LITERATURA HISPANOAMERICANA
DEL SIGLO XX
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
MODERNISMO Y POSMODERNISMO.
Pervivencia del Romanticismo en Hispanoamérica durante mucho tiempo. El Modernismo surge
como reacción contra el utilitarismo positivista y como continuación del Romanticismo tardío.
Precursores del Modernismo:
JOSÉ MARTÍ: Cubano. (1853-1895). Defensor de la independencia cubana. Poeta intimista
aunque su obra poética es breve: Ismaelillo (1882), Versos sencillos (1891), Versos libres (1882).
MANUEL GUTIÉRREZ NÁJERA: México. (1859-1895). Incorpora el parnasianismo francés y
el simbolismo. Poesía de aire nostálgico, hastío vital y gusto por el erotismo sutil.
JULIÁN DEL CASAL: Cuba. (1863-1893). Posee el tono decadente de los poetas malditos
posrománticos. Dolor personal y desolación. Hojas al viento (1890), Nieve (1892).
JOSÉ ASUNCIÓN SILVA: Colombia (1865-1896). Poeta de vena atormentada; preocupada por
el paso del tiempo, la presencia de la muerte, exotismo y búsqueda de la Belleza.
© Francisco J. Varela Pose
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
MODERNISMO Y POSMODERNISMO.
RUBÉN DARÍO.
• Referencia de la poesía en español a ambos lados del
Atlántico.
• Sus primeros poemas están influidos por Espronceda,
Zorrilla, Quintana, Campoamor y Bécquer.
• Su nueva visión estética aparece en Azul (1888). Nueva
métrica y temas clásicos (Grecia y el siglo XVIII). Se
prefiere el ritmo y la musicalidad, así como el exotismo.
• En una segunda fase se rechaza lo español a favor del
parnasianismo y simbolismo francés o del estadounidense
Walt Whitman.
• Alcanza su máxima expresión modernista en Prosas
profanas (1896): belleza rutilante, colorido, sonidos, versos
innovadores en la métrica hispana.
• Obra de madurez son los Cantos de vida y esperanza (1905)
donde los caracteres anteriores se depuran y profundiza en
lo espiritual, nostalgia y cierta amargura existencial.
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
MODERNISMO Y POSMODERNISMO.
•El Modernismo contribuye a una identidad panamericana que consolida los
procesos de independencia política de principios del siglo XX.
•Tras el agotamiento de los excesos retóricos modernistas, la poesía se inclina
hacia el intimismo y una expresión más sencilla, nace el POSMODERNISMO.
•Las preocupaciones trascendentales de la etapa anterior se transforman en una
inquietud por lo inmediato, creando una poesía de lo cotidiano.
•A esta etapa pertenecen los primeros libros de Pablo Neruda, César Vallejo.
•Poetisas posmodernistas importantes son: Alfonsina Storni (Argentina), Juana
de Ibarborou (Uruguay) o Gabriela Mistral (Chile).
© Francisco J. Varela Pose
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
VANGUARDISMO.
Los “ismos” europeos penetran en América a través de revistas y grupos que difunden
estos movimientos de vanguardia. Como movimientos americanos destacan el
Creacionismo, el Ultraísmo y el Estridentismo.
VICENTE HUIDOBRO: Fundador del
Creacionismo, según el cual es poeta no
tiene que imitar a la Naturaleza sino crear
él mismo nuevas realidades. Altazor (19191931).
El Estridentismo mejicano lo impulsa
Manuel Maples Arce. Influidos por el
futurismo, estos autores son combativos,
provocadores e iconoclastas. Fue efímero
pero trajo una nueva oleada al lenguaje
poético.
JORGE LUIS BORGES: Inicia el
Ultraísmo en Argentina a su vuelta de
España en 1921. Funda la revista Prisma,
instrumento de las ideas ultraístas.
En su primer libro de poemas, Fervor de
buenos Aires (1923) los elementos
ultraístas se mezclan con caracteres
autóctonos (movimiento al que se llama
criollismo), ejemplo de cómo se busca una
identidad propia en la literatura
hispanoamericana en el siglo XX.
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
VANGUARDISMO.
La renovación de la poesía hispanoamericana también llega a través de la poesía pura
de J.R.Jiménez y Paul Valéry. Influyen en el cubano Mariano Brull.
Seguidores de la nueva estética son los miembros del grupo Los Contemporáneos, revista
fundada en México en 1928. Se decantan por la expresión conceptual alejada del
sentimentalismo. Integrantes del colectivo son: José Gorostiza (Muerte sin fin, 1939),
Salvador Novo o Xavier Villaurrutia (Nostalgia de la muerte, 1938)
La revista Piedra y cielo (1939) reúne a un grupo poético colombiano admiradores de
Juan Ramón. Su más destacado exponente es Eduardo Carranza, que se aproxima en
su vena poética a Jorge Guillén.
B
o
r
g
e
s
H
u
i
d
o
b
r
o
© Francisco J. Varela Pose
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
VANGUARDISMO.
César Vallejo.
Pesó sobre él su origen mestizo en un Perú marcado por la
discriminación racial. De ahí su conciencia de clase, así como
el dolor y su sensibilidad ante la injusticia.
Los heraldos negros (1919): primer poemario. De influencia
modernista pero con un acercamiento a lo cotidiano, donde el
hombre sufre ante el destino sin alivio, con un Dios que lo ha
dejado entregado a sus instintos primitivos.
Trilce (1922). Ruptura con lo anterior. Pesimismo, descripción
de lo caótico y violento que se manifiesta en la grafía, la
sintaxis y las figuras retóricas.
España, aparta de mí este cáliz (póstumo, 1939). No lo concibió
como libro, son 15 poemas sueltos que hablan de la Guerra
Civil Española.
Perú, 1892 – París, 1938
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
VANGUARDISMO.
Pablo Neruda.
Chile (1904). Diplomático en Asia. Llega a España en 1934. Nobel de
Literatura en 1971. Vastísima obra de complicada clasificación.
•Etapa adolescente: Crepusculario (1923) y Veinte poemas de amor y una canción
desesperada (1924), herederos de la tradición amorosa desde el
Romanticismo hasta el Modernismo.
•Etapa asiática: crisis existencial. Residencia en la tierra (en dos partes, 1933 y 1935): un lenguaje
surrealista describe un mundo en descomposición hacia la muerte y la destrucción; la materia
solo existe para destruirse, desaparecer, llegar a la ruina y el fin.
•Etapa española: compromiso político con el marxismo. La destrucción anterior se convierte en
afirmación del ser vivo y las cosas. Tercera residencia (1947) y España en el corazón (1939).
Compromiso político y materialismo se unen en Canto general (1950): la Naturaleza antes de la
presencia del hombre sobre la Tierra.
•Últimas etapas: Odas elementales (1954-56-57) con versos breves y sencillos que exaltan la
humildad de las cosas, los elementos primitivos de la tierra y los sentimientos básicos. Poesía
más intimista en Memorial de la isla negra (1964), Estravagario, Cien sonetos de amor, etc.
© Francisco J. Varela Pose
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
La rehumanización de la poesía tras las vanguardias se aprecia en la poesía negra o
afroantillana: vitalidad, sensualidad y denuncia por la marginación de negros y
mulatos.
Poetas afroantillanos destacados: el portorriqueño, Luis Palés Matos y el cubano
Nicolás Guillén (Sónsongo cosongo,1931).
José Lezama Lima (1912-1976): heredero del neogongorismo español de finales de los
años 20; su poesía posee tintes místicos y es el instrumentos para conocer los secretos
de la existencia. El transcendentalismo de la poesía consiste en que esta permite
escrutar los rincones del espíritu. Obras relevantes: Muerte de Narciso (1937), Aventuras
sigilosas (1945) o Dador (1960).
A la misma línea de trascendencia llega el mexicano Octavio Paz. Escribe numerosos
ensayos sobre poesía y sus volúmenes poéticos abarcan todas las tendencias líricas del
siglo XX: desde el compromiso antifascista (Bajo tu clara sombra y otros poemas de
España, 1937) hasta el surrealismo y el existencialismo (Águila o sol, la estación violenta).
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
OCTAVIO PAZ
•Tono neorromántico en sus primeras obras. Pasa luego al compromiso político en los
años 30.
•Surrealismo y Existencialismo desde la década de los 30 hasta los 50. Recoge gran
parte de su poesía en Libertad bajo palabra (1960).
•Tendencia metafísica tras su estancia en la India:
Ladera este (1969). Más tarde experimentación formal
(Topoemas y Discos visuales, ambos de 1968).
•En su última poesía reflexiona sobre la existencia y
las posibilidades de la escritura.
© Francisco J. Varela Pose
POESÍA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
POESÍA A PARTIR DE 1960
A partir de los años 60 y debido al auge de la novela, la poesía hispanoamericana sufre una etapa
de oscurecimiento. Excepción a esta tendencia sigue siendo el veterano JORGE LUIS BORGES.
En sus obras de esta época refleja sus obsesiones metafísicas y existenciales, al igual que en sus
cuentos, algunos de sus poemarios son : El Hacedor, El otro, el mismo, Elogio de la sombra, La rosa
profunda.
Otros poetas difundieron su obra en los últimos decenios: Dulce María Loynaz, Eliseo Diego,
Cintio Vitier, Gastón Baquero (CUBA); Blanca Varela, Carlos Germán Belli, Emilio Adolfo
Westphalen (PERÚ); Ernesto Cardenal (NICARAGUA); Homero Aridjis, Alí Chumacero
(MEXICO); Mario Benedetti (URUGUAY); Álvaro Mutis (COLOMBIA); Gonzalo Rojas
(CHILE); Roque Dalton (EL SALVADOR); Juan Gelman y Roberto Juarroz (ARGENTINA).
Todos estos nombres y otros muchos implican otras tantas tendencias poéticas desde lo
surrealista hasta lo barroco, pasando por el existencialismo, el socialismo, indigenismo,
americanismo, épica, etc.
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA PROSA MODERNISTA
Influencia del Modernismo a principios del siglo XX. Más tarde alejamiento del mismo,
lo que lleva al rechazo del cosmopolitismo y a la búsqueda de lo genuinamente
americano, así como a una mayor sencillez estilística.
La prosa modernista utilizará como instrumento favorito de transmisión el cuento.
Destacan entre los cuentistas:
•Leopoldo Lugones (argentino): autor de relatos fantásticos reunidos en Las fuerzas
extrañas (1966).
•Horacio Quiroga (uruguayo): comienza con cuentos modernistas influidos por
Maupassant, Poe y Baudelaire. Más adelante refleja la huella de Kipling, en sus
cuentos de la selva americana.
Ambos autores muestran la transición del Modernismo al americanismo de manera
progresiva. Otro insigne narrador de la época es el también argentino, Enrique
Larreta (La gloria de don Ramiro, 1908).
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA NOVELA DE LA TIERRA
Ya desde la independencia de la metrópoli en el XIX, los territorios americanos van
buscando en su literatura aquello que representa la esencia de lo americano en el
folclore y costumbres tradicionales. La novela transita por la idea de dominar la
poderosísima Naturaleza americana.
Se plantea el conflicto entre civilización y barbarie, que ya había aparecido en la
literatura hispanoamericana y que se manifiesta con destacada fuerza en este
momento creador. Tres novelas reflejan nítidamente este dualismo: La vorágine
(1924) de José Eustasio Rivera, Doña Bárbara (1929) de Rómulo Gallegos y Don
Segundo Sombra (1926) de Ricardo Güiraldes.
En el trasfondo de esa dicotomía subyace el enfrentamiento entre la burguesía liberal
y los terratenientes rurales.
© Francisco J. Varela Pose
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA NOVELA DE LA TIERRA
Las narraciones sirvieron como correlato de la situación política en Hispanoamérica.
De entre todas ellas destacan las novelas que se centraron en la Revolución
mexicana de 1910. Este complejo fenómeno histórico inspiró numerosas novelas
hasta bien entrados los años 50. Se inaugura este ciclo con Los de abajo (1915) de
Mariano Azuela. Despunta asimismo Martín Luis Guzmán. La visión de los autores
sobre la Revolución van desde el entusiasmo hasta la desilusión.
Novelas proletarias aparecen en todos los países americanos a la vez que en
Europa, especialmente en los años 20 y 30, siendo de especial relevancia en Perú
por el compromiso de quienes publicaban en la revista Amauta.
El fenómeno de la literatura social posee, a diferencia de en Europa, un elemento
peculiar en América: la atención que se le presta al indio. Sus condiciones de vida
junto con las del mestizo son denunciadas en la llamada novela indigenista.
Fundamentales en esta tendencia son el ecuatoriano Jorge Icaza
(Huairapamuchcas, 1948), con el mismo carácter reivindicativo aparecen las
narraciones del peruano Ciro Alegría (El mundo es ancho y ajeno, 1941).
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA RENOVACIÓN NARRATIVA DE MITAD DE SIGLO
•Renovación literaria a partir de los años 40.
•Influencia del Vanguardismo, especialmente el Surrealismo.
•Diversas tendencias en novelas y cuentos: metafísica, existencialismo, realismo
mágico.
Narrativa metafísica: preocupación
por los problemas trascendentes.
Jorge Luis Borges: supera el
realismo en sus cuentos dando cabida
a lo fantástico. Abundan la mitología
clásica,
símbolos,
referencias
literarias, etc. El libro o la biblioteca
son metáforas del mundo. Según él
no podemos conocer los secretos de
la realidad: la muerte, el mundo como
laberinto, el tiempo, el espacio, la
eternidad, el
infinito, todo lo
insondable.
José Lezama Lima: no solo poeta, sino
también narrador y ensayista. En su
novela Paradiso (1960) diseña su mundo
literario. Especie de autobiografía,
muestra las inquietudes existenciales de
su autor con una prosa magistral, barroca
en la que vierte su vasta cultura.
José Lezama Lima
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA RENOVACIÓN NARRATIVA DE MITAD DE SIGLO
Narrativa existencial:
Las preocupaciones existenciales ocupan buena parte de la
literatura occidental del siglo XX. América no escapa a esa
tendencia.
Juan Carlos Onetti (19091994)
Una concepción pesimista de
la existencia atraviesa sus
novelas y cuentos, llenos de
personajes desorientados, sin
esperanza en una vida gris y
monótona. La soledad y la
frustración dominan sus vidas.
Renueva
formalmente
la
novela
hispanoamericana:
ruptura de la línea temporal,
historias entrecruzadas, etc. El
astillero
(1961),
Juntacadáveres
(1964), El
Onetti
Sábato
Ernesto Sábato (1911)
Físico de profesión y
militante comunista, se
preocupó
por
las
injusticias sociales. La
ética y la moral son ejes
de su obra, así como el
existencialismo
y
el
psicoanálisis.
Sus
novelas ahondan en lo
profundo del ser humano,
la locura y los enigmas
de ser. El túnel (1948),
Sobre héroes y tumbas
(1961). © Francisco J. Varela Pose
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA RENOVACIÓN NARRATIVA DE MITAD DE SIGLO
El Realismo mágico:
Aparecen elementos míticos, legendarios, fantásticos y mágicos en ruptura con el
realismo tradicional, manteniendo una trama verosímil. También se le ha llamado lo
real maravilloso. La realidad americana donde confluyen influencias africanas,
indígenas y europeas contiene aspectos de difícil racionalización. En esta
característica se fundamenta esta nueva tendencia narrativa. Con ella, además, se
busca una identidad diferente a la del pasado colonial.
Miguel Ángel Asturias (1899-1974)
Mezcla denuncia social, vanguardia y la América
maravillosa. Comienza escribiendo novelas de
dictador (El Señor Presidente, 1946) y se inserta en el
Onetti
realismo mágico con Hombres de maíz (1949). En sus
obras suele criticar el imperialismo de las
multinacionales norteamericanas, así en Viento fuerte
(1950), El Papa Verde (1954) y Los ojos de los
enterrados (1960). Nobel de Literatura en 1967.
Sábato
© Francisco J. Varela Pose
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA RENOVACIÓN NARRATIVA DE MITAD DE SIGLO
El Realismo mágico:
Alejo Carpentier (1904-1980)
Vanguardista en ¡Ecué-Yamba-Ó!, dentro de la corriente indigenista.
Teórico de lo real maravilloso, intenta explicarlo en esta novela
centrada en Haití y las creencias de los esclavos negros. El mundo
primitivo es un paraíso perdido frente a la sociedad actual sin valores.
Novela histórica es El siglo de las luces (1962); de dictador El recurso
del método (1974). Asimismo practica el cuento y novelas cortas.
Julio Cortázar (1914-1984)
Su realismo mágico es herederoOnetti
de las vanguardias. Destacan sus
colecciones de cuentos: Bestiario (1951), Historias de cronopios y
famas (1962). El arte como acceso a un conocimiento superior se
aprecia en su cuento El perseguidor. Renovación formal aparece en
Rayuela (1963), metáfora de un mundo caótico. También escribe
literatura de compromiso social como Libro de Manuel (1973) contra la
barbarie de las dictaduras sudamericanas de los 70.
Sábato
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
LA RENOVACIÓN NARRATIVA DE MITAD DE SIGLO
El Realismo mágico:
Augusto Roa Bastos (1917-2005)
Su primera novela Hijo de hombre (1960) aúna el elemento indigenista
con las influencias de Proust, Kafka o Joyce. Novela de dictador es Yo
el Supremo (1974), que le proporciona fama internacional. Es una
reflexión sobre el poder; plantea así mismo el poder de la escritura y
la escritura del poder.
Juan Rulfo (1918-1986)
Su breve obra se considera la cúspide
Onetti de narrativa hispanoamericana
del siglo XX. Solo escribe un libro de relatos El llano en llamas (1953),
una novela, Pedro Páramo (1955) y guiones cinematográficos. Los
cuentos culminan la novela de la Revolución mexicana; muestra un
mundo hostil con personajes solitarios, agobiados por la culpa. En la
novela crea un lugar mítico, Comala, pueblo maldito donde solo se
oyen las voces de los muertos. Lo mágico se mezcla con lo real que
Sábato
no acaba siendo menos fantástico que lo imaginario.
© Francisco J. Varela Pose
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
EL “BOOM” DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA
En realidad la renovación de la novela hispanoamericana se había
producido en las décadas anteriores a la del 60. Ocurre que ahora
esta novela se extiende internacionalmente. Los nuevos novelistas
(Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Roberto Bolaño, García Márquez, etc.)
continúan la senda iniciada por Borges, Cortázar, Asturias o Rulfo.
Esta nueva etapa influye notablemente en la narrativa mundial, no
solo con los nuevos escritores, sino que en este momento, los autores
latinoamericanos consagrados escriben sus obras maestras: Rayuela,
de Cortázar, El astillero, de Onetti; Sobre héroes y tumbas, de Sábato;
El siglo de las luces de Carpentier; o Paradiso, de Lezama Lima.
Onetti
Los nuevos autores son deudores de las innovaciones narrativas del
siglo (Joyce, Proust), de la línea de sus antecesores, y de los clásicos
españoles (especialmente Cervantes y los libros de caballerías o
autores del Barroco).
Sábato
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
EL “BOOM” DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA
Gabriel García Márquez (1928)
Este colombiano compagina desde sus inicios la escritura de
cuentos y la actividad periodística. Creador de Macondo, lugar
mítico donde transcurren buena parte de sus narraciones. Desde
La hojarasca (1955) hasta Cien años de soledad (1967), la novela
que le proporciona fama internacional, pasando por El coronel no
tiene quien le escriba (1961), Macondo es el centro de sus relatos.
Cien años de soledad es una novela sobre el tiempo y la soledad. La idea de un
tiempo cíclico en el que parecen repetirse los acontecimientos una y otra vez. Por
otra parte los personajes viven sumidos en la soledad, fruto del ensimismamiento y la
falta de amor.
Se ha querido ver en Macondo Onetti
una imagen de la realidad de América Latina. Este
lugar imaginario es descrito desde sus orígenes en un pasado arcaico, para luego
pasar a narrar las diferentes etapas que atraviesa: feudal, colonización española,
revoluciones, invasión de las multinacionales norteamericanas que conducen a la
irremediable destrucción de Macondo.
Después de esta novela, García Márquez sigue escribiendo novelas (El amor en los
tiempos del cólera, Del amor y otros demonios, El general en su laberinto) y cuentos.
Sábato
© Francisco J. Varela Pose
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
EL “BOOM” DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA
Carlos Fuentes (1928).
Mexicano y heredero de la novela de revolución de su país, es, sin embargo, un
escritor cosmopolita y su profesión de diplomático hace que se refleje en su literatura
ese carácter universalista. Experimenta en su primera novela, La región más
transparente (1958). Contribuye a la renovación de la novela hispanoamericana con
una de sus mejores novelas, La muerte de Artemio Cruz (1962), abriendo nuevos
caminos temáticos y de técnica narrativa.
Su investigación del pasado mexicano y de sus mitos ancestrales culmina con la
publicación de Zona sagrada en 1967.
Onetti
La indagación en lo indígena es
común a toda la
literatura hispanoamericana, pero Fuentes pretende
darle un sentido global, por ello la mitología universal
está presente en sus obras: Terra nostra, La cabeza
de la hidra, Gringo viejo, Diana o la cazadora solitaria.
También ha escrito ensayo: Cervantes o la crítica de
la lectura.
Sábato
NARRATIVA HISPANOAMERICANA DEL SIGLO XX
EL “BOOM” DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA
Mario Vargas Llosa (1936)
Conoce el éxito literario siendo joven
con Los jefes (1958), libro de relatos.
Su primera novela, La ciudad y los
perros (1962) inaugura el “boom” de
los 60. No suele incluir elementos
fantásticos en sus obras, si bien
domina la técnica y participa de la
renovación formal de la narrativa
americana. Muchas de sus obras
reflejan su Perú natal: Los cachorros
Onetti
(1967), Conversación en la Catedral
(1969), Pantaleón y las visitadoras
(1973).
Un cambio de simpatías políticas lo
lleva a escribir en un
tono
antirrevolucionario: La fiesta del Chivo,
Elogio de la madrastra, Lituma en los
Andes.
Vargas Llosa
Benedetti
Bryce Echenique
Un sinfín de autores jalonan la narrativa
hispanoamericana contemporánea, por
nombrar solo algunos:
Manuel Mújica Laínez, Fernando del
Paso, Mario Benedetti, Eduardo
Galeano, Cristina Peri Rossi, Álvaro
Mutis, Antonio Skármeta, Jorge
Edwards, Isabel Allende, Alfredo
Bryce Echenique, Guillermo Cabrera
Infante, Sergio Ramírez, Severo
Sarduy, Ricardo Piglia, César Aira.
Sábato
© Francisco J. Varela Pose
Descargar

Diapositiva 1