MONICIÒN:
La Cuaresma es tiempo para arrepentirnos de nuestros
pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder
vivir más cerca de Cristo. Es un tiempo propicio para aprender a
permanecer con María y Juan, el discípulo predilecto, junto a
Aquel que en la Cruz consuma el sacrificio de su vida para toda la
humanidad. Por tanto, con una atención más viva, dirijamos
nuestra mirada, en este tiempo de penitencia y oración, a Cristo
crucificado que, muriendo en el Calvario, nos ha revelado
plenamente el amor de Dios.
Canto:
Salmo: ¡EL SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO!
El Señor es compasivo y misericordioso, lento para
enojarse y generoso para perdonar. Bueno es el
Señor para con todos y su amor se extiende a
todas sus creaturas.
El Señor es siempre fiel a sus palabras y bondadoso
en todas sus acciones. Da su apoyo el Señor al que
tropieza y al agobiado alivia.
Siempre es justo el Señor en sus designios y están
llenas de amor todas sus obras. No está lejos de
aquellos que lo buscan; muy ceca está el Señor,
de quien lo invoca.
¡EL SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO!
LECTURA:
Así como el Padre resucita a los muertos y les da vida,
así también el Hijo da la vida a quien él quiere dársela. El
Padre no juzga a nadie, porque todo juicio se lo ha dado al
Hijo, para que todos honren al Hijo, como honran al Padre.
Yo les aseguro que, quien escucha mi palabra y cree n el
que me envió, tiene vida eterna. Yo nada puedo hacer por
mí mismo. Según lo que oigo, juzgo; y mi juicio es justo,
porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me
envió.
COMENTARIO:
Es demasiado fácil dejar pasar el tiempo sin profundizar,
sin volver al corazón. El corazón es el órgano más importante.
Donde se aloja el espíritu que anima a cada persona. Del
corazón brotan las actitudes, los sentimientos, los valores
que mueven la vida de cada uno. Por eso Dios quiere
que examinemos nuestro corazón y dejemos que su
Espíritu lo llene, para poder vivir como Él enseña, para
poder realizar su Proyecto.
Son repetidas las veces en que los profetas llaman a
un cambio de corazón. Ezequiel lo dirá con palabras tajantes,
que permiten descubrir el esfuerzo y la ruptura interior que
significa esta conversión que Dios pide a sus seguidores.
"Les quitaré del cuerpo el corazón de piedra y les pondré un
corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes para que
vivan según mis mandatos"
El cambio de corazón expresa la conversión a la que
Dios nos invita. Dejar que El sea quien nos mueva …
quien oriente y anime nuestras actitudes, sentimientos,
valores, opciones …
PRECES ESPONTANEAS:
ORACIÒN:
Padre nuestro, que estás en el Cielo,
durante esta época de arrepentimiento,
ten misericordia de nosotros.
Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras
buenas obras, transforma nuestro egoísmo en
generosidad. Abre nuestros corazones a tu
Palabra, sana nuestras heridas del pecado,
ayúdanos a hacer el bien en este mundo.
Que transformemos la oscuridad
y el dolor en vida y alegría.
Por Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.
Descargar

Diapositiva 1