Jesús, tú eres mi pastor, nada me falta:
en prados de hierba fresca me haces recostar;
me conduces hacia fuentes tranquilas
y reparas mis fuerzas.
Me guías, me acompañas, rebosas mi copa.
(Sal 22)
¿Qué situaciones y lugares de mi vida puedo calificar como
“prados de hierba fresca” ?
¿En qué momento me he sentido guiad@, acompañad@, cuidad@,
defendid@...?
¿Cuándo me siento con la copa llena hasta rebosar?
Mc6, 30-34
30 Los
apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían
hecho y enseñado.
Esta es la primera y única vez que se les llama apóstoles a los discípulos.
Tienen la actitud de [email protected] los seguidores y seguidoras de Jesús:
sienten la necesidad de contar a Jesús, su Maestro y Amigo,
hasta el último detalle de su vida.
Jesús quiere preguntar, saber, hacer balance, compartir, alegrarse, descansar...
con sus [email protected]
Quiere que se vayan identificando con él, que tengan sus mismos sentimientos.
31 Él
les dijo:
–Venid vosotros solos a un lugar solitario, para descansar un poco.
Porque eran tantos los que iban y venían, que no tenían ni tiempo para comer.
32 Se fueron en la barca, ellos solos, a un lugar despoblado.
Es un mensaje liberador para quienes andan [email protected] por los deberes cotidianos.
Jesús invita a buscar la soledad y el reposo.
[email protected] necesitamos momentos y espacios para descansar,
cargar las baterías del espíritu, reflexionar, encontrarnos con [email protected] [email protected]
para mantener la paz y el sosiego interior.
33 Pero
los vieron marchar y muchos los reconocieron y corrieron allá, a pie,
de todos los pueblos, llegando incluso antes que ellos.
A Jesús no sólo le siguen, también se le adelantan y le esperan.
Jesús atrae a las personas.
Quieren estar cerca de él, sus palabras llevan liberación y luz a sus vidas.
[email protected] le buscan. Jesús da respuesta a sus deseos más profundos.
¿Nos buscan a [email protected] [email protected]?
¿Qué mensaje transmitimos a las personas que buscan respuestas?
¿Nuestra Buena Noticia es reposo y descanso para las personas que viven
cansadas y desorientadas?
34 Al
desembarcar, vio Jesús un gran gentío, sintió compasión de ellos, pues
eran como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles con calma muchas cosas.
Jesús mira a su alrededor, descubre la necesidad y siente compasión.
Ante las personas que le esperan, que le quitan su tiempo, no se inquieta ni se
impacienta. Todo lo contrario, la necesidad de las personas es el criterio inmediato
de lo que puede o no puede hacer.
Acoger y compartir son actitudes fundamentales de Jesús
y de quien quiera ser su discípul@.
Ante las personas Jesús tiene una reacción profundamente humana, entrañable,
Su sensibilidad no está puesta en su descanso sino en el desamparo de la gente.
¿A mí qué criterios me mueven y me conmueven? ¿Qué me impulsa, anima, alegra
y llena mi vida? ¿Coinciden con los criterios y actitudes de Jesús?
Una oración que tiene sólo una palabra: los otros.
No es generosidad; es exigencia de vida.
Sin los otros estoy muerto,
soy un sueño, una sombra, soy nada.
Los otros son los que mejor me revelan
la realidad que soy.
Son ellos mi Dios y son yo mismo.
Entre los otros, Señor, están los que duermen,
los que desesperan, los que tienen hambre,
los que son esclavos.
Para ellos quiero ser grito, esperanza, pan y libertad.
Están los que tienen sed de toda justicia
y fe en todo gesto humano.
Quiero estrechar su mano para caminar junto a ellos
sin preguntarles...
Están en mi barca, sueñan la misma orilla,
aunque no todos le den el mismo nombre;
hablan una misma lengua:
la que quiere liberar al ser humano
de toda esclavitud.
Juan Arias
Descargar

16 Tiempo Orinario -B-