Caminar hacia una mayor igualdad entre los pueblos
y las personas es el mensaje de la conversión.
¡Es la utopía cristiana de la fraternidad universal!
¿Somos utópicos?
¡Sí, lo somos!
Son las utopías las que nos permiten vivir
y pueden transformar el desierto en tierra fértil.
Leonardo Boff
Texto: Marcos 1, 1-8. Segundo domingo de Adviento –B- // 4-12-11
Comentarios y presentación: M.Asun Gutiérrez.
Música: Bach. Concierto dos violines en re.
Primera lectura : Isaías 40,1-5.9-11
«Consolad, consolad a mi pueblo” .
Con estas palabras se abre el Libro de la Consolación,
del magnífico poeta al que llamamos “segundo Isaías”.
Es un buen título para nuestro Dios,
que no es el Dios del miedo, sino del consuelo.
Es un Dios que viene lleno de bálsamo, bendición y ternura.
Y nos enseña, recomienda e invita a que seamos
bálsamo, bendición y ternura para el mundo.
1
Comienzo de la buena noticia de Jesús,
Mesías, Hijo de Dios.
Marcos comienza anunciando que la Buena Noticia, la mejor noticia, la mayor
alegría para el mundo, es Jesús. Con Jesús comienza todo. Todo lo hace Nuevo.
Su evangelio es noticia salvadora para [email protected] y para siempre, es el cumplimiento
de todas las promesas, es la garantía de que Dios nos ama en Jesús y de que, con
Él, estamos [email protected] [email protected]
El Mensaje necesita [email protected]
[email protected] estamos [email protected] a ser precursores de Jesús, a abrir caminos nuevos.
Una voz nos grita a [email protected]:
Donde hay montes de soberbia, egoísmo e injusticia,
poned humildad, solidaridad y justicia.
Donde hay colinas de vanidad, ambición y envidia,
poned bondad, austeridad y compasión.
Quitad los obstáculos que impiden la llegada de Dios a vuestra vida
y a la vida de [email protected] demás.
¿Qué queda por “allanar”, “rellenar”, “rebajar”, “enderezar”, “nivelar”...
a nivel personal y para que desaparezcan las escandalosas desigualdades
que existen en el mundo?
¿Soy voz que anuncia la Buena Noticia en mi ambiente?
Según está escrito en el profeta Isaías:
Mira, envío mi mensajero delante de ti,
el que ha de preparar tu camino.
3 Voz del que grita en el desierto:
¡Preparad el camino al Señor;
allanad sus senderos!
2
Apareció Juan el Bautista en el desierto, predicando un bautismo de
conversión para el perdón de los pecados. 5 Toda la región de Judea y todos los
habitantes de Jerusalén acudían a él y, después de reconocer sus pecados, Juan
los bautizaba en el río Jordán.
4
Juan prepara el camino de Jesús en el desierto. Podía haber elegido la sinagoga
o el Templo. Pero no quería oraciones ni ofrendas, ni quería dar lecciones de
Escritura. Juan pedía una conversión radical. Para eso el desierto y el río son
lugares apropiados. Quien escucha la Palabra se siente impulsad@ a proclamarla, a
dar Buenas Noticias. No la puede guardar para sí mism@.
Las palabras de Juan nos invitan a la conversión, a un cambio de rumbo, a desandar
los caminos equivocados, a renovar la fe, a ensanchar el corazón, comunicar y
compartir nuestra esperanza y al compromiso de construir un mundo mejor para
[email protected]
Anuncia un bautismo de conversión, que no consiste en un simple rito sino en un
cambio real de vida.
Iba Juan vestido con pelo de
camello, llevaba una correa de
cuero a su cintura, y se
alimentaba de saltamontes y
de miel silvestre.
6
Jordán
La forma de vestir y vivir de Juan,
hablan de sencillez y de austeridad.
Nos enseña que la forma de vida
ha de ser coherente
con el mensaje que se anuncia
y con la Palabra que se proclama.
Atrae y convence quien transmite
la Palabra con verdad, libertad,
coherencia, valentía
y testimonio de vida.
Esto era lo que proclamaba:
–Detrás de mí viene el que es más fuerte
que yo. Yo no soy digno ni de postrarme
ante él para desatar la correa de sus
sandalias. 8 Yo os bautizo con agua, pero él
os bautizará con Espíritu Santo.
7
Juan es un testimonio de humildad. Indica el camino. No lo obstruye.
Su mensaje está en función de otra Persona, a la que señala y hacia quien
conduce.
Su anuncio y testimonio despiertan el deseo de acoger al Señor que viene.
¿Participio de la misión de Juan como precursora/precusor? ¿Cómo?
Has recibido un destino de otra palabra más fuerte:
es tu misión ser profeta, palabra de Dios viviente.
Tú irás llevando la luz en una entrega perenne,
que tu voz es voz de Dios y la voz de Dios no duerme.
VE POR EL MUNDO, GRITA A LA GENTE
QUE EL AMOR DE DIOS NO ACABA,
NI LA VOZ DE DIOS SE PIERDE.
Sigue tu rumbo, profeta, sobre la arena caliente,
sigue sembrando en el mundo
que el fruto se hará presente.
No temas si nuestra fe ante tu voz se detiene
porque huimos del dolor y la voz de Dios nos duele.
VE POR EL MUNDO, GRITA A LA GENTE
QUE EL AMOR DE DIOS NO ACABA,
NI LA VOZ DE DIOS SE PIERDE.
Sigue cantando, profeta, cantos de vida o de muerte,
sigue anunciando a los hombres
que el Reino de Dios ya viene.
No callarán esa voz y a nadie puedes temerle,
que tu voz viene de Dios y la voz de Dios no muere.
Emilio Vicente Matéu
Descargar

ADVIENTO 2 domingo B 4-12-11