Eric Aragón Jiménez
1ºD
Imagen de este pajaro en peligro
de extincion
Gypaetus Barbatus
• El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es una
especie de buitre notablemente distinta de otras aves de
presa parecidas. Recibe su nombre por su costumbre de
remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas
para soltarlos después y comer la médula de su interior
una vez se han estrellado contra las rocas. Se trata de
una especie amenazada en amplias zonas de su
distribución, y en el continente europeo es un animal en
grave peligro de extinción que ha desaparecido de
varias regiones donde antes era abundante. En la
actualidad se le puede observar en el Principado de
Asturias, los Pirineos, los Alpes (donde ha sido
reintroducido) norte de África, el Gran Valle del Rift,
Sudáfrica, Grecia y desde Anatolia hasta los montes
Tian Shan y el Himalaya.
Descripción
•
•
•
La envergadura media de esta especie es de 2,5 m, es decir, de un
extremo al otro de las alas extendidas, pero aunque algunos ejemplares
pueden rozar los 2,8. su peso puede variar entre 4,5 y 7 kg no introduce la
cabeza y cuello en los cuerpos de animales muertos . Son características
de esta especie las alas largas y estrechas, la cola larga en forma de
rombo y el hecho de tener la cabeza recubierta de plumas, al contrario que
el resto de buitres. Esto se debe a que el quebrantahuesos, sino que es
una especie osteófaga (de hecho, es la única ave que se alimenta casi
exclusivamente de huesos): cuando los mamíferos carnívoros, cuervos y
otras especies de buitres han hecho desaparecer el resto del cuerpo, los
quebrantahuesos acuden y remontan el vuelo con huesos, sobre todo
largos, entre sus garras, que sueltan a gran altura para que se partan
estrellándose contra las rocas. Luego vuelven por ellos para devorar el
nutritivo tuétano de su interior. Se estima que un 75% de su dieta se
compone de lo que obtienen de los huesos de grandes animales. El resto lo
componen pellejos y restos de carne, y alguna que otra tortuga muerta,
previo despeñamiento de su caparazón. Se alimenta de huesos y otros
restos de animales muertos.
El color del plumaje varía enormemente con la edad, distinguiéndose hasta
4 coloraciones diferentes a lo largo de la vida del animal:
Los individuos de menos de un año tienen una coloración parda clara en el
vientre, marrón en la cara interna de las alas y la cola y negra en los
extremos de éstas, cabeza y dorso. En la espalda se observa un escudete
Descargar

Diapositiva 1