El Utilitarismo
Liceo Nº1 Javiera Carrera
Jeremías Bentham
Dpto. de Filosofía
1748-1832
Prof: Mariela Becerra
“La máxima felicidad posible para el mayor número de
personas”
Jeremy Bentham
Fue reconocido como niño prodigio por su padre al encontrarlo en su escritorio
leyendo varios volúmenes de la Historia de Inglaterra. A los tres años leía tratados,
tocaba el violín con cinco, estudiaba latín y francés. A los 12 años ingresó a la
Universidad de Oxford y a los 19 trabaja como abogado. Enseguida se mostró
crítico con la educación de su tiempo y con la práctica jurídica, dedicándose por
completo a las tareas intelectuales . Dotado de una fuerte personalidad a lo largo de
su vida escribió largos manuscritos donde proponía ambiciosas ideas de
reformas sociales
Las teorías del placer y la felicidad desaparecidas por siglos
reaparecen con los filósofos ingleses de fines del siglo XVIII y
primera mitad del XIX.
La sociedad de esa época está marcada por la Revolución
Industrial que se inicia en Gran Bretaña y pronto se extiende a toda
Europa, con grandes injusticias, explotación indiscriminada de
hombres, niños y mujeres
Jeremías Bentham no sólo fue filósofo, sino también un
filántropo que quiso mejorar las condiciones de vida del
pueblo .Este carácter altruista de su teoría de la felicidad
es su mayor aporte ya que las anteriores teorías sólo se
plantean frente a la felicidad de manera individualista
Principio de Utilidad
“Se llama principio de utilidad al principio que aprueba o
desaprueba una acción cualquiera según la tendencia que
ésta parece tener a aumentar o disminuir la felicidad de la
parte interesada”
John Stuart Mill, gran filósofo, discípulo de Bentham y otro insigne
representante del utilitarismo dice :”La moral utilitarista reconoce
en el ser humano el poder de sacrificar su propio bien por el bien
de otros. Sólo rehúsa admitir que el sacrificio sea un bien por
sí mismo. Un sacrificio que no aumenta ni tiende a aumentar la
suma total de la felicidad, lo considera desperdiciado. La única
renunciación que aplaude es la devoción a la felicidad o alguno de
los medios para conseguir la felicidad de los demás”
El Utilitarismo establece un sistema moral aparte de la
revelación divina y la moral bíblica.
En otras palabras, el utilitarismo proveyó una forma
para que las personas vivieran vidas morales aparte de
la Biblia y sus indicaciones.
La razón, antes que la revelación, era suficiente para
determinar la moral
Problemas del Utilitarismo.
+El Fin justifica los medios. Ya que si una acción
reporta utilidad basta para que sea valiosa
+ Desprotección a los derechos de las
minorías
+La posibilidad de equivocarse en la predicción de las
consecuencias que tenga una acción
Benjamín Franklin es señalado como la figura más
representativa del utilitarismo. Franklin consideraba que
el mundo estaba estructurado inteligentemente, con
vistas a asegurar el bienestar del hombre, con la simple
condición que cumpliera ciertas elementales
prescripciones para lograr el éxito
Franklin decía: “El sentido del ahorro , la laboriosidad, la
honradez y la escrupulosidad en el cumplimiento de las
obligaciones contractuales son las mejores virtudes y si
se ponen todas ellas en práctica permitirán a cualquier
joven humilde abrirse camino en el mundo”
Franklin buscaba cultivar su carácter mediante un plan de trece virtudes que desarrolló
cuando tenía 20 años (en 1726) y que continuó practicando de una forma u otra por el
resto de su vida. En su autobiografía, él lista sus trece virtudes como:
Temperancia: No comas hasta el hastío, nunca bebas hasta la exaltación.
Silencio: Sólo habla lo que puede beneficiar a otros o a ti mismo, evita las
conversaciones insignificantes.
Orden: Que todas tus cosas tengan su sitio, que todos tus asuntos tengan su momento.
Resolución: Resuélvete a realizar lo que deberías hacer, realiza sin fallas lo que
resolviste.
Frugalidad: Sólo gasta en lo que traiga un bien para otros o para ti; por ej. no
desperdicies nada.
Industria: No pierdas tiempo, ocúpate siempre en algo útil, corta todas las acciones
innecesarias.
Sinceridad: No uses engaños que puedan lastimar, piensa inocente y justamente, y, si
hablas, habla en concordancia.
Justicia: No lastimes a nadie con injurias u omitiendo entregar los beneficios que son tu
deber.
Moderación: Evita los extremos; abstente de injurias por resentimiento tanto como creas
que las merecen.
Limpieza: No toleres la falta de limpieza en el cuerpo, vestido o habitación.
Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
Castidad: Frecuenta raramente el placer sexual, solo hazlo por salud o descendencia,
nunca por hastío, debilidad o para injuriar la paz o reputación propia o de otra persona.
Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.
Descargar

Diapositiva 1