27 de Noviembre Batalla de Tarapacá
Un episodio glorioso de nuestra historia se refleja en este día, en que
con un ejercito mal armado y mal preparado se logró ésta victoria única
por su significado en la campaña terrestre durante el conflicto con el
vecino país del sur, que había puesto sus ambiciones en nuestro
territorio.
El 27 de noviembre de 1879 el ejército peruano obtuvo una gran victoria
en la quebrada de Tarapacá, sobre un enemigo que era mayor en
número y en dotación militar.
En la batalla de Tarapacá la superioridad del enemigo era mucho mayor
en armamento ligero y pesado, en municiones, vestimenta, zapatos, en
fin, en todo. Sin embargo, los peruanos hicieron frente al ataque
chileno y lograron derrotarlos con coraje y heroísmo.
¡Gloria a los héroes que murieron por la Patria!
En la batalla de Tarapacá destacaron muchos hombres como Belisario
Suárez, Isaac Recavarren, Francisco Bolognesi, Guillermo More,
Alfonso Ugarte, entre otros. Pero en especial sobresalió el Coronel
Andrés Avelino Cáceres, que hincaba un largo camino de gloria, que lo
llevó a combatir a los chilenos hasta que éstos se retiraron de nuestro
territorio. Debido a Cáceres nuestro ejército y nuestro pueblo lucharon
hasta el final y nunca hubo rendición incondicional.
El significado de Tarapacá
Dos días después de la Batalla de Tarapacá, el Estado Mayor publicó una orden general
que dice lo siguiente:
“Su Señoría, el General de División y Jefe del Ejército, aprovecha este día en
que le permite el descanso para tributar a las fuerzas de su mando el aplauso y
la acción de gracias que la Nación y él mismo les deben por su brillante
comportamiento en la batalla del 27 noviembre, y no puede menos que
recordar, para que quede consignada entre las más honrosas páginas de
nuestra historia militar, que después de un movimiento penosísimo, faltos de
todo recurso, sólo con columnas de infantería, los valientes que componen las
seis divisiones han arrojado un ejército de las tres armas de inexpugnables
posiciones, quitándole su artillería, dispersando sus escuadrones y
obligándole a emprender una fuga desastrosa. Espera Su Señoría que este acto
de justicia sirva al Ejército, no de estímulo, porque no ha de menester otro que
su honor, su patriotismo y su valor probado, sino de testimonio de que el país y
los jefes superiores no son indiferentes a sus méritos”.
En efecto, el gran héroe de Tarapacá fue el soldado peruano anónimo. En los
nichos y placas murales de la cripta erigida en el Cementerio de Lima, lo
representa el corneta Mariano Mamani y el soldado Manuel Condori. (Historia
de la República, Dr. Jorge Basadre).
El día 27 de noviembre de
1879 es el día de gloria para
las armas peruanas y el día
de la inmortalidad para el
indoblegable Coronel
Andrés A. Cáceres.
UNIDOS TODO LO PODEMOS
SEAMOS PARTE DEL CAMBIO
Escríbenos a: [email protected]
Descargar

Diapositiva 1