¿Creen que los
Comparemos
nativos
esta declaración
consideraban estos
de Carpentier
árboles “la mayor
con una de las
maravilla del
primeras
mundo”?
entradas del
¿No eran
diario de
precisamente los
Cristóbal Colón,
europeos, por
casi quinientos
contraste con lo que
años antes.
había en Europa,
Su referente es la
los únicos que
misma
podían considerar
naturaleza
que esta naturaleza
caribeña:
era “maravillosa”?
“Y tuvo que ser un pintor de América, el
cubano Wilfredo Lam, quien nos enseñara la
magia de la vegetación tropical, la
desenfrenada Creación de Formas de
nuestra naturaleza” (prólogo a El reino de
este mundo)
“Y vide muchos árboles muy diformes de los
nuestros, d'ellos muchos que tenían los ramos de
muchas maneras y todo en un pie, y un ramito es de
una manera y otro de otra; y tan disforme, que es la
mayor maravilla del mundo cuánta es la diversidad
de la una manera a la otra”.
(Cristóbal Colón, Diario, entrada del
16 de octubre de 1492)
Problema del concepto de
“lo real maravilloso”
 La noción de “lo real maravilloso” tiene como finalidad
desmarcarse de Europa (conseguir la “independencia cultural” de
Latinoamérica); sin embargo,
 su principal marco de referencia es Europa. En efecto, “lo real
maravilloso” sólo cobra sentido:
 en relación con Europa; o, peor aún:
 a partir de una visión del mundo logocéntrica y
fundamentalmente occidentalizada... (un par de citas al
respecto)
 Cabría entonces preguntarse: ¿es la realidad americana (el
referente) la causante de la “revelación” de “lo real maravilloso”
en Carpentier, o más bien su enorme cultura libresca?
(Declaraciones a César Léante, 1964, “Confesiones sencillas
de un escritor barroco,” en Helmy Siacoman (ed.). Homenaje
a Alejo Carpentier. New York, Las Américas, 1970, 21)
“Me
“Me pareció
pareció una
una tarea
tarea vana
vana mi
mi esfuerzo
esfuerzo surrealista.
surrealista. No
No iba
iba aa añadir
añadir
nada
nada aa este
este movimiento.
movimiento. Tuve
Tuve una
una reacción
reacción contraria.
contraria. Sentí
Sentí
ardientemente
ardientemente el
el deseo
deseo de
de expresar
expresar el
el mundo
mundo americano.
americano. Aún
Aún no
no
sabía
sabía cómo.
cómo. Me
Me alentaba
alentaba lo
lo dificil
dificil de
de la
la tarea
tarea por
por el
el desconocimiento
desconocimiento
de
de las
las esencias
esencias americanas.
americanas. Me
Me dediqué
dediqué durante
durante largos
largos años
años aa leer
leer
todo
todo lo que podía
podíasobre
sobreAmérica,
América,desde
desdelaslasCartas
Cartas
de de
Cristóbal
Cristóbal
Colón,
Colón, pasando
pasando por
porelelInca
IncaGarcilaso
Garcilaso
hasta
hasta
loslos
autores
autores
del del
siglo
siglo
dieciocho.
dieciocho. Por
Por el
el espacio
espaciode
deunos
unosocho
ochoaños
añoscreo
creoque
que
nono
hice
hice
otra
otra
cosa
cosa que leer
leer textos
textosamericanos.
americanos.América
Américaseseme
mepresentaba
presentabacomo
comouna
una
enorme
enorme
nebulosa,
nebulosa,
que que
yo trataba
yo trataba
de entender
de entender
porque
porque
teníatenía
la oscura
la
oscura
intuición
intuición
de que de
mique
obramiseobra
iba asedesarrollar
iba a desarrollar
aquí, que
aquí,
ibaque
a ser
iba a ser
profundamente
profundamente americana.
americana. Creo
Creo que
que al
al cabo
cabo de
de los
los años
años me
me hice
hice una
una
idea
idea de
de lo
lo que
que era
era este
este continente”.
continente”.
El propio Carpentier parece confesar que “leyó” las
cosmogonías no europeas de las Américas a través
del prisma europeo (p. 43 del coursepack):
“Hay un momento, en el sexto canto de Maldoror, en que el héroe,
perseguido por toda la policía del mundo, escapa a ‘un ejército de agentes y
espías’ adoptando el aspecto de animales diversos y haciendo uso de su don
de transportarse instantáneamente a Pekín, Madrid o San Petersburgo. Esto
es ‘literatura maravillosa’ en pleno” (p. 14, último párrafo).
“Pero en América, donde no se ha escrito nada semejante, existió un
Mackandal dotado de los mismos poderes por la fe de sus contemporáneos, y
que alentó, con esa magia, una de las sublevaciones más dramáticas y
extrañas de la Historia. [De Maldoror] sólo queda una escuela literaria de
vida efímera. De Mackandal el americano, en cambio, ha quedado toda una
mitología” (p.15, al comienzo).
El propio Carpentier parece confesar que “leyó” las
cosmogonías no europeas de las Américas a través
del prisma europeo (p. 41 del coursepack):
“Prodigiosamente fidedignas resultan ciertas frases de Rutilio en
Los trabajos de Persiles y Segismunda, acerca de hombres
transformados en lobos, porque en tiempos de Cervantes se creía
en gentes aquejadas de manía lupina” (p. 41 del coursepack, 11).
“Pisaba yo una tierra donde millares de hombres ansiosos de
libertad creyeron en los poderes licantrópicos de Mackandal, a
punto de que esa fe colectiva produjera un milagro el día de su
Esto
que se relata
ejecución” (p.
42 es
dellocoursepack,
12).en el capítulo VIII de El
reino de este mundo.
“Pisaba yo una tierra donde millares de hombres ansiosos de
libertad creyeron en los poderes licantrópicos de Mackandal, a
punto de que esa fe colectiva produjera un milagro el día de su
ejecución”.
Descargar

Document