Oremos escuchando “Jesús se
entregó” de Tomás L. de Victoria
Regina
Jerusalén, la ciudad del ENCUENTRO
(“Hipapanto”=Dios y la Humanidad se encuentran)
Jesús es Presentado al Templo (fiesta de la Candelera)
Las imágenes son
de Andrea MANTEGNA
(sXV) pintor italiano del
Renacimiento
Lucas 2,22-40 Cuando llegó el tiempo de la
purificación, según la ley de Moisés, los
padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para
presentarlo al Señor, de acuerdo con lo
escrito en la ley del Señor: "Todo primogénito
varón será consagrado al Señor", y para
entregar la oblación, como dice la ley del
Señor: "un par de tórtolas o dos pichones."
Presentación de Jesús al Templo
El
ofrecimiento
de hoy,
anticipa la
última
Pascua de
Jesús
Consagrado a Dios,
Jesús Niño empieza
a vivir la inmolación
Pascual
Después de la salida
de Egipto, cada primogénito de
Israel es una víctima Pascual,
posesión personal de Dios
Vivía entonces en Jerusalén un hombre
llamado Simeón, hombre justo y
piadoso, que aguardaba el consuelo de
Israel; y el Espíritu Santo moraba en él.
Había recibido un oráculo del Espíritu
Santo: que no vería la muerte antes de
ver al Mesías del Señor.
Simeón desea ver al
Mesías Salvador
Aquél Hijo-Único,
con quién Dios
sella,
definitivamente,
la Alianza
La Madre sostiene al Hijo-Primogénito, nuestro Salvador
Impulsado por el Espíritu, fue al
templo. Cuando entraban con el
niño Jesús sus padres para cumplir
con él lo previsto por la ley, Simeón
lo tomó en brazos y bendijo a Dios
diciendo:
Simeón, la
Humanidad,
coge al Niño
en brazos
Jesús toma
sobre sí, la
consagración de
nuestro mundo
"Ahora, Señor, según tu promesa,
puedes dejar a tu siervo irse en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador,
a quien has presentado ante todos los
pueblos: luz para alumbrar a las
naciones y gloria de tu pueblo Israel." Su
padre y su madre estaban admirados por
lo que se decía del niño.
Delante de cualquier
representación del Niño con la
Madre, podemos decir como
Simeón, nuestros ojos han
visto la LUZ de las naciones
Y sentir que la Pascua de
nuestra liberación está cerca
Simeón los bendijo, diciendo a María,
su madre: "Mira, éste está puesto para
que muchos en Israel caigan y se
levanten; será como una bandera
discutida: así quedará clara la actitud
de muchos corazones. Y a ti, una
espada te traspasará el alma."
Una espada traspasa
el alma de María, y de
todos los seguidores
de Cristo
Porque el Amor
verdadero, es una
bandera mal recibida
por nuestros corazones
Había también una profetisa, Ana, hija de
Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy
anciana; de jovencita había vivido siete años
casada, y luego viuda hasta los ochenta y
cuatro; no se apartaba del templo día y noche,
sirviendo a Dios con ayunos y oraciones.
Acercándose en aquel momento, daba gracias
a Dios y hablaba del niño a todos los que
aguardaban la liberación de Jerusalén.
Ana, la primera
evangelizadora, habla a
todos del Niño
Sacerdotisa de la
vida, no puede callar
lo que el corazón le
dice, con éste Niño
llega la Salvación
Y, cuando cumplieron todo lo que
prescribía la ley del Señor, se
volvieron a Galilea, a su ciudad de
Nazaret. El niño iba creciendo y
robusteciéndose, y se llenaba de
sabiduría; y la gracia de Dios lo
acompañaba.
Vuelven a la vida ordinaria.
Todo igual, y todo distinto
El Niño crece por fuera, y vive
como consagrado por dentro. Se
somete a María y José, a pesar
de ser posesión personal de Dios.
María siente que una espada se
ha clavado entre ella y su Hijo, el
Hijo de su Dios
Después de tu rescate,
Señor, en esta primera
pascua de tu vida, haz que
también nosotros
ofrezcamos a Dios, cada día,
las primicias de nuestra vida
Monjas de St. Benet de Montserrat
www.benedictinescat.com/montserrat