5° Global Congress on Combating Counterfeiting and Piracy
Noviembre 2009
Las 4 reuniones anteriores nos han mostrado el esfuerzo
que se realiza en el mundo para combatir la piratería y el contrabando.
En ellas hemos escuchado:
• Diagnósticos. Elaborados por instituciones, tanto privadas y como de Gobierno, con
descripciones detalladas de la problemática de varias industrias, así como de grandes
sectores del comercio.
• Interpretaciones. Con el análisis y las propuestas del como combatir estos males.
• Mejores prácticas. Con la descripción de los esfuerzos novedosos que han resultado en
éxitos que nos han servido de ejemplo a seguir.
• Historias. Que nos han relatado los riesgos que se corren en esta lucha; incluida la de
varios mártires que perdieron la vida en su trabajo, convencidos de que hacían lo mejor.
En resumen, hemos visto como han sido invertidos una gran cantidad de recursos
humanos y materiales. Gobiernos y empresas han enfrentado esta problemática con
entrega, valor, ingenio y sin embargo, no ha sido suficiente.
En muchos países el diagnóstico es similar;
piratería y contrabando:
• Son una problemática extendida y visible. En la que es muy fácil encontrar los
productos de la delincuencia que abiertamente desplazan al producto legal.
• Las organizaciones dedicadas a estas actividades están en proceso de
estructuración. Es decir, desarrollan o perfeccionan en la actividad de cada uno de los
individuos que operan estar redes delictivas; tanto en su actividad trasnacional como
nacional, para la distribución y venta del producto ilícito.
• Las organizaciones dedicadas a estas prácticas están relacionadas con la
delincuencia organizada. Ya sea que forman parte de ella o que pagan “un derecho de
piso” para recibir protección.
Los delincuentes dedicados a estas prácticas son VERSÁTILES; por tanto, debemos de
combatirlos con al menos la misma versatilidad.
Las primeras herramientas con que contamos para ello son: las Leyes y las
instituciones encargadas para su aplicación.
Las Leyes y las instituciones encargadas de su aplicación
deben dar la respuesta adecuada para cada caso:
Como se ha comentado en este foro, piratería y contrabando son una problemática:
grande, extendida, compleja y multifactorial, operada por grupos delictivos en la que
participan varios individuos con diversas actividades, ente otras:
• Localización de mercados que serán invadidos con producto ilícito.
• Comunicación con los las fuentes de abasto.
• Fabricación, falsificación, adulteración y robo.
• Internación al país o región que se quiere vulnerar.
• Transporte internacional y nacional.
• Almacenamiento.
• Control de comerciantes y locales destinados a la venta del producto ilegal.
• Distribución mayorista, minorista y venta al detalle.
Además de ellos, hay un número importante de consumidores de productos de origen
ilícito que saben de la naturaleza del producto y que a pesar de ello lo consumen.
En este circuito o cadena TODOS son CORRESPONSABLES.
Es tentador tratarlos a TODOS de manera enérgica, por medio de una Ley muy dura; pero,
¿es práctico? ¿es funcional?
Sin embargo; el Estado no tiene
los recursos suficientes para ello
• No se pueden tener oficiales suficientes para revisar todos los contenedores utilizados en
el comercio internacional en las aduanas.
• No se pueden tener los oficiales de aduanas suficientes para resguardar todos los
“puntos ciegos”.
• No se pueden tener los policías e inspectores suficientes para revisar cada comercio.
• No podemos llenar las cárceles con todos los comerciantes que venden producto ilícitos.
• No se puede infraccionar a todos los consumidores de productos de origen ilícito.
¿Cuál es la respuesta entonces?
Un Estado que inhiba este tipo de prácticas ilícitas.
Será necesaria por supuesto, la colaboración con los Gobiernos de otros países debido al
alcance de esta problemática.
Sin embargo, la base es dotar al Estado del conjunto de Leyes adecuadas para tal fin.
No debemos malgastar los recursos del Gobierno.
No debemos tratar de igual manera a los diversos conductas delictivas que se
desarrollan dentro del circuito de actividades de la piratería y el contrabando.
Las Leyes deben calificar y castigar de manera exacta
cada tipo de actividad ilícita.
Como comentamos antes; piratería y contrabando, resultan del trabajo de grupos
organizados dentro de los cuales hay diversas actividades.
Cada una de dichas actividades es necesaria para el resultado final; sin embargo, la
importancia de ellas es distinta.
Un ejemplo de un gran esfuerzo de poco alcance serían los grandes
aseguramientos.
Con ellos se dañan sin duda a los grupos dedicados a la piratería y el contrabando; sin
embargo, dichos aseguramientos no interrumpen el funcionamiento de la red delictiva.
Es necesario analizar de manera detenida cada actividad seleccionar cuál de ellas debería
ser investigada y penalizada de manera adecuada.
Un ejemplo distinto sería.
La detención del responsable de la internación ilegal de un producto a un país o del
responsable de controlar al grupo de locales o comerciantes dedicados a su venta. En este
caso podría no haber un gran aseguramiento; sin embargo, muy probablemente si se
detendría la operación de la organización a la pertenecen.
Las Leyes también deben penalizar a los CORRESPONSABLES que
participan de manera asociada en cada actividad.
Piratería y contrabando han extendido tanto su práctica que se auxilian de muchos
componentes sociales que les ayudan a resolver sus actividades.
Transporte de carga, almacenes y renta de locales comerciales serían los primeros
ejemplos.
¿Cuantas ocasiones?
• Se hacen aseguramientos en un mismo local o bodega.
• Una línea de transporte lleva una y otra vez productos ilícitos.
• La misma empresa exporta o importa productos ilegales.
• Una autoridad local entrega permisos de funcionamiento a locales que una y otra vez,
aún cuando de manera notoria venden productos de origen ilícito.
• Un consumidor que no tiene necesidad, compra productos de origen ilícito sabiendo su
origen.
Descargar

Diapositiva 1 - Global Congress Combatting …