¿Cuándo fue la
última vez que
usted leyó el
libro de Levítico?
I. HABLEMOS
ACERCA DEL
LIBRO DE
LEVÍTICO.
A. Nombre. El nombre
de este libro en la Biblia
Hebrea es “Wayyikra”,
que literalmente
significa “Y llamó”.
B. Autor y fecha. No
hay mucha controversia
en reconocer a Moisés
como autor de este
libro. La fecha en que
este libro fue escrito
sería 1300 a 1350 A. C.
C. Divisiones. Este libro
puede dividirse en cinco
secciones y un breve
apéndice.
1. Leyes sobre ofrendas y
sacrificios. Cap. 1-7.
2. Establecimiento de un
sacerdocio hereditario.
Cap. 8-10.
3. Leyes de limpieza moral
y ceremonial. Cap. 11-22.
4. Las fiestas solemnes.
Cap. 23-25.
5. Bendiciones a la
obediencia y
consecuencias de la
desobediencia. Cap. 26.
6. Apéndice. Cosas
consagradas a Dios. Cap. 27
II. EL
PROPÓSITO
HISTÓRICO
DE DIOS.
A. ¿Qué es lo que Dios
estaba tratando de
conseguir con todas esas
leyes?
B. Quiero pedirles que
nos ubiquemos en el
contexto histórico del
libro e incluso que
vayamos un poco más
atrás.
C. Ahora están en la
península de Sinaí.
D. El propósito histórico
de Dios sigue siendo
el mismo.
Levítico 18:1-4, y dicen así:
1
“ Habló Jehová a Moisés, diciendo:
2Habla a los hijos de Israel, y diles:
Yo soy Jehová vuestro Dios.
3 No haréis como hacen en la tierra
de Egipto, en la cual morasteis; ni
haréis como hacen en la tierra de
Canaán, a la cual yo os conduzco,
ni andaréis en sus estatutos.
4 Mis ordenanzas pondréis por
obra, y mis estatutos guardaréis,
andando en ellos. Yo Jehová
vuestro Dios.”
E. Observe usted que el
llamado de Dios a su
pueblo comienza y
termina con una
declaración solemne:
“Yo Jehová, vuestro
Dios.”
F. No obstante, Israel
olvidó repetidamente
que ella era el pueblo
escogido de Dios.
1. “… se mezclaron con
las naciones, y
aprendieron sus obras, y
sirvieron a sus ídolos, los
cuales fueron causa de
su ruina.” (Salmos
106:35-36).
2. En los tiempos de
Samuel pidieron tener
un rey “como todas las
naciones” (1º de Samuel
8:5).
3. Peor que la
inauguración de su
monarquía fue su caída en
idolatría. “Vivo yo, dice
Jehová el Señor, que no os
responderé. Y no ha de ser
lo que habéis pensado….
…Porque vosotros decís:
Seamos como las naciones,
como las demás familias
de la tierra, que sirven al
palo y a la piedra.”
(Ezequiel 20:31-32).
4. Pero Dios continuo
enviando a sus profetas
para recordarles quiénes
eran, y para pedirles que
volvieran a los caminos del
Señor.
a) “No aprendáis el camino
de las naciones”, clamaba
Jeremías (10:2).
b) “Cada uno eche de sí las
abominaciones de delante de
sus ojos, y no os contaminéis
con los ídolos de Egipto. Yo
soy Jehová vuestro Dios”,
exhortaba Ezequiel (20:7).
c) La razón por la cual el juicio
vino sobre Israel, primeramente, y
sobre Judá, poco más de cien años
después, fue “Porque los hijos de
Israel pecaron contra Jehová su
Dios … y tomaron dioses ajenos …
(2º de Reyes 17:7) … y anduvieron
en los estatutos de las naciones
que Jehová había lanzado
delante de los hijos de Israel …
(8) … mas ni aun Judá
guardó los mandamientos de
Dios, sino que anduvieron en
los estatutos de Israel, los
cuales habían ellos hecho (19).”
G. Una, solamente una era la
lección que el pueblo de Israel
debió haber aprendido, y la
debió haber aprendido bien.
“Que Jehová su Dios era santo,
y que Él les había ordenado
ser santos como Él.
…Ellos simplemente debían
obedecerle.” No lo hicieron, y
cayeron en manos de los
Asirios y los Babilonios,
respectivamente. Mucha
historia viene después…
H. APLICACIÓN.
Cuando Cristo Jesús murió por
nosotros en la cruz anuló todas
las leyes ceremoniales del libro
de Levítico.
¿Seguirá vigente el propósito
histórico de Dios hoy en día?
¿Seguirá Dios buscando
hacerse de un pueblo para sí,
un pueblo que debe ser santo,
como Él es santo?
¿Será que ese pueblo de Dios
en la actualidad es la iglesia?
¿Querrá Dios que la iglesia, Su
pueblo, sea santo, como Él es
santo?
¿Será que Dios se ha dado por
vencido y ha cambiado sus
estándares, y no espera de Sus
hijos hoy en día que sean un
pueblo santo?
¿¿Será que nosotros estamos
actuando exactamente como
lo hicieron Israel y Judá?
Antes de despedirnos en este
día yo quiero invitarte a ti,
que eres un hijo de Dios y lo
sabes, a que te atrevas a ser
¡DIFERENTE!, Porque Dios
quiere que seas diferente.
Descargar

Diapositiva 1