La vida de Giordano Bruno
Castellano
Fuente del Articulo: Internet Culturali - Italia
http://www.internetculturale.it/genera.jsp?id=127
1
Giordano Bruno
Nacimiento y primeros estudios 1548-1565
Bruno nace en la primera mitad de 1548, en el barrio de San Giovanni del Cesco, en Nola en el
reino de Nápoles. Hijo de Giovanni Bruno, hombre de armas de modesta condición, y de Fraulissa
Savolino, el filósofo es bautizado como Filippo. Posteriormente, sin embargo, con su entrada en la
Orden dominica, asumirá el de Giordano.
La infancia de Bruno transcurre en Nola, donde cursa la instrucción primaria. En 1562 se traslada
a Nápoles para continuar estudios en el “Estudio público” de la ciudad, donde frecuenta las
lecciones de orientación aristotélico averroísta de Giovan Vincenzo Colle, conocido como el
Sarnese. Simultáneamente recibe clases privadas del agustiniano Teofilo da Vairano, a través del
cual conocerá las obras fundamentales de la tradición platónica tanto antigua como
contemporánea. Se remonta a este período la lectura de algunos textos fundamentales para el
posterior desarrollo de su filosofía, como las obras del filósofo y teólogo Niccolò Cusano (14011464), algunas de cuyas críticas a la lógica aristotélica y la reflexión sobre el concepto de infinito
Bruno hará suyas. Papel determinante en la formación bruniana desempeñaron, por otra parte, los
tratados de arte combinatoria del catalán Ramón Lull (1232-1316), en los cuales los principios
primeros y elementales del saber son reducidos a letras del alfabeto y a otros símbolos, y los
difundidos manuales de arte de la memoria, como métodos combinatorios de inspiración lulliana y
técnica mnemotécnica constituirán temas portadores de toda la reflexión filosófica bruniana. Es
probable que durante los años napolitanos Bruno se haya aproximado también a algunos
movimientos heterodoxos, en particular al círculo que se había creado, dándole una interpretación
radical y proclive a la negación del dogma de la Trinidad, en torno a la doctrina del teólogo Juan de
Valdés (1490-1541).
Los años del Convento 1566-1570
El 16 de junio de 1566 Bruno, con poco más de diecisiete años, entra como novicio -asumiendo el
nombre de Giordano- en el convento dominico de San Domenico Maggiore, en Nápoles, famoso
por el alto nivel de la instrucción universitaria que allí se impartía. La entrada en el convento le
permite, pues, asistir a un curso regular de estudios; entre los años 1566 y 1570 frecuenta los
cursos de retórica, dialéctica, metafísica y filosofía natural, mientras que los años entre 1570 y
1575 serán dedicados al estudio de la teología, disciplina en la cual se graduará en julio de 1575.
Abundantes son también las lecturas efectuadas durante el período conventual, favorecidas por la
riqueza de los fondos de la biblioteca anexa a San Domenico Maggiore y concentradas en las
obras de Aristóteles y de los grandes maestros dominicos, en primer lugar Tomás De Aquino, que
justamente en San Domenico Maggiore había vivido y enseñado en el último período de su vida.
Los once años transcurridos en el convento son, sin embargo, también años de profunda inquietud
interior, caracterizados por dudas doctrinales en particular sobre el culto de los santos y sobre el
dogma de la Trinidad, tensiones con los superiores e infracciones disciplinarias. En los inicios de
1576 el Provincial dominico le inicia un proceso a Bruno, quien en el mes de febrero se dirige a
Roma para aclarar su posición con el procurador de la Orden. Al saber, sin embargo, que las
acusaciones en su contra se van agravando también porque son encontrados en Nápoles algunos
volúmenes suyos de obras de Padres de la Iglesia, comentados por Erasmo de Rotterdam (1466 1536), autor admirado por Bruno pero cuya lectura era firmemente condenada por la iglesia toma
la decisión de huir de Roma y de abandonar el hábito religioso. Es este el inicio de la larga
peregrinación
que conducirá al filósofo nolano por buena parte de Italia y Europa
2
.
Fuente del Articulo: Internet Culturali - Italia
http://www.internetculturale.it/genera.jsp?id=127
Las primeras peregrinaciones 1577-1581
Después de una breve estancia en Liguria, en 1577 Bruno pasa algunos meses en
Venecia donde como él mismo declarará muchos años después en el curso de los
interrogatorios de su proceso publica el opúsculo Deí segni deí tempi (Acerca de los
signos de los tiempos), hoy perdido y cuyo contenido estaba probablemente vinculado a
temas astrológicos. Después de haber deambulado, manteniéndose con lecciones de
latín y de astronomía de nivel elemental, por la Italia del norte, Bruno atraviesa los
Alpes para dirigirse hacia Chambery en Francia, donde pasa el invierno de 1578. En la
primavera de 1580 se traslada a Ginebra, ciudad en la que es acogido por la numerosa
comunidad de los exiliados italianos, entre ellos el napolitano Galeazzo Caracciolo,
marqués de Vico. El 20 de mayo se matricula en la facultad teológica y se adhiere al
calvinismo. Sin embargo, su sueño de seguridad y de libertad se quiebra después de
pocos meses. En agosto sufre un proceso con la acusación de difamación por haber
publicado un texto en el que denunciaba los errores cometidos durante una lección del
teólogo Antoine de la Faye, profesor de mediocre nivel, que contaba, no obstante, con
el apoyo de Théodore de Bèze, sucesor de Calvino como guía de la iglesia ginebrina. Al
final del proceso, Bruno es excomulgado y obligado a destruir el escrito difamatorio. No
obstante la posterior rehabilitación del filósofo, desilusionado y amargado por el
enfrentamiento con la intolerancia calvinista, abandona Ginebra. Después de una breve
estancia en Lion, en el otoño de 1579, viaja a Toulouse, sede de una de las más
importantes universidades de la Francia de la época, donde permanecerá hasta el
verano de 1581, impartiendo clases tanto de filosofía aristotélica como sobre el arte
combinatoria lulliana. Los enfrentamientos cada vez más violentos entre católicos y
protestantes lo persuaden, sin embargo, a abandonar la ciudad y viajar a París.
G. di Sacrobosco, Sphaera mundi (Venecia, 1519) En los
interrogatorios sufridos durante el proceso, Bruno recuerda
haber impartido, en su peregrinar a través de la Italia
septentrional, clases de astronomía basadas en uno de los
manuales más difundidos y comentados durante el siglo
XVI: la Sphaera mundi del dominico Giovanni de
Sacrobosco (siglo XIII), todavía firmemente vinculada a la
tradición geocéntrica de Tolomeo.
3
Retrato de Jean Calvin (grabado del siglo XVI)
De origen francés, Jean Calvin (1509-1564) introduce en
Ginebra una rígida visión de las doctrinas de la Reforma.
Símbolo de la naturaleza intolerante del calvinismo es la
figura de Miguel Servet, procesado y después quemado
vivo en Ginebra en 1553 a causa de sus críticas al dogma
de la Trinidad.
Retrato de Théodore de Bèze (grabado del siglo XVII)
A la muerte de Calvino, la conducción de la ciudad y de la iglesia
de Ginebra es asumida por Théodore de Bèze (1519-1605), que en
1554 había publicado como justificación de la hoguera de Servet el
tratado De haereticis a civili magistrato puniendis, en el que se
manifiesta de lleno la intolerancia calvinista de la cual también
Bruno tendrá una experiencia directa en su breve estancia
ginebrina de 1579.
Breviarium Praedicatorum (Venecia, 1573)
La Orden conocida también como Orden de los Predicadores fue
fundada en 1206 por San Domenico de Guzmán. Con una gran
tradición en el terreno de los estudios, entre los numerosos teólogos
y filólogos que a ella pertenecieron, sobresalen los nombres, en el
siglo XIII, de Alberto Magno y Tomás de Aquino.
Retrato de Erasmo de Rotterdam (grabado del siglo XVI)
La lectura y la posesión de las obras del humanista holandés Erasmo de
Rotterdam inspirador de una profunda y radical reforma de la
religiosidad habían sido prohibidas por la Iglesia católica desde 1559.
Tal prohibición no impedía, sin embargo, la circulación clandestina en
Italia de los textos erasmianos comenzando por el conocido y difundido
Elogio de la Locura, como lo pone de manifiesto el conocimiento que
Bruno tiene de ellos desde los años napolitanos.
Paris 1581-1583
Una vez llegado a París, en el otoño de 1581, Bruno permanecerá allí durante tres años, donde
entrará en contacto con los ambientes de la corte de Enrique III y recibirá de ellos amplios
reconocimientos gracias a su dominio de las técnicas del arte de la memoria. La estancia parisina
es de importancia capital para el desarrollo del pensamiento bruniano: es durante estos años que
se comienzan a delinear algunos núcleos de su búsqueda filosófica y a ellos se remontan las
atentas lecturas de textos para él fundamentales, como el De revolutionibus orbium coelestium del
astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543), de quien Bruno había tenido las primeras
noticias durante el período de formación napolitana. Después de haber impartido un primer ciclo
de treinta lecciones de argumento lógico-metafísico, por mediación del propio Enrique III el filósofo
entra a formar parte del grupo de “lectores extraordinarios” que desarrollaban su propia enseñanza
en el Collège de Cambrai y no en la Universidad de la Sorbona, cuyas tendencias tradicionalmente
aristotélicas criticaban.
Durante 1582 Bruno publica cuatro obras: De umbris idearum a la que se anexa también una Ars
memoriae, primer ejemplo de mnemotécnica bruniana, Cantus Circaeus, De compendiosa
architectura et complemento artis Lullii y la comedia Candelaio. En estos textos alcanzan una
primera definición algunos temas por ejemplo la cuestión del alma, los conceptos de sustancia, de
“vicisitud”
4 y de infinito que tendrán un papel determinante en la reflexión posterior, constituyendo la
base del programa de la “filosofía nolana”.
En la primavera de 1583, al agudizarse las contradicciones político-religiosa, Bruno abandona
París y se traslada a Londres.
Retrato de Enrique III de Francia (grabado del siglo XVI)
Al soberano francés Enrique III, al cual -como recuerda Bruno en el
curso del proceso había dado pública demostración de su
extraordinario dominio del arte de la memoria, está dedicada la
primera obra publicada en París en 1582, De umbris idearum.
G. Bruno, Cantus Circaeus (París, 1582)
La obra, que comprende también un arte de la memoria, está
dedicada a Enrique de Angulema, hermano de Enrique III, como
prueba de la voluntad de Bruno de mantener relaciones con el
ambiente cortesano.
N. Copérnico. De revolutionibus orbium coelestium (Basilea, 1566)
Con esta obra, cuya primera edición se publica en Nuremberg en 1543,
se produce la que ha sido definida como “revolución copernicana”: los
planetas giran alrededor del sol y no más, como en la concepción
tolemaica, alrededor de la tierra. Para Copérnico, no obstante, el
universo, aunque “inmenso” es sin embargo finito. Bruno irá más allá,
sosteniendo la infinitud de un universo compuesto por “mundos divinos”.
B. Bruno, Candelaio (París, 1582)
La comedia, ambientada en Nápoles, ciudad de la juventud y de la
formación de Bruno, tiene profundas implicaciones filosóficas con
evidentes ecos de las doctrinas de Pitágoras y del neoplatónico Plotino.
Los acontecimientos se caracterizan por continuos intercambios de
papel entre los personajes, interpretables como metáfora de la
transmigración de las almas.
El Candelero (fragmento)
" Contempla en la vela que lleva este candelero, a quien doy a luz, aquello que
clarificará ciertas sombras de ideas... No hace falta que te instruya en mi creencia. El
tiempo todo lo da y todo lo quita; todo cambia pero nada perece. Uno solo es
inmutable, eterno y dura para siempre, uno y el mismo consigo mismo. Con esta
filosofía mi espíritu crece, mi mente se expande. Por ello, no importa cuán oscura sea la
5
noche, espero el alba, y aquéllos que viven en el día esperan la noche. Por tanto,
regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, y devuelve amor por amor.
El Periodo ingles 1583-1585
En el mes de abril de 1583 Bruno llega a Londres, en el séquito del embajador francés Michel de
Castelnau, donde permanecerá cerca de dos años y medio, desarrollando todos los temas de las
reflexiones ya iniciadas en París.
También en Inglaterra intenta el filósofo insertarse en el ambiente académico. Después de haber
publicado, inmediatamente después de su llegada, el Ars reminiscendi, en junio de 1583 se dirige
a Oxford donde tiene una disputa pública y sucesivamente inicia un curso de lecciones donde
expone las líneas fundamentales de su sistema filosófico, centradas en el concepto de “anima del
mundo”, y sobre la visión de los mundos infinitos y de un universo privado de centro y de periferia.
Sin embargo, es obligado bien pronto a interrumpir su enseñanza a causa de las vivaces protestas
suscitadas en un ambiente fuertemente aristotélico, que culminaron en una acusación de plagio. El
incidente y las polémicas derivadas no interrumpen, no obstante, la intensa fase de elaboración
filosófica que caracteriza el período inglés. Durante el verano publica la Explicatio triginta
sigillorum y comienza a trabajar en la redacción de algunos de los más importantes diálogos
filosóficos italianos, La cena de le Ceneri (La cena de las Cenizas), De la causa, principio et uno
(Acerca de la causa, el principio y el Uno), De l’infinito, universo et mondi (Acerca del infinito, el
universo y los mundos), todos permeados por un tono de áspera crítica en relación con el
aristotelismo entonces dominante y de la “pedantería” de los académicos ingleses, y publicados en
1584 por el taller de John Charlewood. También en 1584 verá la luz el primero de los “diálogos
morales”, el Spaccio de la bestia trionfante (La venta de la bestia triunfante), al que seguirá en
1585 la Cabala del cavallo pegaseo (Cábala del caballo pegaseo) una crítica feroz a toda la
tradición judaico-cristiana y De gl’heroici furori (Acerca de los furores heroicos).
A principios de noviembre de 1585, abandona Londres para regresar a París.
Retrato de Isabel I, reina de Inglaterra (grabado del siglo XVII)
En marzo de 1583 Francis Walsingham, primer secretario de la reina
Isabel, recibe un despacho del embajador inglés en París, Henry
Cobham, en el que se anuncia la llegada a Inglaterra de Bruno, cuyas
opiniones en materia religiosa son juzgadas con gran recelo.
G. Bruno, La cena de le Ceneri (Londres, 1584)
Bruno ofrece en esta obra una primera exposición de su filosofía de la
naturaleza, con un amplio reconocimiento del heliocentrismo de
Copérnico, y una sarcástica representación del ambiente universitario
inglés. La actitud antiacadémica de Bruno está implícita, por otra parte,
en la opción misma de recurrir, en la redacción de todas las obras
londinenses, a la forma del diálogo filosófico italiano, en contraste con el
uso dominante del latín.
G. Bruno, De gl'heroici furori (Londres, 1585)
Capital
6 en esta obra dedicada, al igual que el Spaccio de la bestia trionfante,
al escritor y poeta Philip Sidney (1554 - 1586) es la exigencia de proceder a
una reforma radical del mundo de las leyes y de los valores.
La segunda estancia pariaina 1585-1586
En el otoño de 1585 Bruno regresa siempre con el séquito de Michel del Castelnau a París donde
permanecerá, en medio de una situación política y religiosa profundamente diversa, hasta junio de
1586. La segunda y última estancia parisina está caracterizada por encendidas polémicas que,
como había sido evidente en Inglaterra, derivan, en primer lugar, de las radicales críticas que
Bruno hace al aristotelismo.
En los primeros meses de 1586 Bruno publica la Figuratio Aristotelici Physici auditus, dedicada al
comentario de las tesis físico-naturales de Aristóteles, y dos breves diálogos el Mordentius y el De
mordentii circino en los que elogia al matemático Fabrizio Mordente, también residente en París e
inventor de un particular tipo de compás. En los dos textos no faltan sin embargo algunas
objeciones y la animada discusión que sigue lleva al filósofo nolano a publicar otros dos diálogos,
esta vez extremadamente críticos hacia Mordente: el Idiota triumphans y el De somni
interpretatione.
Pero la más importante obra publicada en este período son los Centum et viginti articuli de natura
et mundo adversus Peripateticos, que exponen las tesis de filosofía de la naturaleza propuestas y
defendidas por Bruno el 28 de mayo de 1586 durante una disputa en el Collège de Cambrai, y que
por su contenido fuertemente crítico en relación con las doctrinas expresadas por Aristóteles en
obras como la Física y De coelo, habían suscitado violentas protestas, al punto de tenerse que
suspender la propia disputa.
El agravamiento de las tensiones políticas y religiosas ya en julio de 1585 Enrique III había
revocado el edicto de paz hacia los protestantes, además de la hostilidad que el ambiente
académico manifiesta de manera creciente hacia su figura, convencen a Bruno para que continúe
su peregrinación. El filósofo deja París en junio de 1586 para dirigirse hacia la Alemania luterana.
G. Bruno, Dialogii duo de Fabricii Mordentis (París, 1586)
El compás diferencial, inventado por el geómetra de origen
salernitano Frabrizio Mordente, permitía muchas operaciones
geométricas, como la medida de la proporción entre dos líneas
desiguales y la división de un círculo en grados o minutos. Aun
reconociendo el valor de tal instrumento, Bruno reprocha a Mordente
limitarse al aspecto puramente empírico y mecánico de su invento,
ignorando del todo sus implicaciones teóricas
Escena de las guerras de religión en Francia
(grabados del siglo XVI)
Las tensiones religiosas en Francia entre católicos y
protestantes, llamados también hugonotes -y que el 24
de marzo de 1572 habían llegado a un punto culminante
durante la “noche de San Bartolomé” con la masacre de
más de 10 000 hugonotes, se agudizaron nuevamente en
1584 cuando, al morir el último hermano, todavía en vida
de Enrique
III, se abría la posibilidad para el calvinista
7
Enrique de Navarra de subir al trono francés.
Retrato de Aristóteles (xilografía del siglo XVI)
Aristóteles, cuyas doctrinas están en la base de toda la doctrina
europea, representa el principal objetivo polémico de Bruno
que, en todas sus obras, comprendidas la Figuratio Aristotelici
Physici auditus y los Centum et viginti articuli de 1586, se
propone liberarse de los pesados vínculos de la autoridad
aristotélica.
La llegada a Alemania 1586-1588
Después de una breve tránsito por Maguncia, y Würzburg y una primera estancia en Marburgo
ciudad pronto abandonada por las desavenencias surgidas con el rector de la Universidad Bruno
se traslada a Wittenberg en cuya academia se matricula el 20 de agosto de 1586. Allí
permanecerá por espacio de dos años, enseñando, como docente privado, el arte de la memoria y
comentando obras aristotélicas. El período de Wittenberg, quizás el más sereno de su vida, fue
extremadamente fecundo en relación con su producción filosófica. En 1587 publica De lampade
combinatoria Lulliana y De progressu et lampade venatoria logicorum. De ese mismo año data la
composición del Artificium perorandi, publicado póstumamente en 1612, asimismo
Animadversiones circa Lampadem Lullianam y Lampas striginta statuarum, que serán editadas,
junto con comentarios a algunas obras físicas de Aristóteles redactadas entre 1587 y los primeros
meses de 1588 en la segunda mitad del siglo XIX.
En 1588 ve la luz el Camoeracensis acrotismus al que sigue la Oratio valedictoria, pronunciada por
Bruno el 8 de marzo de 1588 ante los profesores de la universidad de Wittenberg, que lo habían
acogido como “exiliado”, “fugitivo” y “privado de favor” en 1586, con la cual se despide de la
ciudad. En la primavera de aquel año Bruno llegará a Praga en busca de la protección del
emperador Rodolfo II de Habsburgo. En esta ciudad permanecerá cerca de seis meses, donde
publicará De specierum scrutinio et Lampade combinatoria Raymundi Lullii y los Articuli adversus
mathematicos, precedidos por una dedicatoria dirigida por el filósofo al mismo Rodolfo II,
verdadero manifiesto a favor de la libertad de crítica y de la tolerancia religiosa.
Retrato de Martín Lutero (xilografía del siglo XVI)
Fue precisamente en la ciudad alemana de Wittenberg donde Martín
Lutero (1483-1546) publicó en 1517 sus célebres “95 tesis”, dando
así inicio a la Reforma protestante.
G. Bruno, Oratio valedictoria (Wittenberg, 1588)
En este texto vibrante y apasionado Bruno elogia no sólo la
Universidad de Wittenberg y sus doctos profesores, sino además a
toda Alemania
y sus príncipes protectores de la filosofía y de la
8
ciencia porque “en estos tiempos justo aquí la sabiduría edificó su
casa”.
Camoeracensis Acrotismus
La obra es en realidad una versión ampliada y corregida de los
Centum et viginti articuli ya publicados en París en 1586. Aquí Bruno
polemiza ásperamente con las nociones aristotélicas de infinito,
espacio, tiempo y movimiento.
Vista de Praga (grabado del siglo XVI)
En la corte de Rodolfo II de Habsburgo que había elegido
Praga como su residencia, viviendo en un estado de
creciente y espléndido aislamiento encontraron hospitalidad
y protección numerosos filósofos, artistas y hombres de
ciencia, entre ellos el astrónomo danés Tycho Brahe (15461601) al cual Bruno enviará una copia de Camoeracensis
Acrotismus y del cual ya había elogiado sus observaciones
astronómicas en la Oratio Valedictoria.
De Praga a Francfort 1588-1591
Una vez abandonada Praga, en noviembre de 1588, y después de una breve estancia en
Tubinga, Bruno llega en enero de 1589 a Helmstedt en el ducado de Braunschweig, donde
permanecerá hasta abril de 1590, matriculando en la Academia Julia, fundada por el duque
Julio. Al morir el Duque, en mayo de 1589, Bruno pronunciará, en ocasión de las solemnes
exequias celebradas en la propia Academia, una Oratio consolatoria, publicada
posteriormente.
En el período transcurrido en Helmstedt, durante el cual fue excomulgado públicamente
por parte del superintendente de la Iglesia luterana, Bruno trabaja además en la
composición de algunas obras sobre magia natural: De magia, las Theses de magia, De
rerum principiis, elementis et causis, que conjuntamente con De vinculis in genere, la
Medicina Lulliane y De magia mathematica compuestos entre 1590 y 1591 serán editados en
la segunda mitad del siglo XIX.
En junio de 1590 el filósofo llega, después de un breve tránsito en Magdeburgo, a Francfort,
uno de los mayores centros del mercado del libro alemán de la época. En el taller
tipográfico de Johann Wechel publica tres poemas filosóficos De minimo, De monade y De
immenso que integran la llamada “trilogía de Francfort”, definida justamente como
testamento filosófico bruniano, y dirigida a la elaboración de una verdadera enciclopedia
del saber. Después de una breve estancia en Zurich a principios de 1591 ciudad en la cual
impartirá un ciclo de lecciones sobre la terminología aristotélica, publicada parcialmente en
1595, y en forma definitiva en 1609 con el título de Summa terminorum metaphysicorum en
9
la primavera de 1591 el filósofo está nuevamente en Francfort para publicar De imaginum
compositione, que sería vendido en el otoño, cuando ya Bruno había dejado Francfort para
regresar decisión juzgada como incomprensible en el ambiente alemán a Italia.
G. Bruno, De triplici minimo et mensura (Francfort, 1591)
De minimo el primero de los “poemas de Francfort” en ser publicado es la
edición bruniana de mayor difusión. Como se infiere de la dedicatoria del
tipógrafo Johann Wechel al duque de Braunschweig Enrique Julio, el
mismo Bruno había participado en la fase de edición, ocupándose de
incluir algunas de las xilografías que la enriquecen.
Francfort del Main (grabado del
siglo XVI)
En Francfort se celebraban, en la
primavera y el otoño de cada año,
dos ferias literarias de gran
resonancia europea. En las de 1591
fueron puestas a la venta los cuatro
textos los tres “poemas de Francfort”
y De imaginum compositione que
Bruno había publicado en el curso de
aquel año con el tipógrafo y librero
Johann Wechel.
G. Bruno, De imaginum, signorum, et idearum compositione
(Francfort, 1591)
En la que fuera la última obra publicada antes de su arresto, Bruno
retoma y reelabora algunas de sus reflexiones ya presentadas en De
umbris idearum de 1582, centrando en la facultad imaginativa el
instrumento que permite al hombre desarrollar la capacidad de la
memoria, como confirmación de la continuidad de tales temas en toda
su trayectoria especulativa
Padua (grabado del siglo XVI)
En Padua Bruno reencuentra, entre los estudiantes alemanes que
asisten a sus lecciones matemáticas, a Hieronymus Besler (15661632), discípulo y secretario suyo en Alemania, y al cual se deben
las copias manuscritas de los comentarios aristotélicos
redactados por el filósofo durante su estancia en Wittenberg.
10
Venecia, Palacio Mocenigo (grabado del siglo XVIII)
A su denuncia a la Inquisición, Giovanni Mocenigo añade
también los ejemplares en su poder de algunas obras
brunianas, como el Cantus circaeus, publicado en París en
1582.
El regresi a Italia y el arresto/ 1591-1593
En el verano de 1591 Bruno había recibido dos cartas del noble veneciano Giovanni
Mocenigo, con la invitación a viajar a Venecia para que le enseñase el arte de la memoria.
De Venecia, ciudad a la cual había llegado probablemente a finales de agosto, se dirige a
Padua, donde en el otoño imparte clases de naturaleza geométrico-matemática a los
estudiantes alemanes que frecuentaban la universidad local, y cuyo texto será publicado
con los títulos de Praelectiones geometricae y Ars deformationun sólo en 1964.
En marzo de 1592 Bruno se traslada definitivamente a la residencia veneciana de Giovanni
Mocenigo, que durante la noche del 22 de mayo lo encierra en una habitación de la casa y
al día siguiente lo denuncia a la Inquisición por herejía. La carta de denuncia de Mocenigo
constituye el documento clave de todo el proceso realizado a Bruno, en la medida en que
comprende ya muchas de las acusaciones que serán después recogidas en la sentencia
final de condena, tales como la negación del dogma de la presencia en la Eucaristía del
cuerpo y de la sangre de Cristo, de la virginidad de María y de la Trinidad, la creencia en la
transmigración de las almas, la práctica de la magia. A esta primera carta el noble
veneciano agregará otras dos, en las cuales se añadían a los cargos contra Bruno otras
graves acusaciones, como la de haber permanecido en países de herejes “viviendo según
sus costumbres”.
Recluido en la cárcel de San Domenico di Castello, el 26 de mayo de 1592 el filósofo
enfrenta el primer interrogatorio, al cual seguirán otros seis, el último de los cuales tiene
lugar el 30 de julio. Ya en agosto llegan las primeras solicitudes de extradición por parte del
tribunal de la Inquisición romana, que fueron, sin embargo, inicialmente rechazadas. A
causa de estas reclamaciones, cada vez más apremiantes, el 7 de enero de 1593 el Senado
veneciano aprueba la extradición de Bruno a Roma.
Roma, Palacio del Santo Oficio (grabado del
siglo XVII)
La Congregación de la Inquisición Romana
llamada también Congregación del Santo Oficio
había sido instituida por Pablo III en 1542, con el
fin de contrarrestar el protestantismo. Caían
dentro de la jurisdicción de la Inquisición todos los
delitos concernientes a la fe, como la herejía, el
cisma, la magia.
Sobre la causa, el principio y el uno (fragmento)
" Todo este orbe, esta estrella, no estando sujeta a la muerte, y siendo imposibles la
disolución y la aniquilación en la Naturaleza, de tanto en tanto se renueva a sí mismo
cambiando y alterando todas sus partes. No hay un arriba o abajo absolutos, como enseñó
Aristóteles;
ninguna posición absoluta en el espacio; sino que la posición de un cuerpo es
11
relativa a las de los otros cuerpos. En todos lados hay un incesante cambio relativo de
posición a través del universo, y el observador siempre está en el centro. "
El proceso romano y la condena a muerte 1593-1600
El 27 de febrero de 1593 Bruno entra en las cárceles del Santo Oficio romano. El largo
proceso instruido por la Inquisición romana durante el cual el filósofo se ve sometido a
quince interrogatorios atraviesa por diversas fases y algunas suspensiones. El caso
presenta gran complejidad, pues se le imputaban tres diversos tipos de acusaciones: las
disciplinarias como el abandono del hábito religioso y la invectiva contra la Iglesia y su
jerarquía, las estrictamente teológicas, ya precisadas en las cartas de denuncia de
Mocenigo, y, finalmente, las de orden filosófico, centradas en la doctrina del universo
infinito y eterno, el movimiento de la tierra y por tanto la adhesión a las concepciones de
Copérnico, y la circulación de las almas. Para poder arribar a una rápida conclusión de la
causa, en enero de 1599 uno de los integrantes del Tribunal de la Inquisición, el cardenal
Roberto Bellarmino el futuro protagonista del proceso contra Galileo Galilei determina que
se le sometan a Bruno ocho proposiciones para que abjure de ellas por ser heréticas.
Después de algunas vacilaciones iniciales, la posición del filósofo se hace cada vez más
firme, para finalmente declarar en el último interrogatorio del 21 de diciembre que no tenía
nada de que retractarse. El 20 de enero de 1600 el papa Clemente VIII ordena la conclusión
del proceso con sentencia de condena. El 8 de febrero, ante la presencia de los cardenales
inquisidores y de otros testigos, se le lee al acusado la sentencia que lo declara “hereje
impenitente, pertinaz y obstinado”. Simultáneamente se condenan y se prohíben, como
heréticos, todos sus libros y escritos, disponiéndose su inclusión en el índice de libros
prohibidos, o bien en el catálogo publicado periódicamente de libros cuya lectura y
posesión vetaba la Iglesia católica.
Bruno es, pues, trasladado a la prisión del Gobernador de Roma en Tor di Nona, próxima a
la Plaza Navona. En las primeras horas del jueves 17 de febrero es conducido al Campo de’
Fiori, donde, desnudo y atado a un poste, es quemado vivo.
Roma, Campo deí Fiori (grabado del siglo XVIII)
De la quema de Bruno en el Campo de’ Fiori la plaza romana
donde se llevaban a cabo las condenas a muerte se recoge
testimonio en un Avviso manuscrito del 19 de febrero de 1600, “la
mañana del jueves en el Campo de’ Fiori fue quemado vivo aquel
perverso monje dominico de Nola [...] decía que moría mártir y
por voluntad propia, y que su alma se elevaría encendida con
aquel humo al paraíso”.
Edicto del 7 de agosto de 1603 con la prohibición de las obras de Bruno
La proclamación de edictos de prohibición de libros y la publicación de los
índices de los libros prohibidos correspondían a la Congregación del índice,
instituida en 1571 por Pío V con el fin de examinar las obras sospechosas de
herejía. En lo que a Bruno se refiere, la prohibición está todavía presente en el
índice de 1948, última edición publicada.
12
Roma, monumento a Bruno en el Campo de’ Fiori
El monumento a Bruno en Campo de’ Fiori en el lugar de su suplicio fue realizado
por Ettore Ferrari e inaugurado el 9 de junio de 1889.
En la base de la estatua, algunos bajorrelieves recuerdan episodios significativos
de la vida del filósofo.
www.clarita-efraim.com
Descargar

שקופית 1