14 AÑO c A
Dejemos que nos
penetre la melodía
“Venid a Mi los
cansados” (4’45) del
Messías de Händel
Regina
La 3a PARTE del evangelio de Mateo
c11-13, está centrada en el texto:
“Él no disputa, ni rompe la caña cascada,
ni apaga la mecha que humea”
En lugar de disputar con
la generación que lo
desprecia, Jesús se
acerca a los humildes
Restos de Betsaida, ciudad grande y
sabia que, como Korazín y Cafarnaún,
no ha aceptado a Jesús, a pesar de
los milagros que hizo en ella
Mt 11,25-30 En aquel tiempo,
exclamó Jesús: "Te doy
gracias, Padre, Señor de cielo
y tierra, porque has escondido
estas cosas a los sabios y
entendidos y se las has
revelado a la gente sencilla.
Restos de una gran ciudad
de Galilea, y niños
Gracias, Padre, porque te
has acercado a los sencillos
Los
pequeños
tienen ojos
de esperanza
Sí, Padre, así
te ha parecido
mejor.
Dios se complace en los
pobres que revelan su ternura
¿Tenemos
ojos de
evangelio?
Todo me lo ha
entregado mi
Padre,
Todos están en mis manos:
los oprimidos y los opresores...
Si
uniéramos
todas las
manos
haríamos
un mundo
NUEVO
y nadie conoce al Hijo
más que el Padre, y nadie
conoce al Padre sino el
Hijo, y aquel a quien el
Hijo se lo quiera revelar.
Para conocer a Dios,
tenéis que AMAROS
El Amor
os hace
HIJOS y
HERMANOS
Venid a mí todos
los que estáis
cansados
y
agobiados, y yo
os aliviaré.
Yo estoy AQUÍ, muy cerca de ti
Quieres descansar?
Cargad con mi yugo y
aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón,
y
encontraréis
vuestro
descanso. Porque mi yugo
es llevadero y mi carga
ligera."
Conmigo, la
carga es ligera
Corren
sin
cansarse
(Is 40,31)
Unidos a los miles que
viven cansados y
agobiados por tantas
injusticias, te decimos
gracias, Jesús, por
ponerte de nuestra parte
Monjas de St. Benet de Montserrat
[email protected]
www.benedictinescat.com/montserrat
Descargar

evangeli