DIMISIÓN EDUCATIVA, VIOLENCIA Y DERECHOS HUMANOS EN VASCONIA.
EDUCACIÓN PARA LA DESLEGITIMACIÓN DEL TERROR.
Congreso Estatal de Educación para la Convivencia . Jaén. 15, 17 y 17 de diciembre de 2011
Jesús Prieto Mendaza
1.- INTRODUCCIÓN
•Primo Levi denunció con certera claridad el peligroso
revisionismo que se permitía subrayar ciertas bondades del
régimen nacionalsocialista del III Reich. Quienes afirman, recuerda
el autor, que Hitler proporcionaba trabajo, estudios y cultura a los
alemanes; quienes reivindican que suyos son logros tales como la
seguridad social o el coche utilitario para la clase trabajadora,
contribuyen a destacar acciones positivas del totalitarismo y
minimizan, no nos engañemos, los horrores del Holocausto. Esta
reflexión es válida para lo ocurrido en Euskadi durante estos años
•Como recordaba María Zambrano, y utilizando esa misma idea,
en esta tierra durante más de tres décadas ha imperado una
auténtica dimisión educativa. La sociedad vasca, todos (y me
incluyo) hemos dimitido de nuestra función educadora y
claudicado, por miedo o aquiescencia, ante el terror totalitario.
2.- LA FUERZA DEL ESTIGMA. LA SOCIEDAD FRACTURADA.
Una perversa trampa moral se ha tejido durante más de tres
décadas en el País Vasco para legitimar la violencia: su
contextualización en una situación de conflicto político como
justificadora de la conculcación de libertades y Derechos Humanos.
Así el asesinato en un determinado contexto, es menos condenable.
Podríamos definir dos contextos fundamentales en los que a lo
largo de la historia se han realizado este tipo de justificaciones
1. Un contexto revolucionario. La violencia revolucionaria del pueblo
justifica el ajusticiamiento de los denominados enemigos del mismo.
2. Un contexto de necesidad de Estado. La salvaguarda de los
valores patrios, o la pervivencia misma del estado ante una situación
de extrema gravedad pueden justificar determinadas acciones
conculcadoras de derechos).
Una de las formas más crueles e ignominiosa de ejercer la
violencia es el ESTIGMA. La estigmatización de las víctimas del
terrorismo de ETA (No ha ocurrido así con las víctimas,
evidentemente también víctimas de una violencia execrable, del
bloque opuesto. En este caso han sido ninguneadas en
ocasiones por el propio sistema) ha permitido el desarrollo de
dos sociedades vascas paralelas tuteladas por un poder fáctico
poderoso: el terrorismo. Por un lado una sociedad de prestigio,
incuestionable: la comunidad abertzale y por otro una comunidad
estigmatizada, quienes son portadores de una identidad o
adhesión dudosa: los vascos impuros o no vascos.
Soc. de prestigio
(espacio público)
ESTIGMATIZACIÓN
Soc. de estigma
(ocultación)
3.-LAS NARRATIVAS DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO Y SUS
POSIBILIDADES COMO RECURSO EDUCATIVO.
Como comenta el profesor Reyes Mate, con las víctimas (también con las
víctimas del terrorismo vasco) se han cometido muchas injusticias, que él reduce
a tres:
1. Injusticia personal. Se les ha arrebatado la vida, la posibilidad de ser una
familia, la libertad y si han sobrevivido se les ha condenado a una muerte social.
2. Injusticia política. El asesinado, el secuestrado, el exilado son eliminados por
no compartir un determinado proyecto político, son excluidos de la sociedad por
no participar de un ideario.
3. Injusticia social. Se priva a la sociedad de una víctima (muerta físicamente o
eliminada reduciéndola al espacio privado) y de un victimario (que será
encarcelado por un periodo prolongado y por lo tanto será inválido como agente
social).
Precisamente el Curriculum de Educación Social y Ciudadana
se nos muestra a los docentes abierto de par en par ante esta
posibilidad. Si recordamos aquí nuestras 8 competencias
básicas, reconoceremos entre ellas, de forma explícita y
transversal, la Competencia Social y Ciudadana.
•Competencia en cultura científica, tecnológica y de la salud
• Competencia para aprender a aprender
• Competencia matemática
• Competencia en comunicación lingüística
• Competencia en el tratamiento de la información y competencia
digital
• Competencia en cultura humanística y artística
• Competencia para la autonomía e iniciativa personal
• Competencia social y ciudadana
4.-CÓMO DEBEMOS AFRONTAR LOS TESTIMONIOS DE LAS VÍCTIMAS
EN EL AULA. REFLEXIONES NECESARIAS.
Las narrativas de las víctimas han sido utilizadas con un objetivo educativo
desde hace muchos años y la valoración que se ha hecho de de las mismas ha
sido, en general, muy positiva. Víctimas de la guerra, víctimas de la represión
franquista, víctimas de la droga, víctimas del alcohol, víctimas de accidentes de
trafico, víctimas de la violencia en el deporte, víctimas de la violencia económica
o estructural, víctimas de la violencia doméstica, víctimas de la violencia de
género, víctimas del acoso escolar o bullying, etcétera.
¿Por qué entonces esa oposición a la presencia de las víctimas del terrorismo
en un grupo de alumnos/as de ESO o bachiller?
Las respuestas que me vienen a la cabeza pueden ser muchas, pero yo
apuntaría tan sólo cuatro:
1. El temor a que estas actividades pueda caer en la parcialidad,
obviando el concepto de universalidad de los DDHH que ya hemos
mencionado anteriormente.
2. El miedo a que puedan reproducirse en el colegio tensiones y
enfrentamientos que se dan en la propia sociedad.
3. El concepto (a todas luces erróneo) de DDHH como algo asociado
a la política.
4. La deliberada intención de no deslegitimar los beneficios que el
ejercicio de la violencia ha podido reportar a determinada ideología
y que podrían verse cuestionados desde las narrativas de las
propias víctimas.
Se ha de tener en cuenta que el Departamento de Educación hace
una eficaz justificación de esta iniciativa amparándose en varios
puntos fundamentales:
•La Competencia Social y Ciudadana ha sido evaluada durante el curso
2009/2010 y los centros tendrán que tenerla en cuenta al elaborar sus
correspondientes Planes de Mejora. La experiencia que obtengamos
con esta iniciativa puede ayudarnos a dar a los centros pautas realistas
e integradoras.
•Una de las asignaturas relacionadas directamente con esta
competencia es Educación para la Ciudadanía. Asignatura de reciente
incorporación al currículo, a la que no se ha prestado mucha atención y
sobre la que habría que dar pautas metodológicas a los centros.
•La elaboración de los Planes de Convivencia, durante los últimos
cuatro años, han dado lugar a muchas iniciativas organizativas, de
participación en la vida del centro de los diferentes estamentos, de
protagonismo del alumnado, de modificaciones curriculares…. que
están en la base de esta competencia.
•El compromiso de este Gobierno con el impulso de la paz, la
convivencia y los DD HH.
Si realizamos un breve análisis del Curriculum Vasco, observaremos que
nuestros alumnos deben adquirir la necesaria competencia social y ciudadana
dentro de unas líneas curriculares claras, con varias dimensiones:
Dimensión 1: LA REALIDAD SOCIAL
•Evolución de la realidad histórica.
•Comprensión de la sociedad,
funcionamiento, logros y retos.
•Trabajo, economía, producción y
consumo.
•Información y comunicación.
Dimensión 2: CIUDADANÍA
•Fundamentos y organización de la
sociedad democrática.
•Ejercicio responsable de la ciudadanía.
•Derechos humanos y ciudadanía global.
Dimensión 3.- CONVIVENCIA
•Resolución de conflictos.
•Identidad personal y posición ética.
•Regulación de la convivencia.
5.- CONCLUSIONES.
Quizás la sociedad vasca no esté por ahora madura para afrontar una
reconciliación a través del perdón, quizás fuera preferible hablar por ahora,
como recuerdan Xabier Etxeberria y Galo Bilbao, simplemente de unos
mínimos, de exigencia de convivencia.
Bien, si esto es así, las narrativas de las víctimas pueden contribuir a
preparar este futuro hacia el que avanzamos y en el cual la dimisión
educativa de nuestra sociedad, a la que aludíamos en boca de María
Zambramo, pueda ser reconducida y genere novedosas sinergias a favor de
una sociedad sin victimarios y…sobre todo, sin víctimación.
Mila esker guztioi!!!!
¡Muchas gracias a
todos/as!!!
Descargar

Diapositiva 1