Él les preguntó:
- Y vosotros,
¿Quién decís que soy?
Pedro le contestó:
- Tú eres el Mesías.
(Mc 8, 27-29)
Llevamos a la vista la cruz, pero no captamos su significado.
 Anhelamos el éxito fácil.
 Una vida acomodada y tranquila.
 Una convivencia en la que nadie nos moleste.
Cuando Jesús pregunta a sus discípulos qué dice la
gente sobre Él, la respuesta es fácil.
Cuando les pregunta quién es para ellos,
exige que cada uno entre en su interior
y examine su propia experiencia.
La respuesta de Pedro
es acertada:
“ Tú eres el Mesías”.
Pedro ha pasado
ya la segunda etapa del examen.
Pero fracasa ante la tercera.
No acepta
al verdadero Mesías.
Su mesianismo pasa por el padecimiento y la condena,
la muerte y la resurrección.
Jesús le acusa de hacer
el papel de adversario.
Pero no le dice
que se aparte de su vista
sino
que se coloque
“tras él”,
que descubra su puesto
de discípulo.
Así se define el discipulado:
“ Negarse a sí mismo”
Es necesario para cualquier persona,
creyente o no creyente, que quiera alcanzar la madurez.
“ Cargar con la cruz”
Asumir la propia cruz
le ayudará a recobrar
el equilibrio
y la paz del corazón.
“ Seguir al Señor”
Lo que de verdad nos hace cristianos
es
Señor Jesús, cada día hemos
de preguntarnos
quién eres tú para nosotros.
Que nuestra respuesta
refleje la sinceridad
de nuestras opciones
y la fidelidad con la que
te seguimos por el camino.
Amén.
José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Música: MeditazioneCapella_musicale_Pontificia_Sistina
Descargar

Diapositiva 1