Dios está
con
nosotros
en todo
momento
y en todo
lugar, y
quiere
que
hablemos
con Él.
Dios está
siempre
dispuesto a
escucharnos.
Puedo
dedicarle
un
momento
especial
de oración
antes de
dormir.
Puedo
contarle
algo que
sea
importante
para mí.
Puedo
agradecerle
por los
alimentos
que recibo
cada día.
Puedo
contarle
cuando me
siento triste
por algo que
me sucedió.
Puedo
pedirle que
cuide de
los que me
aman.
Puedo
visitarle
en el
Sagrario y
abrirle mi
corazón.
Ahora dedícale a Dios una oración
y Él te dará Su bendición.
Descargar

Diapositiva 1