 Citar las soluciones bíblicas para los problemas de
codicia, deseos de posición social, inmadurez, e
injusticia.
 Identificar los valores cristianos concernientes al
dinero y a los bienes.
 Hacer una aplicación personal de los métodos para
resolver problemas a sus propios problemas en las
relaciones sociales.
Objetivo 1: “Evaluar sus actitudes para determinar si usted tiene un
problema de codicia.”
Vivimos en un mundo social. Nuestro mundo está formado
por comunidades de personas, viviendo, trabajando,
jugando, e influyéndose mutuamente en muchas formas.
Cada persona posee una voluntad.
Cada uno hereda una naturaleza que parece estar inclinada al
egoísmo, ambición, satisfacción de deseos personales, y al
deseo de ser respetado por otras personas.
Uno de los problemas más grandes en nuestras relaciones
con los demás es la codicia o avaricia, el deseo de poseer
lo que la otra persona tiene.
Deseamos el poder que alguien posee, su riqueza, posición,
amistades, su belleza, o talentos. Aunque alguien salga
perjudicado, deseamos lo mejor. El último Mandamiento
es una fuerte advertencia contra esto: Éxodo 20:17
¿Te comparas continuamente con la gente y sus logros?
Puede ser útil en cierta manera, pero dañino si produce
confusión e insatisfacción. No tiene que estar siempre
compitiendo.
Debe ser consciente de sus limitaciones y aceptarse tal como
es. Esfuérzate al máximo, pero no busques lo imposible.
Puedo disfrutar escuchando a un violinista de concierto a
pesar de que yo no soy uno.
Puedo admirar la casa nueva de mi vecino, su coche, su bici
y gozarme con él sin tener que poseer lo mismo. Ro.
12:15
Sentir pesar por alguien no es difícil; pero a veces estar
contento lo es, especialmente si sientes envidia.
El pecado de codicia puede guiarte a otros pecados como
“mentir, robar para obtener lo que deseas, airarte,
comprometer tu testimonio cristiano, sentir celos,
amargura, odio, venganza, engaño,… No es de extrañar
que Dios incluyera en los Diez Mandamientos tal
advertencia.
• ¿Tengo un amigo que parece tener éxito en todo y me hace
•
•
•
•
•
•
sentir inferior a él?
¿Me siento infeliz con el talento que tengo, y siempre
estoy deseando ser tan talentoso como…?
¿Estoy cansado de ser pobre y deseo tener muchas cosas
lindas como….?
¿Tengo derecho a estar celoso de …. Porque mi supervisor
o patrón le da mejor trato del que yo recibo?
¿Estoy enojado con Dios porque parece que tengo lo peor
de todo mientras que mis amigos parecen tener todo lo
que desean?
¿Usualmente me da satisfacción cuando a uno de mis
compañeros de trabajo le llaman la atención por un error?
¿Tiene…. Algo que deseo tanto que no puedo pensar en
otra cosa?
“Reconocer las enseñanzas de Jesús
concernientes a cómo vencer el deseo de posición social”
“El mundo no ha visto todavía lo que se puede lograr para
el reino de Dios por alguien que no está interesado en
obtener el crédito por ello.”
Es parte de nuestra naturaleza humana el desear sobresalir,
recibir elogio, posición, honor, reconocimiento y poder.
¿Nunca te has sentido herido por no recibir el apropiado
reconocimiento por algo que hayas hecho?
Jesús tiene la cura: “Está en la actitud con la cual servimos a
Dios” Lc 22:22-26 “Mas no así vosotros, sino sea el
mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige,
como el que sirve.”
Jesús demostró con el ejemplo el significado de la palabra
“servir” al lavar los pies de sus discípulos.
Dos lecciones que aprendemos:
1. La persona que tiene una posición de líder debería ser
quien sirve. Su posición debería ser una manera de
exaltar a Cristo, no así mismo.
2. La persona que tiene una posición humilde debería de
desempeñarla “como el Señor”, recordando que Dios
tiene control de su vida, y le bendecirá si permanece en
actitud de siervo, aun cuando existan circunstancias
difíciles. Cualquiera que sea su posición, debe cumplirla
con lo mejor de sus habilidades.
Una vida de servicio sin dar importancia a la posición
social, es, en realidad, la clave para la satisfacción
personal, y ésta complace al Señor.
El deseo de ser el más grande en una fuerza destructora.
• Destruye la paz
• Destruye las relaciones personales
• Destruye la comunión con Dios.
La verdadera libertad para expresar a Jesucristo
ampliamente viene cuando renunciamos a nuestras
ambiciones para lograr posición en este mundo.
Nuestra verdadera recompensa no será en esta vida. Ro. 2:7
¿Es natural esperar recibir aprobación cuando hacemos un
buen trabajo?
Pero el deseo de ser honrados y reconocidos no debería de
ser el motivo para hacer algo bien.
No todos son llamados a ser líderes. Dios no lo juzgará por
la posición que usted tenga, sino por su esfuerzo de
cumplir bien lo que es su obligación hacer (Mt. 25:14-30)
“Encontrar en Efesios capítulo 4 y 5 las
soluciones para la inmadurez cristiana y escribirla en un
cuadro”
¿Perdiste tu humanidad, deseos, emociones, necesidades y la
capacidad de ser herido cuando te hiciste creyente?
¿Son sentimientos con los cuales tenemos que luchar cada día?
Se toma tiempo saber controlarlos, este es el proceso de la
madurez cristiana.
¿Conoces gente que desea los primeros asientos, estar en primera
línea, que siempre sienten que se les menosprecia, que quieren
lo mejor cueste lo que cueste?
Felices cuando todo va bien, pero malhumorados cuando las
cosas no salen como esperaban.
¿Conoces creyentes que pasan el tiempo preocupándose por sus
niños, por la falta de dinero, de qué les sucederá cuando seas
sean
Conozco una viuda, creyente distinguida, siempre está muy ocupada y
productiva pero también lucha a veces con la soledad.
¿Tiene batallas un creyente maduro?
Los creyentes maduros luchan todos los días con el temor, la ansiedad,
la depresión, la duda, el egoísmo o la ira, pero han aprendido a
ganar.
Efesios 4 y 5 Pablo les advierte de no vivir como los paganos. Trata
evidencias de inmadurez.
Si tengo un problema con la mentira:
Si me enojo fácilmente:
Si hurto, debo:
Si insulto:
Si hago cosas que entristecen al Espíritu
Si vivo con amargura, enojo, ira, gritería,
maledicencia y toda malicia:
Si menciono inmoralidades sexuales, indecencias,
avaricia, si uso lenguaje que es obsceno, profano o vulgar:
Si se deja guiar por el pecado de los impíos y es
engañado por ellos:
Si es descuidado e ignora en su forma de vivir:
Si es un insensato:
Si anda ebrio:
La única manera de alcanzar la madurez cristiana es haciendo las
cosas que le ayudarán a madurar. Ponga en práctica aquellas
soluciones que necesita aplicar a su vida.
“Seleccionar declaraciones que definan
correctamente los recursos para lograr la madurez en Cristo.”
El crecimiento no es un accidente que ocurre por casualidad y
tampoco crece mientras duerme. Hay dos factores importantes
en su crecimiento: El poder de Dios y el poder de su propia
voluntad.
“Identificar soluciones bíblicas para problemas
relacionados con la riqueza y pobreza”
Preguntas: ¿Es el dinero bueno o malo? ¿produce el dinero felicidad o
desgracia? –comentarEl dinero parece ser algo inocente porque nos provee comodidad,
puede ser bueno si lo permitimos. Pero la Biblia habla más del
engaño de las riquezas que del cielo. Y lo que el amor al dinero
puede llegar a corromper, incluso a los que son ministros de Dios.
Leamos 1ª Tim. 6:3-10 – comentar -
La riqueza y la pobreza en muchas ocasiones nos hace culpables
de toda clase de maldad para poder tener posesiones.
Problemas relacionados con la riqueza
1. Nos esclaviza. El joven rico (Mt 19:16-22) A veces las cosas
nos poseen a nosotros en lugar de nosotros a ellas.
2. La riqueza da un sentimiento de superioridad. (Textos)
3. La riqueza distorsiona o cambia nuestros valores.
4. La riqueza trae tentación para pecar. La avaricia es un
pecado relacionado con la idolatría.
Problemas relacionados con la pobreza
1. Preocupación y temor.
2. Tentación de ser deshonesto. (Mal. 3:8) ¿Robará el hombre a
Dios?
3. Sentimientos de inferioridad.
4. Ideas equivocadas acerca de la provisión de Dios. 1ª Ti. 6:5
“Reconocer y corregir las declaraciones erradas
concernientes a los principios cristianos con relación al
dinero.”
Identifiquemos las actitudes cristianas hacia las posesiones:
1. Lc. 16:1-13
Somos mayordomos del dinero de Dios, honestos en las
transacciones financieras y devolvemos a Dios lo que le
pertenece.
2. Mt. 6:25-34
Cuando nos consagramos al reino de Dios, Él se ocupa de
nuestras necesidades.
3. Pro. 11:4
Las riquezas no nos pueden salvar
4. 1ª Tim. 6:6-7
La ganancia que debe de interesarnos es la santidad y el contentamiento.
5. Col. 3:1-4
Los valores verdaderos están en lo eterno.
6. Lc. 21:1-4; 2ª Cor. 8:1-5
Ricos o pobres, hemos de ser solícitos en abundar en generosidad para
con el reino de Dios.
“Definir un principio que debe gobernar las
reacciones de un creyente que es víctima de la injusticia”
La injusticia que podamos sufrir, es un problema sobre el que no
podemos tener control. Pero sobre lo que sí podemos tener control,
es sobre nuestra forma de reaccionar ante ella.
Cada uno de nosotros podemos pensar en ocasiones cuando han sido
injustos con nosotros, la pregunta es :
¿Cómo reacción usted? ¿se puso furioso? ¿dijo palabras odiosas a
quien le trató mal? ¿se retiró sintiendo lástima por usted mismo? O
¿se quejón con los que escuchaban?
Es natural querer contender por los “derechos” propios, pero ¿cómo
ha de responder un creyente?
Mt. 5:10-12 (leer ej. Pag. 106)
Debemos de gozarnos, porque el problema no es nuestro, sino de
quien comete la injusticia, y que hay un padre celestial que nos
recompensará por tener la actitud correcta de gozo y victoria.
 Proxima semana:
 Leer cap. 12 de romanos en oración, diariamente durante la
próxima semana.
 leer y realizar tareas lección 5, para los alumnos casados,
recomendamos aprovechar la lección para estudiarla con el
cónyuge.
 Vr. Para memorizar:
“Pero yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:15
¡¡¡¡ÁNIMO Y BENDICIONES!!!!
Descargar

Diapositiva 1