Biblia y realidad
Denuncias
de Cristo
Diseño:
J. L. Caravias sj.
Tengo hambre,
y no
te
preocupas
de mí
Mt 25,42
Estoy
enferma
y no
me
ayudas.
Mt 25,43
Cuídense de despreciar a ninguno
de estos pequeños.
Pues yo les digo
que sus ángeles
en el Cielo
contemplan sin cesar
la cara
de mi Padre.
Mt 18,10
Estoy preso,
y no te interesas
por mí
Mt 25,43
Lo que dejaron de hacer a uno
de mis hermanos más pequeños,
que son mis
hermanos,
a mí mismo dejaron de hacerlo...
Mt 25,45
¡Ay de ustedes, hipócritas,
que purifican el exterior de la copa,
después que la llenaron
de robos y violencias!
Mt 23,25
Aparentan
como personas
muy correctas,
pero en
su interior
están llenos
de falsedad
y de maldad.
Mt 23,27-28
Yo soy Jesús,
a quien
tú persigues
Jesús
nos
exigirá
a cada
uno
según
nuestras
posibilidades
¡Jerusalén, Jerusalén,
que matas a los profetas
y apedreas a los
que se te envían!
¿Cuántas veces he querido reunir a tus hijos
como la gallina reúne a sus polluelos
debajo de sus alas,
y tú no has querido! Lc 13,34
Miran, y no ven;
oyen, pero no escuchan
ni entienden.
Mt 13,13
Tienen la mente cerrada...
Mc 8,17
Se cegaron sus ojos
y se endureció su corazón,
para no ver ni comprender.
No quieren convertirse a mí,
ni que yo los sane.
Jn 12,40
Hipócritas,
raza de
víboras,
sepulcros
blanqueados
llenos de
podredumbre,
dicen pero
no hacen,
mandan
cosas pesadas
pero no mueven un dedo para ayudar
Descargar

Quejas de Dios