Las Bienaventuranzas
2
La humildad y
el llanto cristianos
Con base en el libro
del Dr. Antonio Cruz
Conferencias Pastorales LOGOI 2009
“Bienaventurados los
que lloran, porque
ellos serán consolados”
Mateo 5:4
Los que lloran ¿Quiénes?
•Aunque el ser humano es el único ser que
suelta lágrimas producidas por la emoción,
Jesús no se está refiriendo a cualquier lágrima
humana, sino a las de ciertas personas. No
todo el que sufre será consolado, sino sólo
aquellos que encajan en la descripción del
maestro.
Los que lloran ¿Quiénes?
•Se refiere a quienes carecen la alegría propia
del mundo y lloran al contemplar los males que
esclavizan al pueblo por culpa de los pecados de
sus moradores.
•Son los que se preocupan y sufren por la
maldad del mundo; viven doloridos ante el dolor
que causa tanto pecado y rebelión contra Dios.
Los que lloran ¿Quiénes?
•Su llanto es de carácter espiritual. Lo único que
puede proporcionarles consuelo es la salvación
gratuita que trae el Mesías.
•Son los que se afligen porque en el mundo,
Dios no es tomado en cuenta.
•Se apenan porque la sociedad se muestra tan
cerrada a los valores del Reino de Dios.
Los que lloran ¿Quiénes?
•Son los que pasan primero por las lágrimas del
arrepentimiento sincero y la confesión de
pecados.
•Son los que saben que no hay gozo sin llanto.
El llanto Cristiano
Por el pecado
personal
Por el pecado
a su alrededor
El llanto Cristiano
Por el pecado personal
•Al contemplarnos a nosotros mismos tal cual somos
frente a la santidad de Dios, no tenemos más
remedio que reconocer nuestra incapacidad moral e
impotencia para cambiar las cosas mediante nuestro
propio poder.
•Es abrumadora la incoherencia moral en el ser
humano. Esto debe llevarnos a reconocerla y clamar
por ayuda al Señor. (Rom. 7:15,18)
•El llanto producido por el arrepentimiento es algo
positivo que nos ayuda a buscar la paz con Dios.
El llanto Cristiano
Por el pecado a su alrededor
•El cristiano verdadero no sólo llora por sus pecados,
sino también por los de sus semejantes.
•Conoce el ideal de Cristo pero también la cruel
realidad de la maldad del mundo.
•Reconoce que todo se debe a lo mismo: a esa necia
actitud humana que tanto repugna a Dios y que la
Biblia llama pecado.
•Llora cuando el mundo ríe. Llora de tristeza ante la
falta de fe, amor, humildad y esperanza.
Aplicaciones
“… ellos serán consolados”
•Practiquemos a menudo la oración reflexiva y el
examen de nuestra consciencia.
•Practiquemos la disciplina de la confesión de pecados
regularmente. Confesemos no sólo acciones y palabras,
sino también actitudes, motivaciones, deseos, etc. (lo
que no se ve ni escucha).
•Seamos conscientes de que llorar por nuestra
condición de pecador y la de nuestros hermanos, nos
lleva al arrepentimiento sincero y que nos conduce
hasta los pies del Maestro.
Aplicaciones
“… ellos serán consolados”
•Recibamos con gozo la verdad del evangelio: que la
sangre derramada por Jesucristo nos limpia de todo
pecado y nos abre las puertas de la felicidad eterna.
•No nos dejemos seducir por la falsa alegría del
mundo.
Avivemos nuestra esperanza de que al regreso del
Señor, la maldad será erradicada de la tierra y toda
lágrima será enjugada para siempre. Habrá nuevos
cielos y nueva tierra en los cuales morará la justicia
de Dios.
“Bienaventurados los
mansos, porque ellos
recibirán la tierra por heredad”
Mateo 5:5
Los mansos ¿Quiénes?
•Contrario a lo que se pudiera pensar, los mansos
no son débiles de carácter.
•Jesús se describió a sí mismo como manso (Mateo
11:29) y no es acertado pensar que él era poco
enérgico, débil de carácter o que le faltaba valor.
Los mansos ¿Quiénes?
•Se trata de personas que ante las adversidades
cuentan siempre con Dios.
•No pierden la paciencia ante los problemas.
•No se irritan delante del menor contratatiempo
porque su confianza está depositada en su
Señor.
•Aceptan los tiempos de Dios y Su modo de
actuar.
•Son personas con gran fuerza de ánimo.
•Han decido ser humildes.
Los mansos ¿Quiénes?
•No se creen superiores a los demás, sino que les
sirven.
•Si se les insulta, no responden.
•Si se les humilla, lo soportan con paciencia.
•Si se enfadan, no pierden el control. El sol no se
pone sobre su enojo.
•Practican asiduamente el arrepentimiento sincero.
•Saben reconocer su propia debilidad.
Practicaron la mansedumbre
Abraham
Jeremías
Moisés
Esteban
David
Pablo
El Señor Jesús fue,
sin duda,
el mayor ejemplo
de mansedumbre
y humildad
¿Es la mansedumbre una
cualidad natural?
•No es una disposición natural de algunas
personas cristianas, sino una exigencia dirigida a
todos los seguidores de Cristo.
•Esto es algo que sólo puede producir el Espíritu
Santo en la vida de cada creyente.
•El secreto de la mansedumbre es la relación
diaria con el Señor a través de la oración franca.
¿Es la mansedumbre una
cualidad natural?
•Ser manso no significa ser insensible o incapaz de
conmoverse ante los problemas de la vida.
•La mansedumbre no tiene que ver con la apatía,
pereza o amabilidad natural.
•El creyente humilde es una persona en la que hay
ausencia de autocompasión.
•Los mansos no albergan deseos de venganza,
sino saben ser paciente con los demás y dejan
todo a la justicia de Dios.
Los que hoy poseen
la fuerza y ejercen la
injusticia terminarán
perdiéndolo todo,
mientras que los
mansos, heredarán
la tierra juntamente
con Jesús
Aplicaciones
“… ellos recibirán la tierra por heredad”
•La mansedumbre no se consigue por nuestras
propias fuerzas. Pero la gracia divina es capaz de
cambiarnos.
•Reconozcamos que el Espíritu Santo tiene poder para
humillar al creyente sincero, para irle dando poco a
poco la misma mente de Cristo.
•Debemos acabar con el “yo” egoísta y soberbio que
está sentado en el trono de nuestra vida.
•Vivamos con humildad todas nuestras relaciones y
situaciones.
Descargar

Bienaventuranzas II - W. Madera