Costaleros (de costal) son los que llevan una
gran carga. En unos casos personas muy
sufridas por las circunstancias de la vida, en
otros personas dispuestas a cargar con su vida
cristiana la Cruz de Cristo.
“Venid a mí todos los que estáis cansados y
agobiados, que yo os aliviaré. Cargad con mi
yugo... mi yugo es llevadero y mi carga ligera”
(Mt 11, 28-30)
Jesucristo nos pide a todos que carguemos con
la cruz de cada día y le sigamos. La cruz de cada
día es la carga más grande que tenemos (Mt 10,
38). Esa cruz es el trabajo, una enfermedad, un
defecto, etc. El que no carga con la cruz de
Cristo pierde el tiempo cargando con un Paso.
Algunas veces el público aplaude por el Paso, la
imagen, la forma de llevarla, el sitio, el momento.
No olvidemos que nuestra paga está en Dios.
A la gente le gusta que mezan el paso con
suavidad y cariño, pero a la Virgen le gusta sobre
todo que sigamos a su hijo Jesús.
El buen costalero
siempre está
dispuesto a
trabajar por el
evangelio en
favor de los
demás.
Descargar

Diapositiva 1