Este mensaje tiene un titulo que
produce terror, pero al mimo
tiempo evoca esperanza,
“muertos vivos”.
 Generalmente estamos
acostumbrados a ver en un
valle un hermoso paisaje, con
árboles verdes llenos de flores
que infunden paz y refrescan el
espíritu.
 A las damas les agrada
coger algunas flores y
colocarlas en un florero en
el centro de la sala.

 En ese valle abundan los
pájaros que vuelan y también
hay un riachuelo que da vida a
todo cuanto le rodea, también
ahí animales con sus crías que
juguetean felices.
Pero el cuadro que nos plantea
el mensaje que vamos a
considerar es muy extraño, y
por supuesto que el primer
impacto que produce al
observarlo es el de no
permanecer ahí.
Pienso que a ninguno le
agradaría coger una de esas
calaveras y colocarla en la
mesa de centro en la sala de su
casa.
Al menos yo no lo haría.
Y ¿usted?
¿Qué aplicaciones tiene este mensaje
a la vida real?
Por supuesto que este mensaje
tiene muchísimas aplicaciones,
los cuales se pueden aplicar a
numerosos casos de la vida real,
que quizá no se les veía ninguna
solución.
Pero este nos da una gran lección,
nos dice que cuando Dios
interviene en el asunto todo se
arregla por imposible que
parezca.
Léase EZEQUIÈL 37:1-10
1 La mano del Eterno vino
sobre mí, y el Espíritu
del Señor me llevó y me
puso en medio de un
valle lleno de huesos.
En este caso, vamos a darle una
aplicación exclusivamente con
relación al pueblo de Israel.
Pero ¿Quién era el pueblo de Israel?
1) Recordemos que Israel era el pueblo
de Dios.
2) El pueblo había sido deportado a
Babilonia.
3) El motivo por el cual habían sido
deportados.
La visión de los huesos secos
tenía el propósito de ilustrar
cómo Israel, que en ese
momento se encantaba
esparcido y aparentemente
sin esperanza, reviviría y
sería restaurado.
Ezequiel es un sacerdote de Jerusalén y deportado a
Babilonia el año 598 a.C., pero Dios ahora lo llama para
que sea también profeta ante su pueblo, en ambos
casos la elección era divina, es decir es Dios quien lo
elige.
Ezequiel 1:1 nos muestra dos cosas.
1) Que es Dios quién toma la
iniciativa no Ezequiel, y en este
proceso, dice Ezequiel: “la mano
del Señor vino sobre mí”.
2)
Encontramos que cuando Dios
escoge a una persona para algo
especial también lo CAPACITA
con su Espíritu Santo para que
pueda realizar esa obra.
¿QUÈ REPRESENTABAN ESOS HUESOS?
Cómo bien sabemos, la Biblia
se explica a sí misma,
dejemos que sea ella misma
quien nos responda la
pregunta.
La respuesta la encontramos
en el vers.11.
Dios le dice: “Estos
huesos son la casa de
Israel”
Si Dios le dice a Ezequiel que los huesos representan a
la “casa de Israel”, ¿será que es así, o no?
Esto lo digo porque tenemos la costumbre de poner en
duda lo que Dios dice en su Palabra.
Verso 2 dice: Me hizo pasar
entre ellos, y vi que eran
MUCHICIMOS sobre el
campo, y secos en GRAN
MANERA.
Aquí hay dos cosas para
resaltar: “muchísimos” y
en “secos” en gran manera”.
El “campo” representa a
Babilonia, y “muchísimos” el
gran numero de Israelitas
que fueron deportados.
Analicemos la palabra
“Muchísimos”.
Cuando Jacob llego a Egipto con su
familia eran solamente 70
personas (Génesis 46:27).
¿Si eran tan solo 70, cómo es que
ahora eran “muchísimos”?
La respuesta la encontramos en la Biblia
Léase Gén.26:4.
Como era un pueblo bendecido (Exo.1:7) nos dice: “los
israelitas crecieron y se multiplicaron. Se
aumentaron y fortalecieron en extremo, y llenaron el
país.
Luego viene la opresión para frenar su aumento, pero
“cuanto más los oprimían, TANTO MÀS SE
MULTIPLICABAN y CRECÌAN” (vers.12).
Hasta tal punto que cuando
salieron de Egipto camino a
Canaán su numero había
aumentado hasta llegar a
“600.000 hombres, sin
contar los niños (Exo.12:37).
Recordemos que no se contaban
las mujeres ni los niños,
solamente los varones mayores
de 20 a 50 años.
Y ¿Cómo LO SABEMOS?
Léase Números 1:3.
Total que esos “600.000 hombre” sumarían con las
mujeres y los niños más los varones mayores de 50
años aproximadamente de 3 a 4 millones de personas.
Ahora, el éxodo se llevo a cabo en el año 1440 a.C. Y
Ezequiel escribía su libro en el 570 a.C. Hubo un
intervalo de 870 años entre el Éxodo y la época en que
Ezequiel escribió el libro .
Desde que Jacob entró en Egipto con 70 personas, hasta
el Éxodo transcurrieron 215 años, y en ese periodo
aumentaron según la Biblia 599.930 personas.
¿A cuantas personas habría ascendido
ahora el pueblo de Israel contando con
la bendición de Dios durante 870 años?
No lo sabemos, pero el texto dice que los “huesos
eran muchísimos”.
Durante dos ocasiones los hombres trataron de impedir el
aumento de este pueblo singular, y de esta manera impedir
que la bendición de Dios sobre este pueblo no se
cumpliera.
1) Lo hizo Faraón en Egipto (Exo.1:10-14;15,16;22)
2) Después Balac contrató a Balaán para que maldijera al
pueblo de Israel, pero este dijo: “Yo recibí bendición. Él
bendijo, no podré revocarla” (Léase Números 23:19,20.
¿Cuál era el secreto para que el
pueblo de Israel creciera tanto?
1 Crónicas 17:27.
“Porque lo que tu bendices, oh Señor, queda
bendito para siempre”
Analicemos ahora la otra palabra
“SECOS EN GRAN MANERA”.
Como dice Dios: “todos estos
huesos son la casa de Israel”.
Primero. Se refiere no solamente a
los que estaban en exilio, sino
también a los que quedaron allí.
Segundo. Se refiere a los que estaban
vivos biológicamente, pero que
estaban muertos espiritualmente.
¿CÓMO ENTENDEMOS ESTO?
¿A Dios le interesan los muertos
biológicamente, o los vivos
que están muertos
espiritualmente?
A Dios le interesan los vivos
biológicamente porque los
muertos biológicamente, están
así, muertos. Y ya no se puede
hacer nada por su salvación.
Juan 3:16 dice:
“Porque tanto amó Dios al
mundo, que dio a su Hijo único,
para que todo el que crea en él no
perezca”.
Eclesiastés 9:5,6 dice:
“Los muertos nada saben”,
“Nunca más participan en nada
de lo que se hace bajo el sol”.
Por lo tanto, los muertos no
pueden “creer”, la Biblia dice que
“nada saben, y no participan en
nada de lo que se hace bajo el
sol”
Al muerto biológicamente
no se le puede hablar de
Dios, porque el no puede
creer, esta muerto
biológicamente.
Los muertos NO PUEDEN
DECIDIR
Por tanto, los “huesos secos
en gran manera”, no se
refiere a los muertos
biológicos sino a los vivos
biológicamente pero que
están muertos
espiritualmente.
Los vivos si pueden decidir
pero están
desconectados de Dios
¿CUAL ERA LA SITUACIÓN REAL DEL PUEBLO DE
ISRAEL?
1) La violación del sábado.
Éxodo 16:4, 27,28.
Cuando tuvieron hambre Dios les dio el
mana diariamente, excepto el sábado, y
Dios les dice: (Verso 4) para que yo los
pruebe, si anda en mi ley , o no. (27) “A
pesar de todo esto, algunos del pueblo
salieron en el séptimo día (sábado)
a juntar, y no hallaron nada. Y el Señor
dijo a Moisés: (28) “Hasta cundo os
negaréis a guardar mis
Mandamientos y mis leyes”
Recogiendo maná en el
día sábado, lo que
ocasionó el disgusto del
Señor.
2)
Los matrimonios
mixtos.
Léase Deut.7:1-4.
Esto fue la causa principal de
idolatría 1 Reyes 11:1-4.
Por amor a estas mujeres paganas
Salomón se degradó más y más en
la idolatría y por ende en el
pecado.
¿Si esto hacía el rey, que haría el
pueblo, incluyendo sacerdotes
Léase Esdras 9:1,2.
3)
Idolatría en todas
sus formas
1 Samuel 8: 8.
“Conforme a todas las obras
que han hecho desde que
los saqué de Egipto, que me
han abandonado para
servir a otros dioses”
Léase Éxodo 32:4-6.
En estos dos textos aparecen dos palabras que nos
hablan del comportamiento continuo de Israel:
¿Cuáles son esos dos textos?
“Han hecho desde que
salieron de Egipto” y “hasta
cuando os negaréis a guardar
mis Mandamientos y mis
normas”.
El pueblo tenía un coraza duro para creer y obedecer,
pero cuando ellos aceptaban al Hijo de Dios como su
salvador ocurría un cambio:
“Os daré un corazón
nuevo, y pondré un
espíritu nuevo dentro de
vosotros. Quitaré de vuestra
carne el corazón de piedra, y
os daré un corazón de
carne” (Ezequiel 36:26).
En el tiempo del Profeta
Ezequiel era tanto el
pecado de Israel
principalmente contra la
observancia del sábado y
la idolatría que Dios
permitió que fueran
llevados cautivos a
Babilonia para que se
corrigiera.
Así como sucede hoy en la
iglesia, que muchos se
conforman con ser
bautizados, que sus
nombres figuren en el libro
de la iglesia, venir al culto
con regularidad, y aún
hacer otras cosas para Dios
esporádicamente, pero,
aunque eso es necesario
hacer, no es suficiente.
Jesús dijo: “ alegraos de
que vuestro nombre está
escrito en el libro de la
vida” (Luc.10:20).
Continua diciendo el
profeta Ezequiel. Y me
pregunto: “Hijo de Adán,
¿vivirán estos huesos?”
Respondí: Señor, el
Eterno, tú lo sabes
(Ezequiel 37:3).
Para nosotros como
humanos que somos,
damos por perdidos
muchos casos y nos
rendimos fácilmente, quizá
este era el caso de Ezequiel.
Para el hombre era
imposible que esos hueso
“secos en gran manera”
volvieran a vivir, pero lo
que para el hombre es
imposible es posible para
Dios.
Por su puesto que los Israelitas
recordaban como Dios les había
abierto el mar rojo, ¿como no podía
hacer que estos huesos volvieran a
4 Me dijo entonces: “Profetiza a estos
huesos, y diles: Huesos secos, oíd Palabra
del Señor.
5 Así dice el Señor, el Eterno, a estos
huesos: Yo infundiré aliento de viada en
vosotros y viviréis.
En Heb.”rùaj”, representa la energía
divina que anima a los seres vivientes.
Cuando Dios sopló en la nariz del
hombre aliento de vida (Gèn.2:7), no solo
proporcionó el oxigeno que llenó los
pulmones de Adán, sino que impartió
vida, a fin de que lo que había sido tejido
inanimado se convirtiera en cuerpo
viviente.
6 Pondré tendones sobre vosotros, os llenaré de carne,
os cubriré de piel, os daré aliento de vida, y viviréis.
Entonces sabréis que YO SOY EL ETERNO”.
CAMINO A EMAUS
7 Profetice, pues, como
me fue mandado. Y hubo
un ruido y un temblor
mientras yo profetizaba.
Y los huesos se
llegaron cada uno a su
hueso.
De la misma manera que hubo un
“ruido y un temblor” mientras que
Ezequiel profetizaba. Los dos
apóstoles desanimados dicen:
“¿No ardía nuestro corazón en
nosotros, cuando nos
hablaba?” (Luc.24:32).
8 Y al mirar, vi tendones sobre ellos, y la carne y la piel
los cubrió. Pero no había en ellos aliento.
9 Y me dijo: “Profetiza al aliento de vida, hijo de Adán,
y dile: Así dice el Señor, el Eterno: Aliento de vida, ven
de los cuatro vientos, y da aliento a estos muertos, para
que vivan”.
10 Profetice como me había mandado, y el aliento de
vida entró en ellos, y vivieron. Y se pusieron de pie, un
inmenso ejercito.
Del relato de esta parábola
podemos sacar la siguiente
conclusión.
1) Que el milagro se realiza
cuando obedecemos lo que
Dios nos manda.
2) Que la Palabra de Dios
tiene mucho poder. Y
3) Que el mayor milagro es el
de la transformación de la
vida humana.
EL MAYOR MILAGRO
Lo que más deseaba Dios
era ver en su pueblo, la
casa de Israel, una iglesia
verdaderamente
consagrada a él.
Canaán era un camino real,
por donde pasaban los
viajeros de diferentes
países.
¿Para que?
Para que pudiera realizar su
cometido, evangelizar al
mundo, porque para eso
coloco Dios a Abrahán en
ese sitio estratégico.
Lis israelitas eran precisamente eso
“huesos secos”, porque no estaban
haciendo la obra de Dios. Lo mismo
podemos ser nosotros, huesos secos, si
no hacemos lo que Dios quiere.
MUCHOS ESTÀN DORMIDOS, como
esta MUJER que REPRESENTA A LA
IGLESIA
Cuan diferente sería nuestra
vida si aprovecháramos
cada momento que Dios
nos da para conocerle más
como dice (Juan 17:3).
“Y esta es la vida eterna,
que te conozcan a ti, el
único Dios verdadero, y a
Jesucristo a quién tú has
enviado”.
Dios quiere que nos
relacionemos más
estrechamente con Él.
¿Cómo PODEMOS CONOCER A DIOS?
Obedeciendo la orden de Jesús:
“Escudriñad las Escrituras….
Ellas son las que dan
testimonio de mí” (Juan 5:39).
Como también tendríamos más
fortaleza espiritual si “oráramos
sin cesar” (1 Tes.5:17), pero
nuestras oraciones son tan
lánguidas que no encontramos
que decirle a nuestro Dios.
Dios nos ama tanto que estuvo dispuesto a dar a su Hijo por
nosotros, porque él no quiere que permanezcamos más como
“huesos secos”, pero parece que nosotros como el pueblo de
Israel, no lo hemos entendido.
Debiéramos tener tanta gratitud por lo que él ha hecho que
nuestras oraciones debieran contener los siguientes puntos.
1) Adoración y Alabanza.
2) Agradecimiento por todas las bendiciones que recibimos a
cada momento.
3) Pedirle perdón por todos nuestros pecados.
4) Interceder por los demás, por las autoridades que nos
gobiernan. Y
5) Ahora si, las peticiones personales.
Dios les dijo a los Israelitas
recién salieron de Egipto:
(1) “Si oyeres atentamente la voz
del Eterno tu Dios , y obras lo
recto ante sus ojos :
(2) Si prestas oído a sus
Mandamientos , y guardas
La condición para no ser
castigados es: “oír y
obedecer”. Pero nosotros
queremos no ser “castigados
desobedeciendo”.
todas sus normas, ninguna
enfermedad de las que envié a
los egipcios te enviaré a ti;
porque YO SOY el Eterno, tu
sanador” (Éxodo 15:26).
Note que Dios dice: “sus”,
todos los diez Mandamientos,
y “todas” sus normas.
Y el apóstol Pablo nos dice a nosotros los gentiles las
mismas palabra que les fueron dichas a los Israelitas:
“Si hoy oís su voz, no endurezcáis vuestro corazón”
(Hebreos 4:7).
Los israelitas, a pesar de que fueron amonestados vez tras ves, lo mismo
que nosotros, si no prestamos atención a la orden de Dios, estaremos
expuestos a los castigos mencionados en el texto Sagrado., por tener un
corazón duro para obedecer.
¿PORQUÈ TIENE DIOS EL MISMO MENSAJE PARA ELLOS
Y PARA NOSOTROS?
Sencillamente porque el Dios de los Israelitas, es el
mismo Dios de los gentiles ( Léase Hechos 17.26 y
4:12), por eso, Dios no tiene un Salvador para los judíos
y otro para los gentiles.
De la misma manera, Dios no tiene unos Mandamientos
para los Judíos, y otros para los gentiles
Dios ama tanto a Judíos como a
gentiles, Y “quiere que todos sean
salvos” (1 Timoteo 2:4).
El solo hecho de que estemos en el seno
de la iglesia, no quiere decir que
seamos salvos, porque si no hemos
aceptado a Jesús como nuestro salvador
personal, y no estamos obedeciendo
“sus Mandamientos” (Léase 1 Juan2:3),
estamos irremediablemente muertos,
semejantes a los huesos secos que vio
Ezequiel. (Léase lo referente a las diez
vírgenes (Mateo 25:1-10 y Mat.7:21-27).
Por lo tanto, los huesos “secos en
gran manera” representan a los
que no han aceptado todavía el
Evangelio de salvación, y seremos
semejantes a los que dicen “yo lo
conozco”, y “no guardan sus
Mandamientos, es mentiroso, y la
verdad no está en él” (1 Juan 2:4).
La respuesta la encontramos en
Juan 14:6:
“Yo Soy el camino, la verdad y la
vida”.
Por lo taño, la verdad es Jesús, lo
que quiere decir el apóstol Juan es
que el no guardar sus
Mandamientos equivale a no
tener a Jesús en el corazón.
Esto quiere decir que estamos
muertos, y como vimos
anteriormente, el pueblo de Israel
desobedecía a Dios básicamente
tres Mandamientos.
¿Quién ES LA
VERDAD?
Primero. El sábado.
Por favor léase Éxodo 16: 4-30. La
observancia del sábado era una
prueba para que: “yo lo pruebe, si
andará en mi Ley, o no” (vers.4).
Porque el Mandamiento del sábado
es el más difícil de guardar, si
usted guarda el “santo
sábado”(Isaías 58:13) como lo
llama Dios allí, será fácil obedecer
los otros nueve Mandamientos, si
desea Léalos todos en (Éxodo
20:3-17).
Segundo. Matrimonios mixtos.
En 2 Corintios Pablo nos da una orden (no una sugerencia) y
luego hace varias preguntas: «No os unáis en lazo con los
infieles, pues ¿qué asociación tiene la justicia y la iniquidad o
qué comunión tiene la luz con las tinieblas? o, ¿qué armonía
tiene Cristo con Belial, o qué tiene en común un creyente con
un incrédulo?» (2 Cor. 6:14-15).
Cuando un israelita se casaba con un “infiel” hacía
precisamente lo que Dios había dicho que no se debía hacer:
(1) Mezclaba la “justicia con la injusticia”, (2) mezclaba la
“luz con las tinieblas”, (3) hacía que armonizara “Cristo con
Belial”, (4) sus principios los rebajaba al nivel del
“incrédulo”, y al final su luz dejaría de brillar.
Tercero. La idolatría.
Por favor lee (1 Samuel 8:4-8).
El hecho de que el pueblo pidiera ser
gobernado por un rey humano como
lo tenían los pueblos paganos, Dios
lo interpreto como idolatría en
todas sus formas.
Los Judíos al no guardar el
sábado estaban violando
todos sus Mandamientos,
Léase por favor (Santiago
2:8-12).
En matemática ¿cuanto es 10
– 1? 9, ¿verdad?
En cuanto a los
Mandamientos, Santiago
nos dice que si guardamos
diez y violamos uno nos
quedan o. Por tanto, con
Dios es todo o nada, no hay
termino medio.
¿QUIÈN TENDRÀ LA RAZÒN?
La iglesia Católica obedece
ocho Mandamientos, otros
cristianos obedecen nueve.
Pero ¿cuantos ordena dios
que guardemos?
Léase Mat.5:17-19.
Todos los diez mandamientos de
lo contrario seremos como
“huesos secos”.
Para mi ha sido un placer compartir este tema con usted, lo
invito a entregar su vida a Jesús nuestro Salvador, y a que
“oiga aténtame la vos de Dios”.
Elevemos la siguiente oración: “Señor, gracias por tu amor,
porque a pesar que no lo merezco, quieres salvarme,
ayúdame por favor a hacer tu santa voluntad, que no este
más en el grupo de los huesos secos, vivifícame con tu
Santo Espíritu, en el Nombre de Jesús amen”.
Espero que haya sido de bendición para usted el tema que
hemos estudiado, y espero su opinión, no dude en escribir
al correo “todoesjesus @hotmail.com temas de fe”.
Descargar

Diapositiva 1