5Así
ha dicho Jehová: Maldito el varón que
confía en el hombre, y pone carne por su
brazo, y su corazón se aparta de Jehová.
6Será como la retama en el desierto, y no
verá cuando viene el bien, sino que morará
en los sequedales en el desierto, en tierra
despoblada y deshabitada.
7Bendito
el varón que confía en Jehová, y
cuya confianza es Jehová. 8Porque será
como el árbol plantado junto a las aguas,
que junto a la corriente echará sus raíces, y
no verá cuando viene el calor, sino que su
hoja estará verde; y en el año de sequía no
se fatigará, ni dejará de dar fruto.
9Engañoso
es el corazón más que todas las
cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
10Yo Jehová, que escudriño la mente, que
pruebo el corazón, para dar a cada uno
según su camino, según el fruto de sus
obras.
11Y
vi un gran trono blanco y al que estaba
sentado en él, de delante del cual huyeron la
tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró
para ellos. 12Y vi a los muertos, grandes y
pequeños, de pie ante Dios; y los libros
fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual
es el libro de la vida; y fueron juzgados los
muertos por las cosas que estaban escritas
en los libros, según sus obras.
13Y
el mar entregó los muertos que había en
él; y la muerte y el Hades entregaron los
muertos que había en ellos; y fueron juzgados
cada uno según sus obras. 14Y la muerte y el
Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta
es la muerte segunda. 15Y el que no se halló
inscrito en el libro de la vida fue lanzado al
lago de fuego.
19Tu
boca metías en mal, Y tu lengua
componía engaño. 20Tomabas asiento, y
hablabas contra tu hermano; Contra el hijo
de tu madre ponías infamia. 21Estas cosas
hiciste, y yo he callado; Pensabas que de
cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé,
y las pondré delante de tus ojos.
13Y
a vosotros, estando muertos en pecados y
en la incircuncisión de vuestra carne, os dio
vida juntamente con él, perdonándoos todos
los pecados, 14anulando el acta de los decretos
que había contra nosotros, que nos era
contraria, quitándola de en medio y clavándola
en la cruz, 15y despojando a los principados y a
las potestades, los exhibió públicamente,
triunfando sobre ellos en la cruz.
18Venid
luego, dice Jehová, y estemos a
cuenta: si vuestros pecados fueren como la
grana, como la nieve serán emblanquecidos;
si fueren rojos como el carmesí, vendrán a
ser como blanca lana. 19Si quisiereis y
oyereis, comeréis el bien de la tierra; 20si no
quisiereis y fuereis rebeldes, seréis
consumidos a espada; porque la boca de
Jehová lo ha dicho.
Descargar

Diapositiva 1