Que el Oratorio de Navidad
de Bach nos haga descubrir
a Jesús en estas fiestas
Regina
ADVIENTO c A : EL DIA QUE YA HA
LLEGADO PREPARA AL QUE ESPERAMOS
Domingo I- JESÚS ESTÁ CON NOSOTROS
Domingo II- EN EL DESIERTO,
PREPAREMOS LOS CAMINOS
Domingo III- JESÚS ES EL QUE TENÍA
QUE VENIR
Domingo IV- JESÚS NACE, HIJO DE DIOS
Y DE JOSÉ
En la cima, fortaleza de Maqueronte
Aquí Herodes puso Juan Bautista en la prisión
Mt 11,2-11 En aquel tiempo, Juan,
que había oído en la cárcel las obras
del Mesías, le mandó a preguntar por
medio de sus discípulos: "¿Eres tú el
que ha de venir o tenemos que
esperar a otro?”
Como Juan Bautista, preguntémosle si es Él...
La incertidumbre de Juan
es su prisión más oscura.
Es más fácil reconocer a
un Maestro poderoso,
que a un Jesús débil
Descubrir Dios en el
hermano débil, nos
libera de prisiones
Jesús les respondió: "Id a anunciar
a Juan lo que estáis viendo y
oyendo: los ciegos ven, y los
inválidos andan; los leprosos
quedan limpios, y los sordos oyen;
los muertos resucitan, y a los
pobres se les anuncia el Evangelio.
Como Jesús,
hagamos que los
desvalidos reciban
la Buena Nueva
¿Nuestros
regalos serán
para los
pobres o para
los ricos?
Para conocer a Cristo, es indispensable
prestar atención a las nuevas formas de
pobreza (Evangelii Gaudium. 4,II)
¡Y dichoso el que
no se escandalice
de mí!"
¿Nos escandaliza ver
el Niño que hemos
engendrado con
nuestras economías?
Sólo viviremos
la Navidad, si
robustecemos
a los débiles
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la
gente sobre Juan: "¿Qué salisteis a
contemplar en el desierto, una caña
sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis
a ver, un hombre vestido con lujo? Los
que visten con lujo habitan en los
palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?,
¿a ver a un profeta? Sí, os digo,
Vivir de falsas tristezas o falsas alegrías,
nos hace cañas sacudidas por el viento
Estar
pendientes
de vestidos
lujosos, nos
priva de ser
profetas
y más que profeta; él es de quien
está
escrito:
"Yo
envío
mi
mensajero delante de ti, para que
prepare el camino ante ti." Os
aseguro que no ha nacido de mujer
uno más grande que Juan, el
Bautista;
Nadie más
grande que Juan,
nacido de Isabel
Para preparar los
caminos de
Navidad, se debe
ser tan grande, que
seas capaz de
volver a nacer Juan nace, y es puesto en brazos de María
aunque
el
más
pequeño en el reino
de los cielos es más
grande que él."
Igual que Juan, en el
Reino, cuanto más
pequeños, más grandes
Pequeños señalando al
Cordero, grandes
comiendo su cuerpo y su
sangre. Pequeños ante el
Esposo presente, grandes
por el compromiso
eterno con Él
Venga tu REINO, Señor,
el de los pequeños que
son grandes, el de los
que en esta Navidad
queremos volver a nacer
www.benedictinescat.com/montserrat
Descargar

evangelio