Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Salmos 89:14
Justicia y juicio son el
cimiento de tu trono;
Misericordia y verdad van
delante de tu rostro.
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Salmos 89:14
Justicia y juicio son el
cimiento de tu trono;
Misericordia y verdad van
delante de tu rostro.
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
La misericordia nos invita a entrar en la ciudad de Dios a través de sus
puertas, y la justicia se complace en otorgar a toda alma obediente los
Ahora bien,
el punto
principal decomo
lo que
venimos
ese que
privilegios
plenos
que le corresponden
miembro
de ladiciendo
familia real
hijo
tal sumo
sacerdote,
el cual
se sentó
a la diestra
del
deltenemos
Rey del cielo.
Si tuviéramos
defectos
de carácter,
no podríamos
franquear
trono
de laque
Majestad
en los ha
cielos,
Santuario,
y la
de
las puertas
la misericordia
abiertoministro
para los del
obedientes;
porque
justicia
en pie junto
a la entrada que
y requiere
santidad
de todos
los que
aquel está
verdadero
Tabernáculo
levantó
el Señor,
y no
el
quieran verhombre.
a Dios. (MSV 317)
Salmos 89:14
Justicia y juicio son el
cimiento de tu trono;
Misericordia y verdad van
delante de tu rostro.
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 4:14
Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que
traspasó los cielos, Jesús
el Hijo de Dios,
retengamos nuestra
profesión.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 2:17
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para
venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios
se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 4:15
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado
en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 4:15
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado
en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 4:15
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado
en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 2:18
Pues en cuanto él mismo
padeció siendo tentado,
es poderoso para
socorrer a los que son
tentados.
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 4:15
Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado
en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Hebreos 8:1, 2
Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que
tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del
trono de la Majestad en los cielos, ministro del Santuario, y de
aquel verdadero Tabernáculo que levantó el Señor, y no el
hombre.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hebreos 7:25
Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él
se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
1compasivo,
Juan 2:1,
2
Jesús
es
un
intercesor
y
misericordioso
y fiel Sumo
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis;
y si
Sacerdote.
Él, pecado,
la Majestad
del cielo
–el Rey
de con
gloria–,
puedea
alguno
hubiere
abogado
tenemos
para
el Padre,
mirar alelhombre
a las tentaciones
de Satanás,
Jesucristo
justo. Yfinito,
él essujeto
la propiciación
por nuestros
pecados; y
sabiendo
que élpor
halos
sentido
el poder
los ataques
no solamente
nuestros,
sinode
también
por losdedeSatanás”
todo el
(CE
160).
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
1 Juan 2:1, 2
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
1 Juan 2:1, 2
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
Hebreos 9:24
Porque no entró Cristo en
el santuario hecho de
mano, figura del
verdadero, sino en el
cielo mismo para
presentarse ahora por
nosotros ante Dios
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
1 Juan 2:1, 2
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
1 Timoteo 2:4, 5
El cual quiere que todos los hombres
sean salvos y vengan al conocimiento
de la verdad. Porque hay un solo
Dios, y un solo mediador entre Dios y
los hombres, Jesucristo hombre
1 Juan 2:1, 2
Es nuestro abogado
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
1 Timoteo 2:4, 5
El cual quiere que todos los hombres
sean salvos y vengan al conocimiento
de la verdad. Porque hay un solo
Dios, y un solo mediador entre Dios y
los hombres, Jesucristo hombre
1 Juan 2:1, 2
Es nuestro abogado
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Romanos 8:33, 34
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió;
más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra
de Dios, el que también intercede por nosotros.
1 Timoteo 2:4, 5
El cual quiere que todos los hombres
sean salvos y vengan al conocimiento
de la verdad. Porque hay un solo
Dios, y un solo mediador entre Dios y
los hombres, Jesucristo hombre
1 Juan 2:1, 2
Quiere que nos salvemos
Es nuestro abogado
Intercede por nosotros
Esta en el santuario celestial
Socorre a los tentados
Compadece de nosotros
Expiar nuestros pecados
Misericordioso y fiel
Cristo el sumo sacerdote
Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si
alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a
Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y
no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el
mundo.
Descargar

Document