Hacia el Domingo 5º de Cuaresma
HACIA EL DOMINGO 5º DE CUARESMA
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 31 de marzo al Domingo 6 de abril
Hacia el Domingo 5º de Cuaresma
Orar en el Corazón del Mundo: Por lo gobernantes…
Una manera de vivir la solidaridad
Orar en la Casa: Del Mensaje de Cuaresma del Papa Francisco.
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
www.centrodeespiritualidadsanpablo.org
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Juan
Capítulo 11, versículos 3-7.17.20-27.34-45 (lectura bre
Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, el que tú amas, está enfermo». Al
oír esto, Jesús dijo: «Esta enfermedad no es mortal; es para gloria de Dios, para
que el Hijo de Dios sea glorificado por ella». Jesús quería mucho a Marta, a su
hermana y a Lázaro. Sin embargo, cuando oyó que este se encontraba enfermo, se
quedó dos días más en el lugar donde estaba. Después dijo a sus discípulos:
«Volvamos a Judea». […] Cuando Jesús llegó, se encontró con que Lázaro estaba
sepultado desde hacía cuatro Días. Betania distaba de Jerusalén sólo unos tres
kilómetros. Muchos judíos habían ido a consolar a Marta y a María, por la muerte
de su hermano. Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro,
mientras María permanecía en la casa. Marta dijo a Jesús: «Señor, si hubieras
estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero yo sé que aun ahora, Dios te
concederá todo lo que le pidas». Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará». Marta le
respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día». Jesús le dijo: «Yo
soy la Resurrección y la Vida. » . El que cree en mí, aunque muera, vivirá: y todo el
que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?». Ella le respondió: «Sí, Señor,
creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo». […]
2
Jesús preguntó: «¿Dónde lo pusieron?». Le respondieron: «Ven, Señor, y lo
verás». Y Jesús lloró. Los judíos dijeron: «¡Cómo lo amaba!». Pero algunos
decían: «Este que abrió los ojos del ciego de nacimiento, ¿no podría impedir
que Lázaro muriera?». Jesús, conmoviéndose nuevamente, llegó al sepulcro,
que era una cueva con una piedra encima, y le dijo: «Quiten la piedra». Marta,
la hermana del difunto, le respondió: «Señor, huele mal; ya hace cuatro días
que está muerto». Jesús le dijo: «¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de
Dios?». Entonces quitaron la piedra, y Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo:
«Padre, te doy gracias porque me oíste. Yo sé que siempre me oyes, pero le he
dicho por esta gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado».
Después de decir esto, gritó con voz fuerte: «¡Lázaro, ven afuera!». El muerto
salió con los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un
sudario. Jesús les dijo: «Desátenlo para que pueda caminar». Al ver lo que hizo
Jesús, muchos de los judíos que habían ido a casa de María creyeron en él.
3
LUN 31
MAR 1
Para la gloria de Dios
La amistad de Jesús
Como Jesús, comienzo la semana deseando vivirla para
gloria de Dios. Pido así la gracia de reconocer la
grandeza del Señor en mi vida y en el mundo, tal como
este es, a la vez hermoso y lleno de sufrimiento.
Jesús ama a Lázaro, a Marta y a María. La enfermedad y
la muerte no van a matar esta amistad: es para toda la
vida. Y en mi caso, ¿cómo ha atravesado mi vida y sus
pruebas la amistad de Jesús?
4
5
MIÉ 2
La fe de Marta
JUE 3
Marta está de duelo. Su sufrimiento es grande y su
confianza respecto a Jesús también. Y yo, cuando pierdo a
un ser querido, hacia quién corro para ser consolado?
6
Signos de resurrección
En medio de las incredulidades del mundo, me preparo
para contemplar con la multitud presente en el sepulcro
cerrado el esplendor de la resurrección. ¿Cuáles son los
signos de resurrección que siguen ya a las “pequeñas
muertes” que he podido “vivir”? Los identifico a ambos.
7
VIE 4
SÁB 5
El llamado de Jesús
“¡Lázaro, ven afuera!”. La luz de Cristo abre un camino
hacia los demás y obliga a ir todavía más lejos para
prolongar su manera de ser ante todos aquellos que
sufren. Gracias, Señor, por hablarme, con palabras que me
hacen venir afuera, lejos de mis propios sufrimientos.
La vida eterna
La vida recuperada de Lázaro sorprende a quienes
estaban ahí. Se borran las lágrimas y las tristezas, pero
¿cuántos de ellos toman el camino de la fe? Nadie lo
sabe. Dios trabaja en lo secreto de los corazones. Señor,
concédeme vivir el día de hoy la eternidad en mi vida.
9
8
DOM 6
Con Jesús, del sufrimiento a la
alegría
Entramos en una historia de amor. Ante el anuncio de la desgracia,
Jesús no se precipita. Ha esperado dos días. También se nos invita
a estas pausas para prepararnos a las fiestas pascuales que se
aproximan. Como Marta, la emoción de ir al encuentro de Cristo,
la certeza de una fe renovada pueden invadirnos el día de hoy,
incluso si oímos los gritos que claman contra las injusticias, los
sufrimientos de nuestros hermanos y hermanas de países
devastados. Los enfermos, los muertos siempre están ahí, en Siria,
en África Central, en las Filipinas. Jesús se conmueve, pero su amor
es más fuerte. Contemplemos al ser humano a quien hace
levantarse. Que la alegría de resurrección se deje ver ya en
nuestros rostros.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos
para
que
los
gobernantes
alienten
la
preocupación por la creación y la
distribución equitativa de los
bienes y de los recursos
naturales.
11
Una manera de vivir
la solidaridad
ORAR EN LA CASA
La historia de Lázaro puede oírse como un himno a la
esperanza: la resurrección del corazón puede producirse
cada día. Jesús no actúa solo. Necesita de ayuda, de una
fe que se compromete. Necesita amigos para quitar la
piedra. Nos llama cuando habíamos ya desesperado.
Pidámosle por todos aquellos que desesperan y que son
incapaces de orar, por todos los Lázaros sumergidos en la
oscuridad de la tumba.
Meditemos en familia o con los amigos el Mensaje de
Cuaresma del Papa
“La pobreza de Cristo que nos enriquece consiste en el
hecho que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades
y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia
infinita de Dios. La pobreza de Cristo es la mayor riqueza:
la riqueza de Jesús es su confianza ilimitada en Dios
Padre, es encomendarse a Él en todo momento,
buscando siempre y solamente su voluntad y su gloria”.
12
13
ORAR EN LA CASA
“¡Lázaro, ven afuera!”
“Podríamos pensar que este “camino” de la pobreza fue
el de Jesús, mientras que nosotros, que venimos después
de Él, podemos salvar el mundo con los medios humanos
adecuados. No es así. En toda época y en todo lugar, Dios
sigue salvando a los hombres y salvando el mundo
mediante la pobreza de Cristo, el cual se hace pobre en
los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un
pueblo de pobres”.
San Juan 11, 43
14
15
Dios realiza signos extraordinarios para disponernos a la
fe. Desde siempre, llama a todos los hombres a la
felicidad, los atrae a sí para darles la verdadera Vida. En
Jesús, el llamado se hace insistente.
El día de hoy, Jesús mismo es quien nos llama, como a
Lázaro, a salir de nuestros sepulcros, a abrir todos los
cerrojos cerrados, a desatar y dejar que nuestros
hermanos vayan a la vida, a ya no encerrarlos ni
aprisionarlos en nuestros esquemas, nuestras visiones
reducidas y con frecuencia egoístas. Vayamos hacia la
Vida, vayamos hacia la Luz. La Vida es un don que hay que
dar a los demás.
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1