La Eucaristía es el
Sacramento más
importante de nuestra fe.
Los sacramentos son las
celebraciones centrales de
nuestra fe, a través de las
cuales Dios nos comunica
su gracia.
En la eucaristía está verdaderamente
presente Jesucristo, se ofrece por nosotros
en la santa misa, y lo recibimos en la
Comunión.
La Hostia antes de
la Consagración
es pan de trigo y
después de la
consagración es el
Cuerpo de Cristo.
En el cáliz antes
de la consagración
hay vino y
después está la
sangre de
Jesucristo.
La Santa misa
es el sacrificio
del Cuerpo y de
la Sangre de
Jesucristo, que
se ofrece a
Dios, por el
ministerio del
sacerdote, en
renovación del
sacrificio de la
Cruz.
La Comunión
es recibir al
mismo
Jesucristo bajo
las especies de
pan y de vino
para que sea el
alimento de
nuestras almas,
nos aumente la
gracia y nos dé
la vida eterna.
Celebramos el día del Corpus Christi
para reafirmar nuestra fe en la presencia
de Jesús en la Eucaristía y entre
nosotros.
La Santa Misa es la reunión donde los
cristianos nos encontramos con Jesús vivo y
resucitado. Es la acción de gracias más
importante que dirigimos a Dios Padre.
¿Cómo se realiza este encuentro?
Jesús nos habla con su Palabra y se entrega
como alimento de la vida que dura siempre
(en forma de pan).
Partes fundamentales de la eucaristía:
(Ritos Penitenciales en la introducción)
-Liturgia de la Palabra
-Liturgia de la Eucaristía
(Despedida y envío con la Bendición)
Amén: esto es verdad, de acuerdo, podemos
confiar en Dios. Al decir amén decimos sí a
la oración del sacerdote.
Descargar

Diapositiva 1