LA CONFIRMACIÓN
El Sacramento de la Confirmación,
fue instituido por Cristo.
Es conferido por la
unción del Santo
Crisma en la frente
del confirmando,
con la imposición de
las manos del
obispo, y diciendo
simultáneamente
estas palabras:
“Recibe poR esta
señal el don del
espíRitu santo”
Crisma
Santos óleos
Por el Bautismo
nacemos
espiritualmente,
y
por la
confirmación se
nos aumenta la
Vida Divina de la
Gracia
y
somos
fortalecidos
en la Fe.
Materia de la confirmación
Materia “reMota”:
es el aceite de oliva envuelto con
bálsamo, y consagrado por el Obispo el día de Jueves Santo.
(El aceite representa la fortaleza - a los atletas se le unge con aceite -).
El bálsamo, cuyo aroma representa el buen olor de las virtudes
cristianas, libera al aceite de la corrupción, como el Espíritu Santo
libera al cristiano del pecado.
Materia “PrÓXiMa”:
es la unción en la frente del
confirmando, con el Santo Crisma, que se le aplica a la vez que se
dicen las palabras de la fórmula ritual: “recibe el don del Espíritu
Santo…” (Y el Obispo lo hace trazando la cruz en la frente).
FORMA DE LA CONFIRMACIÓN
Son las palabras que
dice el Ministro (el
Obispo), a la vez que
hace la unción en la
frente del confirmando
con el Santo Crisma:
“Recibe el don del
espíRitu santo”.
MINISTRO DE LA CONFIRMACIÓN
Ministro ordinario: Es el Obispo.
Ministro extraordinario: Es el Sacerdote
en caso de necesidad o en el caso de que se lo
encomiende el Obispo.
Crisma
SUJETO DE LA CONFIRMACIÓN
Es la persona
bautizada que no
esté confirmada
(aunque no haya
llegado al uso de
la razón).
Este sacramento, por imprimir
carácter (que es como un sello
indeleble o marca espiritual), sólo se
puede recibir una vez en la vida.
PADRINOS DE LA CONFIRMACIÓN
El que se confirma debe ir acompañado por padrinos.
El padrino o madrina:
a) Puede ser el mismo del
bautismo, o distinto;
b) y debe colaborar con el
confirmado en su
formación y vivencia
religiosa.
El Sacramento de la Confirmación, exige el
estado de Gracia, ya que es es un Sacramento de
“vivos”,
pues el
Sacramento
de la
Confirmación
aumenta la
Gracia y
fortalece en la
fe y en todas
las virtudes.
NECESIDAD DE RECIBIR LA CONFIRMACIÓN
El Derecho vigente
prescribe a todos los
fieles la obligación de
confirmarse en el tiempo
oportuno. (CIC, c 890)
Por lo que, si dejara de
recibirlo, por menosprecio o
pereza, faltaría gravemente.
EFECTOS DE LA CONFIRMACIÓN :
• La donación del Espíritu Santo.
•Aumenta la Gracia recibida en el Bautismo.
•Con el Espíritu Santo se reciben los dones y carismas
convenientes para la vida.
•Nos fortalece para ser testigos de Cristo, y para
confesar el mensaje de Cristo con la palabra, la propia
vida y, si fuera necesario, con el martirio.
CONFIRMACIÓN: un nuevo Pentecostés
La recepción de la Confirmación es
como un nuevo
Pentecostés.
Como el día que
recibieron los
Apóstoles el
Espíritu Santo.
El confirmado
es como un
soldado,
armado con la
cruz y la gracia
del Espíritu
Santo, para
luchar
ininterrumpidamente por el
Reino de Dios
en la Tierra.
“Llenos del Espíritu, los Apóstoles comienzan a
proclamar las maravillas de Dios…”.
Descargar

Slide 1