos humanos: la manera de
sacar provecho del entorno.
Hábitos y costumbres carnales:
todo lo que acostumbraba yo hacer
por ser, antes, hijo de Adán.
Para crecer hay que:
2. LIMPIAR EL ENTORNO
Por esto debo:
b) RENUNCIAR a la impiedad y a los
deseos mundanos para vivir:
“SOBRIA”, usando la mente de Cristo
(1 Corintios 2:16).
“JUSTA”, porque estoy libres del
pecado (Romanos 6:18).
“PIADOSAMENTE”, porque ahora
ando “en él” (Colosenses 2:6).
Para crecer hay que:
2. LIMPIAR EL ENTORNO
Por esto debo:
c) CRUCIFICAR la carne (Gálatas 5:24)
con sus:
“Pasiones”, lo que antes nos
deleitaba y hacíamos para obtener
algún beneficio (Romanos 6:21).
“Deseos”, lo que antes nos pedía
hacer y lo llamábamos instinto
(Romanos 13:13,14).
Para crecer hay que:
2. LIMPIAR EL ENTORNO
Recordemos esto:
“El labrador, para participar de los
frutos, debe trabajar primero”
(2 Timote 2:5).
Limpiar el entorno no es fácil,
pero es muy necesario.
Sin ello no hay fruto agradable a Dios.
Para crecer hay que:
3. OBEDECER A DIOS
Pues sólo así:
Recibiremos al Espíritu Santo
(Hechos 5:32).
Seremos efectivos en la obra del
Señor (Hechos 26:16-19).
Terminaremos con gozo nuestra
carrera (Hechos 20:24).
PARA MEDITAR
• ¿Manifiesto ser hijo de Dios o todavía
pienso que soy hijo de Adán?
• ¿Soy lo que Dios quiso que fuera:
a) Al formarme en el vientre de mi
madre?
b) Al crearme en Cristo Jesús para
buenas obras?
• ¿Obedezco siempre la Palabra de Dios
por convicción, o formulo excusas y
pretextos para no hacerlo?
Descargar

Creciendo en la Obra