Que el Espíritu nos conduzca al desierto que Él elija.
Que nos dejemos conducir por Él.
¡Seguro que desembocaremos en una Pascua gozosa!
Marcos 1, 12-15. I domingo de Cuaresma –B-. 5 marzo de 2006.
A continuación, el Espíritu lo impulsó hacia el desierto, 13 donde Satanás
lo puso a prueba durante cuarenta días. Estaba con las fieras y los ángeles
lo servían
12
Desierto de Judá
La tentación en sí no es mala, puesto que Jesús la sintió y la sufrió.
Puede servir para conocernos mejor, ser más humildes y más realistas,
más pacientes y prudentes, más comprensivos y más compasivos, más
necesitados de Dios . Puede ayudarnos a crecer.
14
Después que Juan fue arrestado, marchó Jesús a Galilea, proclamando la
buena noticia de Dios.
El esperado reino de Dios comienza a ser realidad. En labios de Jesús
adquiere un significado concreto: soberanía universal de Dios como padre
compasivo y salvador. Sobre los corazones oprimidos destella así un rayo de
esperanza.
15
Decía:
–Se ha cumplido el plazo y está llegando el reino de Dios.
Convertios y creed en el evangelio.
Convertirse significa literalmente tomar otra dirección, cambiar de rumbo, no
quedarse donde se está y como se está, esforzarse por llegar a ser lo que se debe
ser. Permitir que Dios sea Dios.
El cambio es ante todo “creer la Buena Noticia”. Creer que todo puede convertirse
en divino, con sentido.
“Convertios”, es el primer mensaje de Jesús.
Quiero convertirme y creer...
... Para seguir tu camino
y vivirlo contigo,
para elegir la Vida, la oración,
el detalle, el apoyo,
la sonrisa, la justicia... tu Amor...
Hoy comienzo contigo...
Descargar

Diapositiva 1