Hacia el Domingo 14 del Tiempo Ordinario
HACIA EL DOMINGO 14 del TIEMPO ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 30 de junio al Domingo 6 de julio
Hacia el Domingo 14 del Tiempo Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo con el Papa Francisco
 Una manera de Orar
Orar en la Casa: El rincón de Oración
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Mateo
Capítulo 11, versículos 25-30
“En esa oportunidad, Jesús dijo: «Te alabo, Padre,
Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado
estas cosas a los sabios y a los prudentes y
haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque
así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi
Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así
como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a
quien el Hijo se lo quiera revelar.
2
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados,
y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y
aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de
corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es
suave y mi carga liviana”.
3
LUN 30
MAR 1
El Padre
El día de hoy, nos ponemos en presencia del Padre a
través de la Palabra de Dios que la Iglesia nos invita a
meditar. Vuelvo a leer el pasaje varias veces, hasta
escucharlo verdaderamente. Imagino al Padre al final del
camino, esperándome. Saboreo esta presencia, humilde y
amante, amorosa. Luego, siento cómo Dios, el Padre, me
toma en sus brazos. Resisto las comparaciones
inmediatamente humanas. El Padre no es mi padre de
sangre. Me lleno de esta presencia. Aprendo de Él en este
instante cómo dar lo que me gusta recibir. Recibo dentro
de mí lo que me dice la oración.
El Hijo
El día de hoy, nos ponemos en presencia del Hijo que
habla, misteriosamente, tanto en el Evangelio como en
nuestras vidas. Oigo su voz y saboreo su presencia tal
como la encuentro, con frecuencia al azar, a la vuelta de
la esquina, del Evangelio, de un encuentro, de una
alegría o de un dolor. Lo reconozco amable y humilde de
corazón… Busco entonces lo más hermoso que tengo
para dar: una capacidad de amar, incondicionalmente,
prueba de que la vida es más fuerte que la muerte.
Entonces, me ofrezco al servicio del amor. Para lograrlo,
recibo dentro de mí lo que me dice la oración.
4
MIÉ 2
Sabios y prudentes
5
JUE 3
Hoy en día, el mundo valora ciertas formas de éxito
(escolar, profesional) algunas veces provocando muchos
convencionalismos. El éxito y los convencionalismos son
malos consejeros cuando empujan a la gente inteligente
a creer que es infalible. Cristo, por su parte, nos llama a
poner nuestros talentos al servicio del bien común. Es
por ello que podemos decir sin temor: Toma, Señor, y
recibe toda mi libertad, mi memoria, mi inteligencia y
toda mi voluntad… Recibo dentro de mí lo que me dice la
oración.
6
Todos ustedes
El día de hoy, tratemos de dar cuenta de nuestra fe en
contextos muy variados, con frecuencia contra viento y
marea… Frecuentamos mucha incredulidad y las mentes
científicas solo creen lo que han verificado. Tomás, a quien
festejamos hoy, forma parte de estas personas que nos
atraen pues se nos asemejan tanto: incrédulas y creyentes.
Fue Tomás quien, ante la evidencia de Cristo Resucitado,
dejó escapar el grito desde el corazón: “Señor mío y Dios
mío”. Con él, como él, dejemos que brote en nosotros lo
que nos quiere decir la oración.
7
VIE 4
SÁB 5
La carga
El día de hoy, cuando se acerca un fin de semana de descanso,
tomemos el tiempo necesario para depositar lo que ha sido
pesado y duro en el transcurso de esta semana… Miremos de
frente lo que ha sucedido para ver ante Dios lo que nos pesa (la
carga). “Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la
firmeza de mi espíritu” (Salmo 51). Tomemos también tiempo
para releer el Evangelio del domingo próximo para entrar en él
reconfortados: “Vengan a mí todos los que están afligidos y
agobiados”. Consideremos el alcance y el peso de estas palabras,
y recibamos dentro lo que nos dice la oración.
El descanso
El día de hoy, aprovechemos el día de descanso para ver cómo los
pasatiempos, el tiempo libre y de relajación, encuentran su lugar
en nuestro día a día. Después de identificar lo que nos aflige,
tratemos de medir lo que nos aligera, lo que nos hace más fácil la
vida, lo que nos hace felices. También sabemos que la felicidad no
está en las cosas ni en los bienes sino en una relación. Nuestro
secreto de creyentes tiene algo que ver con esto. Entremos pues
en este fin de semana como en un tiempo necesario y suficiente
para encontrar reposo y paz y recibir dentro lo que nos dice la
oración.
8
DOM 6
Cristo paciente y humilde de
corazón
El día de hoy, escucharemos decir a Cristo: “yo soy paciente y
humilde de corazón”. El silencio de Dios durante la Pasión nos remite
sin cesar a estas palabras. Pueden ayudarnos a encontrar, en
cualquier circunstancia, nuestro propio camino de libertad interior y
de paz más allá de cualquier desdicha, tristeza, carga pesada y
sufrimiento. Recibamos estas Palabras de Dios: “Vengan a mí todos
los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre
ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde
de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi
carga liviana”. Dejemos conmover por este llamado de Cristo y
pongámonos en marcha por el camino de la oración.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
9<
>
Z
X
C
V
B
N
M
,.-
Oremos: para que la práctica del deporte
sea siempre una ocasión de fraternidad y de
crecimiento humano.
11
Una manera de
terminar la oración
ORAR EN LA CASA
Al término de un tiempo de oración, san Ignacio propone
hablar a Dios “Así como un amigo habla a otro, o un siervo
a su señor. Cuando pidiendo alguna gracia, cuando
culpándose por algún mal hecho, cuando comunicando sus
cosas, y queriendo consejo en ellas”. (Ejercicios
Espirituales, 54).
Esta semana, ¿por qué no decorar la casa con un pesebre
del verano que ponga en escena la invitación de Jesús
“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados”?
Para ello, elijamos una hermosa imagen de Jesús: un
ícono, una reproducción de una pintura, una bella imagen
de su rostro… Luego, dispongamos figurines o retratos
(fotos de amigos o de seres queridos, imágenes de
actualidad) que representen personas que sufren o a
quienes les cuesta trabajo avanzar y esperar en la vida.
12
13
ORAR EN LA CASA
Dispongamos estos personajes más o menos lejos de
Jesús, pero siempre volviéndose hacia él, como en
marcha hacia él. Una decoración, como para el pesebre
de Navidad, puede simbolizar caminos, ciudades,
lugares de vida donde habitan estas personas. Cada
noche, oremos al Señor confiándole a las personas así
representadas haciendo que vayan avanzando hacia el
Señor.
14
“Por haber ocultado estas cosas a los
sabios y a los prudentes”
San Mateo 11, 25
15
Ahora que se acercan las vacaciones escolares, la
alabanza de Jesús a su Padre celebrando a los humildes a
quienes se revela el misterio del Reino, en detrimento de
los sabios y los prudentes a quienes se les oculta,
resuena curiosamente en nuestros oídos. ¿Por qué ir a la
escuela si el conocimiento y la ciencia alejan de Dios? Sin
embargo, la fe y la razón no se excluyen mutuamente:
las dos se iluminan una a la otra. Benedicto XVI en
particular no dejó de recordárnoslo.
Creer no es sinónimo de infantilización. La fe hace crecer en
libertad y en conciencia. Para convencerse de ello, basta ver la
pedagogía que Jesús despliega respecto a sus discípulos para lograr
que comprendan el misterio del Reino de Dios. Pero quienes
pretenden saberlo todo, quienes se consideran -o quienes nos
consideramos- sabios, tendremos dificultad en recibir el misterio
del Reino pues este último viene a conmocionar de tal manera las
lógicas humanas: los primeros serán los últimos, los humildes los
más grandes, las prostitutas a la cabeza en el Reino…
Aprovechemos las vacaciones para poner nuestra inteligencia bajo
la educación de Dios. ¡Buena revisión a todos!
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1