El Realismo y el Naturalismo
Segunda mitad del siglo XIX
Romanticismo frente a Realismo
Eugène Delacroix, "La libertad guiando
al pueblo“,icono del ansia de libertad
surgida tras la Revolución francesa.
Juan Francois Millet,
El hombre del azadón
Contexto socio-histórico Realismo
 Movimiento literario de la segunda mitad del s. XIX originado en
Francia con novelistas como Stendhal, Flaubert o Balzac. Frente a
las ensoñaciones románticas, pretende poner los pies en la realidad
objetiva, como fruto de:
1.
Una nueva sociedad: Pretende representar lo más fielmente
posible las consecuencias sociales de la Revolución Industrial y las
sucesivas transformaciones del mundo moderno. Surgimiento de
los movimientos obreros frente a la burguesía acomodada:
socialismo, comunismo y anarquismo (Manifiesto comunista, de
Marx, 1848; PSOE,1879.)
2.
Positivismo: Sistema filosófico que admite únicamente el método
experimental: observación + experimentación. Se apoya en las
teorías de la herencia biológica de Mendel y de la evolución de las
especies de Darwin.
El Realismo
 1.Reproducción exacta de la realidad toma a menudo como modelo
los métodos de observación de las ciencias experimentales.
 Stendhal- la novela deber ser “como un espejo a lo largo del camino”
 El progreso espectacular de las ciencias médicas y naturales y sus métodos
basados en la observación, clasificación y experimentación de los fenómenos
de la naturaleza, el desarrollo de filosofía positivista contribuyeron a
configurar 1mentalidad racionalista y realista.
2. Descripciones exhaustivas
-En general, los novelistas se documentan sobre el terreno, tomando
minuciosos apuntes sobre el ambiente, las gentes, la indumentaria... El
resultado son las minuciosas descripciones que llenan las páginas de las
novelas realistas.
3. Personajes están caracterizados puntillosamente en sus dimensiones
externa e interna; análisis de su temperamento, obsesiones, vicios,
ansiedades…; frente al misterio que envuelve al personaje del s. XX, los
personajes decimonónicos son fácilmente comprendidos.
Son representantes de las diferentes clases sociales
Características del Realismo
4. Nuevas técnicas narrativas
– narrador omnisciente
– el monólogo interior
– estilo indirecto libre
– Ironía
 5.El narrador busca la máxima objetividad. Quiere estar en la
obra presente en todas partes pero visible en ninguna. Es por tanto una
actitud de cronista, aunque en muchas ocasiones, este ideal no se
cumple, pues el novelista suele parecer con sus juicios y observaciones
personales.
• 6. Fiel reproducción de distintos registros . Se adapta el habla a la condición
de los personajes.
Grandes figuras:
Leopoldo Alas “Clarín” (La Regenta).
Benito Pérez Galdós , canario: (Episodios
Nacionales, Fortunata y Jacinta,
Misericordia, Miau…)
Otros autores:
Juan Valera: miembro de la RAE.
Protagonistas femeninos: Pepita Jiménez,
Juanita la Larga.
José Mª de Pereda: escritor regionalista. Sitúa
lo principal de su obra en Cantabria (Peñas
arriba).
Pepita Jiménez, Juan Valera
 Argumento
El joven seminarista don Luis de Vargas, de regreso a su pueblo natal para unas
breves vacaciones antes de pronunciar sus votos, se encuentra con que su padre,
don Pedro, se dispone a contraer nupcias con la joven Pepita Jiménez, de veinte
años de edad, viuda de un octogenario, y de singular belleza y piedad.
El joven se enamora de Pepita Jiménez, aunque considera esa pasión pecaminosa,
pero se hace más fuerte que su vocación y que su amor por su padre, en el que ve
secretamente un rival.
Pepita Jiménez que le ama y que ha hecho todo lo posible para enamorarle, se
finge enferma, le llama a su cabecera y a través de una sutil dialéctica le convence
de que siga la llamada de la vida y le declare su amor.
Finalmente Luis decide comunicar a su padre su renuncia a los votos y su amor
por Pepita Jiménez. El padre lo comprende y le explica que hará todo lo posible
por ayudarle.
Juan Valera, Pepita Jiménez
 Como quiera que sea, dejando a un lado estas investigaciones psicológicas
que no tengo derecho a hacer, pues no conozco a Pepita Jiménez, es lo
cierto que ella vivió en santa paz con el viejo durante tres años; que el
viejo parecía más feliz que nunca; que ella le cuidaba y regalaba con un
esmero admirable, y que en su última y penosa enfermedad le atendió y
veló con infatigable y tierno afecto, hasta que el viejo murió en sus brazos,
dejándola heredera de una gran fortuna. Aunque hace más de dos años que
perdió a su madre, y más de año y medio que enviudó, Pepita lleva aún el
luto de viuda. Su compostura, su vivir retirado y su melancolía son tales,
que cualquiera pensaría que llora la muerte del marido como si hubiera
sido un hermoso mancebo. Tal vez alguien presume o sospecha que la
soberbia de Pepita y el conocimiento cierto que tiene hoy de los poco
poéticos medios con que se ha hecho rica, traen su conciencia alterada y
más que escrupulosa; y que, avergonzada a sus propios ojos y a los de los
hombres, busca en la austeridad y en el retiro consuelo y reparo a la herida
de su corazón.
La Regenta, Leopoldo Alas “Clarín”
 Argumento
La historia se ubica en la ciudad de Vetusta (Oviedo). Allí vive Ana Ozores,
casado con Víctor Quintanar, ex-regente de la ciudad, por eso, a Ana se le
conocía como La Regenta. Se debate entre la soledad y el disgusto de una
ciudad pequeña y sin atractivos. Su temperamento, sensible y soñador, la
lleva a refugiarse en el misticismo, pero su confesor, el canónigo Fermín de
Pas, la decepciona cuando descubre los sentimientos pasionales que ha
despertado en el corazón del sacerdote.
Cae entonces en brazos de Álvaro Mesía, un mediocre don Juan, con el que
vivirá una relación amorosa. Estos amores llegaron a oídos de su esposo,
quien desafía a Mesía y pierde la vida en el duelo. El cobarde Álvaro Mesía
huye de vetusta
LA REGENTA
Religión:
Fermín de
Pas
La Regenta: Ana Ozores
El Regente
Seducción:
Álvaro
Mesía
SOCIEDAD DE OVIEDO, ABURRIDA Y COTILLA
La Regenta, Leopoldo Alas Clarín
 Entonces crujió con fuerza el cajón sombrío, y brotó de su centro una figura negra,
larga. Ana vio a la luz de la lámpara un rostro pálido, unos ojos que pinchaban como
fuego, fijos, atónitos como los del Jesús del altar...
El Magistral extendió un brazo, dio un paso de asesino hacia la Regenta, que
horrorizada retrocedió hasta tropezar con la tarima. Ana quiso gritar, pedir socorro y
no pudo. Cayó sentada en la madera, abierta la boca, los ojos espantados, las manos
extendidas hacia el enemigo, que el terror le decía que iba a asesinarla.
El Magistral se detuvo, cruzó los brazos sobre el vientre. No podía hablar, ni quería.
Temblábale todo el cuerpo, volvió a extender los brazos hacia Ana... dio otro paso
adelante... y después clavándose las uñas en el cuello, dio media vuelta, como si fuera
a caer desplomado, y con piernas débiles y temblonas salió de la capilla. Cuando
estuvo en el trascoro, sacó fuerzas de flaqueza, y aunque iba ciego, procuró no
tropezar con los pilares y llegó a la sacristía sin caer ni vacilar siquiera.
 Ana, vencida por el terror, cayó de bruces sobre el pavimento de mármol blanco y
negro; cayó sin sentido. La catedral estaba sola. Las sombras de los pilares y de las
bóvedas se iban juntando y dejaban el templo en tinieblas.
Celedonio, venía de capilla en capilla cerrando verjas. Las llaves del manojo sonaban
chocando. Llegó a la capilla del Magistral y cerró con estrépito.
Después de cerrar tuvo aprensión de haber oído algo allí dentro; pegó el rostro a la
verja y miró hacia el fondo de la capilla, escudriñando en la obscuridad. Debajo de la
lámpara se le figuró ver una sombra mayor que otras veces...
Y entonces redobló la atención y oyó un rumor como un quejido débil, como un
suspiro.
Abrió, entró y reconoció a la Regenta desmayada.
Celedonio sintió un deseo miserable, una perversión de la perversión de su lascivia:
y por gozar un placer extraño, o por probar si lo gozaba, inclinó el rostro asqueroso
sobre el de la Regenta y le besó los labios.
Ana volvió a la vida rasgando las nieblas de un delirio que le causaba náuseas.
Había creído sentir sobre la boca el vientre viscoso y frío de un sapo.
El Naturalismo






Evolución desde el Realismo: Pretende reproducir la realidad con una objetividad
documental en todos sus aspectos, incluso en lo amoral.
Método de trabajo: Observación exhaustiva de la realidad, que se refleja de forma
sistemática y científica. Aplicación de las teorías evolucionistas y deterministas de Darwin.
Protagonistas: Habitualmente, las clases más desfavorecidas de la sociedad: alcohólicos,
psicópatas… seres que obedecen a sus impulsos más primarios.
Temas: Reflejo de los aspectos más miserables y sórdidos de la realidad. Se relejan las
dimensiones más crudas y sórdidas de la realidad. Conflicto entre libertad individual y
realidad social.
Diferencias con el Realismo: El Naturalismo es mucho más descriptivo y minucioso que
el Realismo. Un ejemplo de esta minuciosidad es Zola, que esperaba a la salida de una
fábrica, para tomar notas, que luego, utilizaría para describir la salida de los obreros en sus
novelas.
Lenguaje utilizado se inclina especialmente hacia las jergas y el habla regional o popular.
Autores: máximo representante Émile Zola. Desde Francia, el Naturalismo se extendió a
otros países.
En España los autores que más se aproximan al Naturalismo: Emilia Pardo Bazán (Los Pazos
de Ulloa); Clarín (La Regenta)
Los Pazos de Ulloa, Emilia Pardo Bazán
Argumento
Julián es un capellán se traslada a la casa señorial de los Pazos de Ulloa para
hacer uso de sus funciones eclesiásticas y ayudar a recomponer el archivo de
contabilidad de la propiedad. Allí conocerá a Don Pedro el Marqués, su criado
Primitivo, la cocinera Sabel con la que el Marqués mantiene una relación
secreta de la que ha nacido Perucho, un niño salvaje que le gusta andar con los
animales y ensuciarse.
Julián intentará durante toda la novela poner orden y paz cristiana en los Pazos,
pero le será imposible, a pesar de sus intentos de humanizar a Perucho, o lograr
desposar al Marqués con Nucha.
Finalmente, tras que el caciquismo y la lucha política del momento pongan fin a
la vida de Primitivo, el mayordomo que era en realidad el auténtico amo de los
Pazos a la práctica, siniestramente implicado en conflictos económico-políticos,
Julián se enclaustrará en una parroquia de montaña lejos de los Pazos.
Los Pazos de Ulloa, Emilia Pardo Bazán
 Volvía Julián preocupado a la casa solariega, acusándose de excesiva
simplicidad, [...] Él era sencillo como la paloma; sólo que en este pícaro mundo
también se necesita ser cauto como la serpiente... Ya no podía continuar en los
Pazos... ¿Cómo volvía a vivir a cuestas de su madre, sin más emolumentos que
la misa? ¿Y cómo dejaba así de golpe al señorito don Pedro, que le trataba tan
llanamente? ¿Y la casa de Ulloa, que necesitaba un restaurador celoso y
adicto? Todo era verdad: pero, ¿y su deber de sacerdote católico?
Le acongojaban estos pensamientos al cruzar un maizal, en cuyo
lindero manzanilla y cabrifollos despedían grato aroma. Era la noche
templada y benigna, y Julián apreciaba por primera vez la dulce paz del
campo, aquel sosiego que derrama en nuestro combatido espíritu la madre
naturaleza.[...]
Siguió andando, guiado por el ladrido lejano de los perros. Ya divisaba
próxima la vasta mole de los Pazos. El postigo debía estar abierto. Julián
distaba de él unos cuantos pasos no más, cuando oyó dos o tres gritos que le
helaron la sangre: clamores inarticulados como de alimaña herida, a los cuales
se unía el desconsolado llanto de un niño.
Llegó velozmente a la cocina. En el umbral se quedó paralizado de asombro
ante lo que iluminaba la luz fuliginosa del candilón. Sabel, tendida en el suelo,
aullaba desesperadamente; don Pedro, loco de furor, la abrumaba a culatazos;
en una esquina, Perucho, con los puños metidos en los ojos, sollozaba.
Descargar

El Realismo y el Naturalismo