Astronautas en peligro
Una aventura real
de la que seréis protagonistas
Amparo Vilches y Daniel Gil
2007
De la emergencia planetaria
a la construcción
de un futuro sostenible
Una auténtica revolución
de la que vais a ser protagonistas
Exposición
De la emergencia
planetaria
A la construcción de un
futuro sostenible
Década de la educación
Por un futuro sostenible
(2005-2014)
Ésta es una exposición concebida para
ayudar a vencer el grave síndrome de
la rana hervida
¿Conocéis en qué consiste?
Si introducimos una rana en agua a temperatura
ambiente y vamos calentando poco a poco
La rana no percibe la gravedad de los cambios …
¡y acaba hervida!
¿Nos está pasando lo mismo
a los seres humanos?
¡Analicemos la situación y actuemos!
¿A qué
problemas ha de
hacer frente hoy
la humanidad?
¿Por qué se
habla de
emergencia
planetaria?
¿Qué
podemos
hacer?
¡Comencemos!
¿A qué problemas ha de hacer frente
hoy la humanidad?
¡Participemos
en la construcción de las respuestas!
Es preciso hacer un esfuerzo para no
olvidar ningún problema importante
porque, dada su interdependencia,
ignorar alguno puede bloquear el
tratamiento del conjunto.
Pasaremos ahora a comentar las
aportaciones realizadas en torno a
cuáles son los problemas
y sus estrechas vinculaciones,
que obligan a un tratamiento conjunto
Contaminación ambiental sin
fronteras con graves secuelas
¿Qué formas de contaminación
resultan más preocupantes?
Una contaminación pluriforme sin fronteras
Gases
nocivos
Residuos
nucleares
Vertidos
industriales
Vertidos
Urbanos y agrícolas
Contaminación
luminosa
Contaminación
acústica
Contaminantes Orgánicos
Permanentes
Cáncer
Cambio climático
Chatarra espacial
Conflictos
bélicos
Incremento efecto
invernadero
Hundimiento
de petroleros
(“accidentes”)
Lluvia ácida
Plásticos
Alergias
Metales pesados
Destrucción de
la capa de ozono
Destrucción de recursos
y ecosistemas
con graves secuelas
Contaminación
visual
Agotamiento y destrucción
de los recursos naturales
¿Qué recursos están en peligro?
Agotamiento y destrucción
Sumidero
gaseoso
Petróleo
Carbón
Yacimientos
minerales
Capa fértil
de los suelos
Sumideros
sólidos
Recursos pesqueros
Recursos
de agua dulce
Masa forestal
Gas natural
Sumideros
acuosos
de los recursos naturales
¿Dónde se potencian y resultan más
graves estos problemas, estrechamente
vinculados,
de
contaminación
y
agotamiento de recursos?
Urbanización creciente y desordenada
¿Cuáles son las consecuencias
de este crecimiento urbano?
Una urbanización desordenada y especulativa
Alta contaminación
Tiempos de desplazamiento
desorbitados
Destrucción
de terrenos agrícolas
Desconexión
con la naturaleza
Ocupación
de zonas de riesgo
Marginación
e inseguridad
¿Cuáles son las consecuencias globales de
los problemas que acabamos de analizar?
¿
O, si se prefiere, ¿qué otros problemas
aparecen asociados a los mismos?
Degradación de los ecosistemas
Los informes elaborados
para la ONU, por paneles de
expertos, alertan año tras año
de un deterioro generalizado
de los ecosistemas que
califican de devastador.
Explotación intensiva, incendios, contaminación,
urbanización desordenada … están destruyendo
todos los ecosistemas: bosques, praderas,
humedales, playas, arrecifes de coral…
Degradación de los ecosistemas
Especial atención merece el papel que juega en
esta degradación el incremento del efecto
invernadero y el cambio climático que está
generando, con consecuencias ya visibles:
 Disminución
de
los
glaciares y deshielo de los
casquetes polares
 Subida del nivel del mar
 Destrucción de humedales,
bosques de manglares, zonas
costeras habitadas
Un paréntesis necesario:
¡Bienvenido sea
el efecto invernadero!
El problema no está en el efecto
invernadero sino en su incremento y
el cambio climático que está
generando.
Pero, se afirma, “¡ya ha habido
otros cambios climáticos!”
¿Hasta qué punto no se trata de un
fenómeno natural?
El clima del pasado: Concentraciones de CO2 y
cambios de temperatura desde hace 400.000 años
Fuente: UNEP –IPCC (Petit-Jouzel)
Media 1961-90
375
ppmv
Incremento de desastres
Los desastres “naturales” se han multiplicado en pocas
décadas debido al incremento del efecto invernadero, la
deforestación, la desecación de las zonas húmedas, los
vertidos de petróleo, los residuos urbanos e industriales,
la ocupación urbana de zonas no adecuadas, etc.
El cambio climático, ya en marcha, se está traduciendo en
un aumento de fenómenos extremos: sequías, huracanes,
inundaciones, avalanchas de barro...
Pérdida de biodiversidad
Estamos envenenando suelos, aguas y aire, haciendo
desaparecer con contaminación, plaguicidas, herbicidas,
asfalto y cemento, miles de especies a un ritmo que
constituye una masiva extinción.
En consecuencia, el equilibrio de la biosfera puede
derrumbarse si seguimos arrancándole eslabones.
Es urgente interrumpir esta destrucción de biodiversidad,
que amenaza con arrastrar a la propia especie humana.
Destrucción de la diversidad cultural
La diversidad cultural, como señala Ramón Folch, es
“una dimensión de la biodiversidad” y su destrucción ha
de preocuparnos tanto o más que la desaparición de
especies vegetales o animales.
Porque esa diversidad es la garantía
de una pluralidad de respuestas a los
problemas a los que la humanidad ha
de hacer frente.
Esta diversidad cultural –patrimonio común de toda la
humanidad- se ve amenazada por la imposición forzada
de formas culturales, consideradas “superiores” o
“verdaderas”, que ignoran la riqueza que supone la
diversidad y mestizaje.
Pobreza, hambre y pandemias
La degradación ambiental tiene
graves consecuencias para miles de
millones de personas.
Cada año mueren en el mundo más
de 15 millones de niños por causas
relacionadas con el hambre.
El SIDA y otras muchas enfermedades infecciosas se
están cobrando millones de vidas y dejando millones de
huérfanos.
Muchas enfermedades infecciosas se agravan por
causas ambientales como la contaminación del agua.
Desertización
Los informes sobre los "Recursos del Planeta" alertan de
un deterioro generalizado de los ecosistemas que
califican de devastador, abocado a la desertización y a la
propia desaparición de la especie humana.
Esta desertización –que es urgente frenar- es el resultado
terminal de la explotación intensiva, los incendios, la
contaminación, el aumento de temperatura...
¿A qué comportamientos, individuales y
colectivos podemos atribuir esta situación?
¿En qué medida somos responsables?
Foto: Rodrigo Mascarell
Causas de esta situación
de auténtica emergencia planetaria
¿Cuáles pueden ser las causas de este conjunto
de problemas estrechamente interconectados?
¿Qué otros problemas subyacen?
Apuesta por el crecimiento indefinido
Desde la segunda mitad del siglo XX,
se ha producido un crecimiento
económico global sin precedentes.
La producción de bienes, por ejemplo,
ha sido muy superior a la que había
tenido lugar desde el comienzo de la
civilización hasta 1950.
Ese crecimiento continuo en el uso de recursos en un
planeta finito es como un cáncer que degrada el medio físico
y amenaza con su destrucción.
Dicho crecimiento aparece asociado con el hiperconsumo.
Hiperconsumo
Los 20 países más ricos del mundo
han consumido en el último siglo
más naturaleza, es decir, más
materia prima y más recursos
energéticos no renovables, que
toda la humanidad a lo largo de su
historia y prehistoria.
Y no podemos olvidar que para una cuarta parte de la
humanidad, que vive con menos de un dólar al día,
“aumentar su consumo es cuestión de vida o muerte y un
derecho básico” (Gordmier, 1999).
Conectamos así con el problema de la explosión
demográfica.
Explosión demográfica
Desde mediados del siglo XX han nacido más seres
humanos que en toda la historia de la humanidad.
Como
consecuencia,
la
población actual precisaría
de los recursos de más de
“tres Tierras” para alcanzar
un nivel de vida semejante al
de los países desarrollados.
El consumismo de una quinta parte de la
humanidad y una explosión demográfica que
continúa
se
traducen
en
desequilibrios
insostenibles.
Desequilibrios
1200 millones de personas de los más de 6000 millones
que habitan la Tierra consumen más de lo que necesitan
mientras que una cantidad idéntica padece literalmente
hambre y carece de condiciones higiénicas, de atención
médica, de educación …
Con palabras de Mayor Zaragoza (1987): “El 18% de la
humanidad posee el 80% de la riqueza y eso no puede ser.
Esta situación desembocará en grandes conflagraciones,
en emigraciones masivas y en ocupación de espacios por
la fuerza”.
Conflictos y violencias
Guerras, con sus secuelas de carreras armamentistas y
destrucción, sin duda el peor atentado a la sostenibilidad
Migraciones masivas, terrorismo, actividades de las mafias
y de empresas transnacionales que imponen sus intereses
particulares escapando a todo control democrático
¡Pero la principal violencia es la pobreza extrema en sí!
Anteposición miope de los intereses
particulares a corto plazo
Las causas señaladas responden a una defensa miope de “lo
nuestro” (nuestra familia, nuestro clan, nuestro país, nuestra
especie,...) sin pensar en los otros ni en las generaciones
futuras.
Una actitud criticable por razones éticas y por constituir la
expresión de un egoísmo poco inteligente, que no toma en
consideración las consecuencias, para nosotros mismos, de
las acciones guiadas por intereses particulares inmediatos…
que generan degradación y desequilibrios insostenibles
¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros,
junto a otros?
¿Qué medidas es necesario adoptar
para hacer posible un futuro sostenible?
Una amplia literatura muestra que se
precisan y son posibles, medidas:
científico
tecnológicas
educativas
políticas
Y que todas son igualmente imprescindibles y
deben plantease unificadamente
La sostenibilidad
como concepto unificador
de las medidas a adoptar
"El desarrollo sostenible es el desarrollo
que satisface las necesidades de la
generación presente sin comprometer la
capacidad de las generaciones futuras
para satisfacer sus propias necesidades"
(CMMAD, 1988).
Medidas científico - tecnológicas
¿Qué investigaciones e
innovaciones tecnocientíficas
promover?
Medidas tecnocientíficas
Priorizar necesidades básicas:
Fuentes de energía limpia
Incremento de la eficiencia
Gestión sostenible del agua
Obtención de alimentos
Investigando y
aplicando siempre
el principio
de prudencia
Prevención y tratamiento de
enfermedades
Logro de una maternidad y
paternidad responsables
Reducción de desastres… con
¡Y sin olvidar
que no basta
la tecnología!
Pero no todo es consenso …
¿Cuáles son
las cuestiones debatibles?
¿Es la energía nuclear una
“solución verde”, dado que no
contribuye al efecto invernadero?
(Lovelock, 2004)
Debates como los señalados no
tienen una respuesta exclusivamente
tecnocientífica
sino que implican opciones éticas …
y ello nos remite a las medidas
educativas
Medidas educativas
¿Qué educación necesitamos?
Foto: Rodrigo Mascarell
Necesitamos una educación
Que contribuya a una
correcta percepción de la
situación del mundo, sus
causas y medidas que se
requiere adoptar.
Que haga comprender que la búsqueda de
intereses particulares a corto plazo es también
perjudicial para uno mismo.
¡Y que no hay solución para nadie sin solidaridad!
La educación que necesitamos
Ha de mostrar lo que cada cual puede hacer,
junto con otros, en los distintos ámbitos y
ayudar a ponerlo en práctica:
Consumo responsable (las tres R)
Comercio Justo
“Activismo ciudadano ilustrado”…
que remite a las medidas políticas
Pero, ¿tienen importancia las acciones
individuales?
Comentad la siguiente proposición: "los
problemas de agotamiento de los recursos
energéticos y degradación del medio son
debidos, fundamentalmente, a la actividad
de las grandes industrias; lo que cada uno
de nosotros puede hacer al respecto es,
comparativamente, insignificante".
Cálculos bien sencillos muestran
que, por ejemplo, las pequeñas
reducciones
individuales
de
consumo energético,
multiplicadas por los millones de
personas que en el mundo pueden realizar
dicho ahorro,
suponen cantidades ingentes de energía,
con su consiguiente reducción de
contaminación ambiental.
Y es preciso contemplar, además, la acción
ciudadana de cada cual.
¿Qué medidas políticas
podemos y debemos promover
para contribuir a un futuro
sostenible?
Medidas Políticas “Glocales”
La cooperación
la solidaridad
El rechazo del
unilateralismo
para
Impulsar instituciones
que eviten la imposición
de valores e intereses
particulares, nocivos
para la población actual
o generaciones futuras
Lograr un
nuevo orden
mundial, una
auténtica
globalización
basada en
La Universalización
de los derechos
humanos
El respeto
y promoción
de la
diversidad
Y por encima de todo…
El conjunto de medidas contempladas ha
de estar dirigido a la universalización de
los derechos humanos
como objetivo y como requisito de un
futuro sostenible.
Los derechos democráticos
opinión, reunión, asociación…
de
Constituyen una condición sine qua
non para la participación ciudadana
en la toma de decisiones que afectan al
presente y futuro de la humanidad.
Igualmente esenciales para la sostenibilidad
son los Derechos económicos, sociales y
culturales al trabajo, a la vivienda, a la salud,
a la educación, al descanso…
¿Se puede exigir a alguien
que no contribuya a
destruir un bosque…
si ése es su único recurso
para alimentar a sus hijos?
Y resulta esencial promover los nuevos
Derechos de solidaridad orientados
específicamente a la sostenibilidad:
A la paz
A un ambiente saludable
A un futuro sostenible…
y satisfactorio para todos
Se precisa una revolución cultural,
que exige
Planteamientos
puramente locales,
puntuales
y a corto plazo
Indiferencia hacia
un ambiente
considerado
inmutable
Romper
con
Ignorar
la propia
responsabilidad
Búsqueda
de soluciones
contra los otros
Haremos así posible un futuro sostenible
¡Contribuyendo a crear un clima
de implicación generalizada!
¡Sumándonos a la Década
de la Educación para un
futuro sostenible (20052014)!
¡Actuando como activistas
ilustrados, que estudian e
impulsan la adopción de
las medidas necesarias!
Podemos encontrar información
en la web dedicada a la Década:
www.oei.es/decada
Aquí acaba la exposición
¡Ahora la palabra es vuestra!
¡Gracias por vuestro trabajo!
Exposición preparada por:
Amparo Vilches, Daniel Gil Pérez,
Juan Carlos Toscano, Óscar Macias,
Isabel Martins, João Praia, Patrícia Sá
Organización de Estados
Iberoamericanos para la Educación
la Ciencia y la Cultura (OEI)
Descargar

Presentación con comentarios