SISTEMA RENAL
El aparato urinario o excretor es un
conjunto de órganos encargados de
mantener la homeostasis del equilibrio
ácido-base y del balance hidrosalino,
extrayendo de la sangre productos de
desecho del metabolismo celular y
eliminándolos hacia el exterior del cuerpo.
SISTEMA RENAL
El aparato urinario se compone
fundamentalmente de dos
partes que son:
Los órganos secretores
que son los riñones, que
producen la orina y
desempeñan otras
funciones.
1.
2.
3.
4.
Además de retirar los desechos, los riñones
liberan tres hormonas importantes:
eritropoyetina, que estimula la producción de
glóbulos rojos por la médula ósea.
renina, que regula la presión arterial
la forma activa de la vitamina D, que ayuda a
mantener el calcio para los huesos y para el
equilibrio químico normal en el cuerpo.
SISTEMA RENAL
La vía excretora, que
recoge la orina y la expulsa
al exterior. Esta formado por
un conjunto de conductos
que son:
1.
2.
3.
Los uréteres, que conducen la orina
desde los riñones a la vejiga
urinaria.
La vejiga urinaria que es un
receptáculo donde se acumula la
orina.
La uretra, que es un conducto por el
que sale la orina hacia el exterior,
siendo de corta longitud en la mujer
y más larga en el hombre.
La especialidad quirúrgica encargada de las
enfermedades del aparato urinario se llama
urología y la especialidad médica nefrología.
El aparato urinario está muy relacionado
embriológica y anatómicamente con el aparato
genital, de tal manera que a ambos aparatos se
les llama el aparato urogenital.
vejiga
Sistemas renales
El túbulo forma la cápsula de Bowman que junto con el
gromérulo forman el corpúsculo renal.
En el extremo opuesto, el túbulo desemboca en el
conducto colector mesonéfrico o de Wolff.
En la mitad del segundo mes, el mesonefros forma un
órgano a cada lado de la línea media que se denomina
cresta urogenital.
Los túbulos y los glomérulos degeneran, pero en el
varón permanece el conducto de Wolff para el desarrollo
del aparato genital masculino.
Sistemas renales
Metanefros: En la quinta semana, las
partes excretoras se desarrollan a partir
del mesodermo metanéfrico que dará
lugar al riñón definitivo.
El riñón tiene dos orígenes:


El mesodermo metanéfrico, que proporciona las
unidades excretoras.
El brote uretral que originará el sistema colector.
Sistema colector
Los túbulos colectores se originan a partir del
brote uretral del conducto mesonéfrico de Wolff,
cerca de su desembocadura en la cloaca.
El brote se introduce en el tejido
metanéfrico formando una caperuza en el
extremo proximal. El esbozo se dilata formando
la pelvis renal y se divide en dos porciones:
caudal y craneal que serán los cálices mayores.
Sistema colector
Cada cáliz forma dos nuevos brotes que continúan
dividiéndose hasta la generación 12 de túbulos. Los
túbulos de segundo orden crecen y se incorporan a los
de tercera y cuarta generación, formando los cálices
menores de la pelvis renal. Los túbulos colectores de la
quinta generación se alargan y convergen en el cáliz
menor, formando la pirámide renal.
Por lo tanto, el brote uretral origina: el uréter, la
pelvis renal, los cálices mayores y menores y a más de
tres millones de túbulos colectores.
Sistema excretor
Cada túbulo colector está cubierto en su
extremo distal por una caperuza de tejido
metanéfrico, cuyas células forman las
vesículas renales que originan túbulos
más pequeños y que junto con los
glomérulos forman las nefronas.
Sistema excretor
El extremo proximal e las nefronas origina la
cápsula de Bowman, mientras que el
extremo distal desemboca en los túbulos
colectores. El alargamiento de los túbulos
excretores origina el túbulo contorneado
proximal, el asa de Henle y el túbulo
contorneado distal.
Los riñones, que constituyen una parte esencial del sistema urinario,
tienen varias importantes funciones tanto reguladoras como
excretoras:
La regulación de la osmolaridad de los fluídos corporales y su
volumen
La regulación del balance de electrolitos
La regulación del balance ácido-base
La eliminación de productos del metabolismo y sustancias extrañas
La producción y excreción de hormonas que regulan la presión
arterial, en particular de la renina, a través del sistema reninaangiotensina
La producción de otras sustancias importantes para el metabolismo
como el calcitriol (forma activa de la vitamina D), prostaglandinas o
eritropoyetina (sustancia que estimula la producción de hematíes
en la médula ósea)
La orina es excretada de los riñones a
través de los uréteres siendo almacenada
en la vejiga urinaria hasta el momento se
ser expelida a través de la uretra. En el
caso de disfunción del sistema urinario, se
produce una acumulación de sustancias
tóxicas en la sangre, condición conocida
como uremia que puede ocasionar serios
trastornos e incluso la muerte.
Cada riñón está rodeado de tres capas de tejido:
Cápsula renal: es una membrana transparente, fibrosa y
continua con la capa externa del uréter. Sirve para aislar
al riñón de posibles infecciones
Grasa perirenal o cápsula adiposa: es una capa de
grasa de grosor variable que protege al riñón de golpes
y traumas y que lo mantiene en su puesto en la cavidad
abdominal.
Fascia renal: es una capa de tejido conjuntivo denso que
separa la grasa perirenal de otra grasa, la grasa
pararenal. También recibe el nombre de fascia fibrosa
renal de Geroto.
Anatomía interna (*)
La sección coronal de un riñón revela una zona
rojiza llamada corteza renal y una capa interna
llama médula renal. Dentro de la médula hay
entre 8 y 18 estructuras en forma de cono
llamadas pirámides medulares renales. Tienen
un aspecto estriado debido a la presencia de
túbulos y vasos sanguíneos alineados y rectos.
Las bases de las pirámides finalizan en las
papilas renales, colindandes con el seno renal.
Entre las pirámides medulares se encuentran
las columnas renales o columnas de Bertin.
Posición
Los riñones constituyen una pareja de órganos, de color rojizo, con
forma de una alubia de gran tamaño.
Están colocados justamente por encima de la cintura, entre el
peritoneo parietal y la parte posterior de la cavidad abdominal.
Por ello se dice que están en situación retroperitoneal.
En relación con la columna vertebral están situados
entre la última vértebra torácica y la tercera lumbar.
Están parcialmente protegidos por las costillas 11 y 12.
El riñón izquierdo suele estar un poco más bajo que el derecho (1.5
cm) debido a que éste último es presionado hacia arriba por el
hígado.
Enfermedades del aparato urinario
Nefritis
La nefritis, o inflamación al
riñón, es una de las
enfermedades más frecuentes
del sistema excretor, aunque
suele presentarse,
usualmente, en la infancia y
adolescencia. Su forma más
común es la glomérulo nefritis,
que aparece como efecto de la
acción del aparato
inmunológico frente a una
infección estreptocócica y
como resultado de la acción
de los mismos anticuerpos del
organismo, los que dañan las
proteínas del glomérulo renal.
Enfermedades del aparato urinario
Insuficiencia renal aguda
Algunos problemas de los riñones ocurren
rápidamente, como un accidente que causa
lesiones renales. La pérdida de mucha sangre
puede causar insuficiencia renal repentina. Algunos
medicamentos o sustancias venenosas pueden
hacer que los riñones dejen de funcionar. Esta baja
repentina de la función renal se llama insuficiencia
renal aguda. La insuficiencia renal aguda puede
llevar a la pérdida permanente de la función renal.
Pero si los riñones no sufren un daño grave, esa
insuficiencia puede contrarrestarse.
Enfermedades del aparato urinario
Cálculos Renales
Un padecimiento habitual, pero esta vez en
las personas adultas, son los cálculos
renales. Estas pequeñas piedras se pueden
formar tanto en el riñón como en la pelvis
renal por la presencia de depósitos de
cristales de oxalato de calcio trasportados
por la orina. Su aparición está asociada a
un aumento del nivel de calcio de la sangre,
como cuando aparece un trastorno de la
glándula paratiroides, o a exceso de ácido
úrico, provocado por una dieta inadecuada
o por el consumo excesivo del alcohol.
Cuando son pequeños son evacuados por
la orina sin problemas, si son mayores en
tamaño producen un gran dolor, el cólico
renal, y si son tan grandes que no pueden
ser expulsados de forma natural, debe
recurrirse a la cirugía o a la litotricia,
tratamiento en base a ondas de choque que
pulverizan las piedrecillas
Enfermedades del aparato urinario
Cistitis
La cistitis es la inflamación aguda o
crónica de la vejiga urinaria, con
infección o sin ella. Puede tener
distintas causas. Los síntomas más
frecuentes son: aumento de la
frecuencia de las micciones presencia
de turbidez de la orina. La causa más
frecuente de cistitis es la infección por
bacterias gram negativas para que un
germen produzca cistitis primero debe
de colonizar la orina de la vejiga
(bacteriuria) y posteriormente producir
una respuesta inflamatoria en la
mucosa vesical.
A esta forma de cistitis se le
denomina cistitis bacteriana aguda.
Afecta a personas de todas las
edades, aunque sobre todo a mujeres
en edad fértil o a ancianos de ambos
sexos.
Descargar

Document