El Abuso Sexual Infantil
Información para la
Prevención y disminución de
Riesgos de Abuso Sexual Infantil.
El Abuso Sexual Infantil
• Es responsabilidad del abusador
• El Abuso sexual, y su incidencia en la
vida de la víctima, no varía según los
actos de los que el niño y la niña hayan
sido víctimas
La seguridad y protección de los niños y las niñas, es
una obligación de sus adultos referentes y
responsables.
• Transmitirles al niño herramientas para aprender el
autocuidado es fundamental, Pero la mirada
responsable del adulto, es insustituible para el
cuidado del niño y la niña.
• Todos los vínculos que establece un menor de edad
deben ser supervisados por nosotros, sus adultos
referentes y responsables
• Padres, padres adoptivos, padrastros, hermanos, medio
hermanos, hermanastros, tíos, abuelos, ministros
religiosos, maestros, entrenadores deportivos, son
habitualmente personas confiables para el niño y la
niña. Sin embargo, más del 90 % de los abusos
sexuales a niños y niñas les llega de parte de estos
protagonistas de su vida familiar y cotidiana.
Abuso Sexual Infantil es
• Toda actividad de connotación erótica y/o sexual entre
un adulto y un niño o niña,
haya o no haya violencia,
haya o no haya genitalidad involucrada,
haya o no haya aceptación del menor de edad.
• Cualquier actividad o práctica compartida activa o
pasivamente, que genere algún grado de excitación
sexual en el adulto,
o pretenda, o pueda provocarla en el niño, la niña o
el púber involucrado.
• Un modo de control de la voluntad de alguien mayor o
más fuerte, sobre un sujeto menor de edad.
Las armas a través de las cuales se violenta
sexualmente los menores de edad:
• La seducción, persuasión, invitación,
coacción, amenaza o forzamiento, son el
contacto directo con el niño, pero también :
• el exhibicionismo,
• la exposición a pornografía,
• la toma de fotografías,
• la conversación sexual personalmente,
telefónica, mensajes de texto, Messenger, etc.
entre un adulto y un niño, niña o púber.
El Abuso Sexual Infantil
Efectos psíquicos del ASI:
no es:
• una variante sexual
• un gusto de minorías
exquisitas
• un impulso incontrolable
• algo de lo que el niño o la
niña disfruta.
• El desarrollo psíquico
durante el proceso de
crecimiento, va
acompasado con el
desarrollo sexual del niño
y la niña. El Abuso
Sexual Infantil atenta
contra el proceso de
crecimiento.
El Abuso Sexual Infantil es:
• El desarrollo psico• un delito que le produce al
sexual del niño y la niña
niño y la niña angustia
desde su nacimiento
profunda y un trauma que
hasta su juventud es
arrastrará y se manifestará en central para la salud
mental del adulto que
diferentes aspectos, todo a lo
serán.
largo de su vida infantil,
adolescente y adulta
Estadísticas
• 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 6 varones fueron, están
siendo o serán víctimas de abuso sexual durante su infancia
y/o adolescencia
• 1 de cada 3 víctimas será abusada por un familiar directo
• El 20 % de las víctimas de abuso sexual, tiene menos de 8
años, el 50 % menos de 12 años.
• La mayoría nunca dirá lo que está o ha padecido.
• El 70 – 80 % de los niño/s víctimas de abuso que no
reciben ayuda, padecerán 1 o más de estas consecuencias
- Consumo de alcohol o drogas.
- Trastornos de la alimentación.
- Embarazo adolescente. Enfermedades de transmisión
sexual.
- Pensamientos suicidas, o intentos.
- Exposición a situaciones de prostitución y/o promiscuidad
sexual.
- Población de adultos con mayor riesgo de enfermedades
físicas y psíquicas que la media.
• Hablar con el niño o la niña al regresar de
estar con otra persona, escuchar su relato,
observar su estado de ánimo, no sólo nos
acerca a él, le ayuda a desarrollar su capacidad
simbólica, sino que también facilita referencia
respecto de qué le sucede.
• El consumo de alcohol o drogas de parte de
la persona a cuyo cuidado queda el niño/a,
es un factor de riesgo debido a la baja de la
inhibición que producen esas sustancias
sobre el cerebro de los mismos.
Acordar entre padre y madre y responsables de niños
y niñas
• no naturalizar en el niño y la niña situaciones de
intimidad corporal con ellos;
• no involucrar a los niños y niñas en “secretos” con
adultos, ni aún nosotros mismos;
• no facilitar situaciones en las que el niño o niña
quede en soledad con adultos;
• ayuda que hablemos de prevención en la pareja
parental, y disminuye riesgos de que nuestros hijos
padezcan abuso sexual.
• que los asiste -juntos y por separado- el derecho a
supervisar los vínculos que establezca el hijo o la
hija;
• que poner condiciones a cómo el niño o la niña se
relacione con adultos o con otros niños no implica
“pensar mal” de ninguna persona en particular, sino
ejercer el derecho a criar previniendo;
• ayuda a que no haya sobreentendidos en materia de
prevención en la crianza, y disminuye riesgos.
Educar en la prevención
• La Educación Sexual es efectiva, cuando se dirige al
conocimiento certero de los procesos biológicos,
genéticos y relacionales de la sexualidad.
• Es objetiva cuando describe procesos a partir del
conocimiento científico que hay de ellos.
• Y es temprana cuando llega al niño desde que el
accede al lenguaje (a partir de los 3 años de edad,
aproximadamente), antes de que los procesos de
pensamiento se vean influenciados por la carga
hormonal propia de la adolescencia
• La Educación Sexual no debe confundirse con
sobre-estimulación sexual.
• La información efectiva, objetiva, temprano, y que no
expone al niñ@ a imágenes, escenas y relatos de
contenido sexo-genital y/o erótico; previene la sobreestimulación sexual del niño/a, y favorece mejores
condiciones para comprender qué es el Abuso
Sexual, reconocerlo, y aprender a prevenirse de él.
Construyendo una mirada crítica
… respecto de prácticas que
toman al cuerpo como
objeto, socialmente
instaladas:
• La prostitución,
• El culto a la belleza y la
juventud eterna del cuerpo,
• El estereotipo de “la lolita”;
• La iniciación sexual como una
asignatura a cubrir;
• La vanalización de la
genitalidad,
• Etc.
… Son temas que un niño y una
niña pueden comenzar a
comprender, desde el inicio
de su vida de relación con
otros.
La Educación en Derechos:
• Sociales,
• Económicos,
• Culturales,
• del Niño,
• de Género
• de las Minorías
• etc.
… es la educación ciudadana
básica para que varones y
mujeres nos reconozcamos
desde la infancia, como
personas, en la sociedad que
habitamos.
Mantengamos en la familia y/o institución:
• conductas respetuosas del cuerpo propio, del otro y de su
intimidad. Explicitémoslas: golpear la puerta, no entrar en el
toilette cuando está el niño, señalarle que sus prácticas
masturbatorias las realice en lugares privados de la casa, etc..
• No estiremos en el tiempo cuidados propios de la primera
infancia, y rápidamente alentémoslo al niño/a en el aprendizaje
del autocuidado de su cuerpo: bañarse, hacer sus necesidades
fisiológicas, cambiarse la ropa interior
• Hablémosle claramente de qué prácticas son abuso sexual, y
démosle la certeza de que cuando ella se sientan incómodos
frente a una conducta de un adulto y no tengan en claro de qué
se trata, les hará bien y están autorizados por usted, a cortar
esa situación gritando “no” y apartándose inmediatamente.
Aún cuando el adulto les diga que “no pasa nada”.
• No tomemos el modelo de seducción adulta para interpretar la
conducta infantil (“¿Tienes novio?”, ¿Se dan besos?” “mmm, te
estoy viendo la bombacha”, etc.). El niño/a se ve envuelto en un
discurso del que desconoce su sentido y participa por el efecto de
aprobación que ve que provoca en el adulto, tendrá naturalizado
el tipo de acercamiento que propone un abusador y no estará en
condiciones de defenderse.
Clarificarles explícitamente al niño y la niña :
• que el abusador puede ser cualquier persona, también
una conocida, incluso cercana.
• que la prevención del abuso sexual es un tema del que
hablaremos y profundizaremos con él o ella,
periódicamente en la vida.
• que cuando haya cualquier cosa que suceda y sienta
que lo perturba, le hará bien hablar con nosotros/as,
pudiéndolo hacer en cualquier momento, a solas o
en presencia de terceros.
• que nosotros/as no sólo esperamos que hable,
hagámosle ver que estamos atenta/o y también
podemos preguntar qué pueda haber pasado, sin
temores.
• Una crianza que se centra en “lo que está bien” y “lo
que está mal”, invita a la trasgresión y facilita la
ocultación. En cambio, una Crianza que girar en torno
de “lo que hace bien” y “lo que hace mal” a sí
mismo/a y a los otros, es una educación no violenta,
que compromete al que aprende, y previene.
Escuchar el Abuso
• Si el niño/a sospechamos o nos cuenta que ha sido o
está siendo víctima de abuso sexual, necesita que
nosotros reaccionemos con serenidad, disponibilidad
a la escucha y mesura. Sea lo que sea que nos pueda
estar contando
• El o ella necesitan de nuestra tranquilidad, luego de
nuestra convicción de querer escucharlo, hacerle
saber que le creemos, que él no tiene la culpa,
actuar en consecuencia con lo que le sucedió (puntal
más importante de la recuperación de la salud mental de
la víctima de abuso sexual), y que haremos lo
necesario para que el abuso termine en ese
momento.
• Comentarios del tipo de “¿no te habrá parecido?”, o
“¿Estás seguro/a?” o “Tal vez no se dio cuenta”, “Cómo
decís eso con lo que te quiere el tío” o similar que
muestre algún grado de incredulidad de parte del adulto,
hará que el niño o la niña se retraiga y no pueda contar
lo que está viviendo.
Escuchar el Abuso
• El niño/a abusado siempre es objeto de algún modo de
amenaza o coerción. Para evaluar si puede contar con
los adultos, muchas veces dirá sólo una parte de lo
que le sucede. Y para no poner en riesgo a algún
familiar que muchas veces está amenazado por el
abusador, tal vez lo diga fuera de la familia, en la
escuela, a la mamá de un amigo, etc.
• Decirle que nada le sucederá a nadie porque él nos
cuente.
• Que es mentira toda amenaza que haya recibido, y que
le garantizamos que haremos todo lo necesario para
que nunca más vuelva a pasar por esa situación,
Dinámica de manipulación del Abusador
• Es una persona manipuladora, que hará sentir al niño/a
vergüenza por lo que él le esta haciendo, como parte de la
confusión en la que lo/a sumerge, lo influenciará con ideas como
que de su silencio depende la vida de algún familiar directo, o la
armonía familiar. Le hará creer, incluso, que su familia no lo
quiere o no le creerá.
• Algunos niño/as, por su tan temprana edad, ni siquiera tienen
recursos simbólicos para poder transmitir lo que están viviendo.
• El niño/a podrá presentar los acontecimientos autorecriminándose.
Que fue él o ella quien lo invitó al adulto a hacerlo; que él aceptó él
juego que le propuso el abusador; que tal vez entendió mal lo que
sucedió. Podrá querer explicar que a lo mejor le pareció pero en
realidad fue un juego… el niño/a abusados hará suyo de esta
manera, el discurso abusador. Este es un efecto más de la
manipulación de la que es objeto
• El abusador es –en general- una persona apreciada por el
niño/a, que se ha ganado su confianza, e incluso puede ser una
persona de la que el niño/a dependa afectiva y materialmente.
• El niño/a que no ha dicho lo que sucede la primera vez, cada vez
siente más vergüenza de decirlo. Cree –y el abusador le hace
creer- que ha permitido que ello sucediera. Sabe que hablar
incrimina a alguien apreciado por él.
Evitar la victimización secundaria
• No es necesario ni le hará bien, que indaguemos sobre
detalles de los hechos de los que fue víctima.
• Muchas víctimas de abuso sexual, no quieren recordar y relatar
lo vivido y es respetable que así sea. No será en esos detalles
donde la víctima encuentre la recuperación, sino en el
reconocimiento de lo sucedido y en cómo esto ha marcado su
vida toda.
• Si hubo o no penetración, si fue vaginal, anal o bucal, si fue el
niño/a involucrados en posición activa o pasiva frente a la
sexualidad adulta, no es la variable de análisis sobre el daño
psicológico que el abuso sexual conlleva a la niñez.
• En lo único que influye que haya habido o no prácticas
genitales, bucales o anales activas del niño/a, es en la
transmisión de enfermedades sexuales y embarazos infantiles
y adolescentes.
Indicadores de Abuso Sexual
Indicadores físicos
(menos frecuentes):
Indicadores emocionales:
• Angustia, ansiedad, depresión
• retraimiento, aislamiento, fugas de
• inflamación del área
hogar
genital o anal
• irritabilidad injustificada, Violencia,
conductas antisociales
• Síntomas disociativos o
• negativa a ir al baño a
relacionados con estrés
orinar o defecar por dolor
postraumático
• Alteración en la atención,
conciencia, amnesia, episodios
• problemas urinarios a
disociativos y de
repetición
despersonalización
• enuresis o encopresis (hacerse pis o
caca encima luego que ya controlaba
• enfermedades de
esfínteres)
transmisión sexual
• masturbación compulsiva
• comportamiento sexualizado
• el embarazo infantil y
(seducción manifiesta, propuesta
adolescente.
sexual, etc.)
• problemas de aprendizaje
Síntomas disociativos
• Escuchar hablar y notar de repente que no se ha
escuchado parte o la totalidad del discurso
• Encontrarse en un lugar y no saber cómo llegó allá
• Sentir como si estuviera de pie al lado suyo
observándose hacer algo, y verse a sí mismo como si
estuviera viendo a otra persona
• Encontrar cosas entre las pertenencias y no recordar
haberla puesto allí
• No recordar algunos momentos importantes de la vida
• Mirarse a al espejo y no reconocerse a sí mismo
• Recordar algo pasado tan vívidamente y sentir como
estuviera reviviéndolo
• Sentirse mirando el espacio, pensando en nada y no ser
conciente del paso del tiempo
• Sentir como si se estuviera viendo el mundo a través de
una nebulosa de modo que la gente o los objetos
aparecieran como si estuvieran lejanos o poco claros
Los abusadores sexuales
• son el 90 % varones mayores de edad, el otro 10% se divide
entre mujeres y niños que ejercen poder y control sobre un par.
• Si bien las mujeres abusadoras son minoría, también
muchas veces el abuso queda indiferenciado en
situaciones propias del cuidado materno.
• El niño que ejerce violencia sexual sobre otro niño/a, está
reproduciendo una práctica de la que él es objeto pasivo, y
debe ser considerado como otra víctima y no como un
agresor. Debe impedirse inmediatamente que perdure toda
situación abusiva y ambos niños necesitan ayuda
especializada.
• El abusador sexual infantil es mayoritariamente heterosexual,
con una vida sexual aparentemente satisfactoria, muchos
tienen hijos o hijas.
• Su vida social y laboral puede ser de realización, a veces,
incluso, exitosa.
• Se trata en general de personas amables, afables y de
carácter atrayente.
Los abusadores sexuales
• Se los encuentra por lo general cerca de lugares donde
hay niños o niñas, muchas veces ejerciendo profesiones
que los acercan a ellos.
• Su adaptación social, hace imposible reconocer al abusador
sexual a priori.
• La actitud del abusador nunca será la de reconocimiento de
que alguna conducta o comportamiento suyo pueda haber
violentado al niño.
• A diferencia de quienes no tenemos conductas psicopáticas
que nos permitimos dudar respecto de si algo que hagamos
pueda dañar a otro, el abusador –por su personalidad
perversa- no aceptará que haya en sí algo que pueda ser
objeto de reproche.
• De nada servirá para aclarar la angustia que como adultos
responsables de un niño/a abusado sentimos, acudir a
buscar alguna información en la persona del sindicado
como abusador.
El abusador, en general :
• Dirá que el niño/a miente, fabula, delira, o disfruta o lo ha
buscado sexualmente.
• Tratará de avergonzar al niño/a, ridiculizándolo y haciéndole
pasar vergüenza por lo que dice que le sucedió,
• Amenazará a los familiares o personas que le crea al
niño/a;
• Dirá que todo se dice como parte de un complot en su
contra por algún motivo en general de poca razonabilidad.
• La reincidencia de quien perpetra delitos de índole
sexual, es en la práctica absoluta. En el abusador no
hay culpa, por lo que tampoco arrepentimiento y esto
asegura la reincidencia. Si tiene la posibilidad lo volverá a
cometer.
• Por lo tanto uno de los factores de riesgo de abuso está
entre aquellos que ya han sido denunciados por ese delito.
Los abusadores sexuales
• El abusador sexual Nunca parece
abusador sexual.
• Esto es condición elemental para poder
acercarse a niños y niñas sin despertar
Denunciar el Abuso Sexual.
• La justicia, para las personas que han sido víctimas de ASI,
se da luego del ser creídos y resguardados por algún
adulto referente (el más importante ordenador del que les
llega la posibilidad de sanar sus heridas y poder vivir con las
cicatrices que deja)
• La justicia para ellos, y para que otros niños no sigan siendo
víctimas de ese abusador, desvela a quienes lo sufrieron.
• Alguno/as, pasado el tiempo y no denunciado el caso, o no
habiendo prosperado en la justicia o ya prescripto, encuentran
modos no institucionalizados de la justicia : difundir
públicamente lo sucedido; darlo a conocer en el medio
familiar del abusador, hacer saber en los lugares donde se
mueve esa persona en contacto con otros niños, etc..
• Sienten que avisar a quienes tienen contacto con esa persona
que es peligrosa para los niños, los libera de una sensación de
que su silencio es complicidad con otros abusos que esta
persona continúa cometiendo.
Denunciar el Abuso Sexual
• Es una obligación ciudadana y una obligación para los
profesionales -psicólogos, médicos, educadores, personal de
escuela, hospital, etc.- denunciar cuando toman
conocimiento de que un niño/a está siendo o fue víctima
de ASI.
• A los profesionales la obligación de denunciar los libera,
incluso, del secreto profesional.
• Los adultos responsables del niño/a víctima de ASI, luego de
ponerlo a resguardo, tenemos que informarnos, evaluando
todas las variables en juego en cada caso, para recurrir a la
justicia y a los servicios de salud.
• Los procesos judiciales son aún habitualmente
revictimizadores del niño/a. Si bien se está bogando por
utilizar metodologías como la Cámara Gesell que permite al
niño declarar una sola vez y en el marco de una entrevista
con una profesional psicóloga, con el cuidado indispensable
para su integridad psíquica y sin verse expuesto a un tribunal ni
al denunciado, aún son situaciones aisladas y priman
mecanismos cruentos para las víctimas.
Obstáculos del proceso
• Encontrar al abogado especialista en el tema, el apoyo
psicológico adecuado, es indispensable.
• Hacer la denuncia es apenas el primer paso. Sostener en el
tiempo la denuncia, acompañar al fortalecimiento del
niño/a para que pueda sostener el relato, y de aquellos
adultos que lo acompañan en este proceso, es un trabajo
arduo.
• El abusador, su defensa, y múltiples voces favorecedoras del
abuso sexual, buscarán minar la voluntad, la fuerza y la
subjetividad toda del niño/a y de quienes los acompañan.
Mecanismo complejo que no los espera con los brazos abiertos
para construir justicia, sino todo lo contrario (andamiaje que
incluye desde seudo teorías jurídicas o científicas, hasta
amedrentamiento, amenazas y violencia psicológica y física
contra los profesionales especializados en el área)
Obstáculos del proceso
• Se trata de grupos de pensamiento y acción liderados por
organizaciones de progenitores separados de sus hijos. En
ellos actúan muchas personas de buena fe, pero sus ideólogos
son personas con procesos judiciales por violencia, muy
graves.
• Esos recursos que implementan son psicológica y
judicialmente violentos. Sin embargo cada vez más van
encontrando apoyo.
• Su metodología de acción se centra en unos pocos conceptos
sin base jurídica ni científica :
1. dicen que abundan las denuncias de abuso sexual falsas,
2. dicen que los niño/as están maliciosamente influenciados por
uno o ambos padres que por alguna razón quiere perjudicar al
acusado, como si los niños no fueran personas con propia
palabra, y
3. dicen que existen profesionales dispuestos a validar con su
intervención a todo un andamiaje que –ellos dicen- estaría sólo
al servicio de molestarles la vida a ellos.
Obstáculos del proceso
4. Las características propias del Abuso Sexual y la dificultad para
instalar en la sociedad y la justicia una mirada de protección
hacia la niñez, hacen difícil recopilar pruebas para ser
demostrado en sede judicial.
• Como en otros delitos, la prueba más importante cuando el
niño/a víctima ya accede al lenguaje, es su testimonio : lo que
dice que alguien le ha hecho. Luego vendrán las pruebas
subsidiarias del relato que ponen en evidencia su veracidad :
los estudios de los profesionales psicólogos, el análisis de
sus juegos, dibujos; los síntomas compatibles con así, etc.
• La palabra de la niñez tiene poca credibilidad en el mundo
adulto, y por lo tanto, en sede judicial.
• Los informes de los auxiliares de la justicia -como psicólogos,
asistentes sociales, etc. – en general serán confrontados con
otros en contrario. La clave está en la mirada del juez, en
quién es él, en dónde tiene puesta su mirada cuando
administra justicia y en su vida personal.
Obstáculos del proceso
• Un señor en general con una vida exitosa, con un
discurso engañoso que puede hacer gala de “buen
caballero” y pagar abogados caros -como en general
sucede con el acusado de abuso- parece para muchos
jueces, profesionales y gentes bienpensantes más
creíble que una mujer desesperada por el sufrimiento de
su hijo, y un niño o una niña abusados desde hace años.
• El argumento de la mentira del niño o la niña, o de que
sería víctima de alienación por parte de una madre que
quiere perjudicar al abusador, tiene nula veracidad
científica … sin embargo persiste y resiste la gente que
está más proclive a creerle su inocencia a alguien
acusado de abuso, que a un niño/a o adolescente
que dice haberlo sufrido.
• Se suman las denuncias de ASI no sustanciadas por la
dificultad que existe en la prueba. O sea que no toda
denuncia de ASI que no prospera en la justicia, es
necesariamente falsa.
Las nuevas tecnologías inciden en el crecimiento del
ASI
• Quien antes hubiera sido incapaz de enfrentar la situación de
ser descubierto al salir a buscar un niño/a para abusar de él,
hoy lo puede hacer cómodamente desde su casa con una
conexión a Internet, una cámara web, un celular, etc.
• Internet ha contribuido en el crecimiento del turismo sexual y
otros modos de los delitos sexuales y contra la infancia.
• El ASI crece porque es una herramienta del crimen
organizado: La trata y tráfico de niño/as con destino al
turismo sexual, prostitución infantil, pederastia, tráfico de
órganos y adopción ilegal, es el colchón –junto a la
estructura patriarcal de la sociedad- donde abrevan las
organizaciones judiciales y políticas de apoyo a los abusadores
y/o no protección del derecho del niño/a al respeto de su
crecimiento psicoafectivo.
• El crimen organizado hunde sus raíces en los sistemas
judicial y político, de allí que sea en estos dos ámbitos donde
se encuentra el apoyo a desarrollos judiciales y seudocientíficos de revictimización del niño/a y amparo del
abusador sexual.
Centros Locales Descentralizados de niñez,
Adolescencia y Familia
y otros centros de Asistencia y Prevención
•
Villa Albertina Casa de la Comunidad – Paris 2302- 4273-7562- Lu a Vi 8 a 14 hs.
•
•
Llavallol Aristóbulo del Valle 176- 4298-9645, fax 4231-2696
Budge Htal. Allende- Claudio de Alas 2584- 4273-1808/1270- Lu a Vi 8 a 14 hs.
•
Fiorito Promeba Larrazabal y Roque Crea
•
L de Zamora (centro) Edificio- Boedo y Rep. Arabe Siria -4239-9644
•
Parque L. De Zamora Dirección General de Minoridad y Familia - Siritto y Molina
Arrotea. 4283-2507/2480 -Lu a Vi 8 a 17 hs
Asistencia social, psicológica y jurídica. Violencia familiar.
•
Banfield Colegio de Abogados de L de Zamora -Timoteo Gordillo 12784286-8492
(Lu, Mi, Ju y Vi 9 a 12 hs). Patrocinio jurídico gratuito.
•
Ezeiza Comisaría de la Mujer y la Familia – Fariña 37 Tristán Suarez- 4234-3566Asistencia para hombre con comportamiento violento
Descargar

Document