Rodin Museum
en
París.
Virgil-Cristina
Durante el siglo XIX en Francia la
pintura logró alcanzar calidad y
brillantez mientras que la escultura,
parecía quedarse rezagada. Hasta
mitad de siglo no podremos
observar un aumento de la calidad y
un mayor logro artístico en el campo
escultórico. En estos años la
escultura se estaba desarrollando
como un medio de exaltación y
propaganda para determinados
personajes, como héroes militares,
políticos, o artistas de renombre. Se
realizaban verdaderos monumentos
conmemorativos respondiendo a
una función más bien didáctica y
decorativa. Mediante estos
conjuntos se lograba el
embellecimiento de la ciudad y
colaboraban en las ampliaciones
urbanísticas.
El Museo Rodin se localiza en el
Palacio Biron,calle Varenne de París,
distrito VII.
En la obra de Rodin podemos hablar de dos estilos diferentes, uno, el que se adaptaba
más a las formas reclamadas por la sociedad, de aspecto muy decorativo; y el otro,
aquel que representaba su verdadero sentir, la creación pura de la mente del artista. El
primero le proporcionaría el medio de vida; mientras que, el segundo más transgresor le
permitía innovar y plasmar lo que quería transmitir con su trabajo.
La ampliación de sus conocimientos, con extensos
estudios de anatomía que le permitieron alcanzar la
perfección de los cuerpos en la escultura, le llevó a
protagonizar en 1877 un gran escándalo, respuesta a su
primera obra “La Edad de Bronce”, donde aparecía un
desnudo masculino a tamaño natural que representaba el
espíritu de un ser primitivo en su máxima pureza.
Por ésta composición le acusaron de haber copiado del
natural, y no del molde en arcilla, como debía hacerse en
la técnica del vaciado,recomendada para trabajar en estos
momentos. Semejante actuación, contraria a la tradición,
era considerada en esos tiempos como deshonrosa.
Este contratiempo lejos de apartarle del arte, le hizo
alcanzar fama entre la sociedad parisina y le colocó dentro
de los mejores escultores de la época: En 1900 se expuso
en la Exposición Universal de París con el nombre de el
hombre que despierta (L'homme qui s'éveille).
En 1880 el gobierno francés le
encargó unas enormes puertas para
el Museo de las Artes Decorativas de
París. Rodin se inspirará en el
“Infierno” de Dante, evocando las
formas renacentistas de las “Puertas
del Paraíso” de Ghiberti-S.XV- en el
Baptisterio de la Catedral de Florencia.
El proyecto, de grandes dimensiones,
en muchos momentos desbordó al
artista. Dicho encargo nunca consiguió
alcanzar su fin, porque el Museo
nunca llegó a abrir sus puertas.
Obra simbolista, que deja libertad a la
imaginación, donde el altorrelieve
combina la vehemencia y el poder
expresivo del cuerpo humano, en un
espacio perturbado por los juegos de
sombras y de luces.
En la parte más alta, el
grupo de las tres Sombras,
es, en realidad, la triple
repetición de la misma
figura con un brazo
amputado.
Debajo, el Pensador (el
propio Dante) se alza por
encima del abismo. En el
batiente de la derecha,
vemos al conde Ugolin.
En la izquierda, Paolo y
Francesca se integran en
un desliz de cuerpos. El
conjunto emerge de lavas
hirvientes. Las poses
convulsas traducen la
desesperación, el dolor, la
maldición.
Las formas invaden la
estructura, hasta tal punto
que a veces sustituyen los
elementos arquitectónicos.
Entre los fragmentos que forman el
conjunto iconográfico se encuentra “El
Beso”,en mármol, que muestra una
pareja besándose mientras sus cuerpos
aparecen entrelazados: Es la historia de
dos personajes, Francesca da Rimini
enamorada de su cuñado, que a su vez
también estaba casado. Este amor les
llevó a la muerte, pues el marido de
Francesca les descubrió y les asesinó.
Análisis de la obra:
1- No hay un punto de vista único, el conjunto puede ser
observado desde cualquier ángulo, obteniendo la misma
impresión en cualquier caso con lo que consigue dotar a la
obra de mayor personalidad y naturalidad, acercándola al
espectador a través de todas sus partes.
2- La multiplicidad de perspectivas y el contacto directo con
la luz y la atmósfera que la rodea, crean una consonancia
perfecta en todas sus partes.
3-La fuerza y la personalidad imposible sin estas
posibilidades de visualización: El artista ha conseguido
plasmar el momento del beso, instante de máxima pasión,
que le es fácil emitir a través de los cuerpos entrelazados
fundiéndose en espiral que trasladan su movimiento a todo
el espacio que les rodea.
4-La desmitificación y la representación del amor como
parte del comportamiento de todo ser humano provocó una
fuerte reacción en sus contemporáneos que la juzgaron
como crudamente realista e impúdica
4- Perfecto conocimiento de la anatomía del cuerpo, en cada
pliegue de la piel de un cuerpo contorsionado, donde
ninguna parte parece salirse del referente natural.
5-La adaptación de la técnica miguelangelesca: La
perfección de las superficies pulidas que Miguel Ángel
proporcionaba a sus obras son retomadas por Rodin, con
los contrastes entre zonas finalizadas y pulidas, con otras
sin pulir y de aspecto inacabado.
El Conde Ugolin, militar y
político, cruel tirano de Pisa en
el S.XIII, que fue condenado a
morir de hambre, tapiado con
sus hijos en la cárcel que sería
su tumba les ve morir y
después, empujado por el
hambre, se alimenta de sus
carnes antes de perecer él
también.
Ugolin vaga despojado de toda
dignidad humana, reducido al
estado de bestia. "Flaco,
demacrado, con las costillas
salientes bajo la piel, (…), la
boca vacía y el labio blando,
del que parece caer (…) una
baba de fiera hambrienta, se
arrastra como una hiena que
ha desenterrado carroñas
sobre los cuerpos volcados de
sus hijos, cuyos brazos y
piernas inertes, cuelgan aquí y
allá en el abismo"
Sobre el dintel de la puerta, el
grupo de las tres Sombras, se
centra en Adán después de
cometer el pecado.
Los tres hombres desnudos, a
punto de entrar al infierno,
representan a Adán expulsado
del paraíso.
El panel superior dominado por la figura de "El pensador" en el centro y detrás las
criaturas concebidas por Dante, debatiéndose en el horror del Infierno.
Originalmente colocada en el centro del arquitrabe de la Puerta del Infierno, esta figura
estuvo pensada para ser Dante dominando la turba de los condenados llevados hacia el
abismo.
Encarna al hombre reflexionando sobre su destino, y al creador sobre su creación.
La exposición al desnudo de la obra
muestra al hombre en su estado más
puro y natural, resaltando que necesita
despojarse de cualquier influencia
externa para lograr el verdadero
pensamiento interior: Rodin
personificaba a Dante en las puertas
del infierno, meditando sobre su vida y
su pasado.
La composición de la figura muestra la
búsqueda del mundo interior pero
expresando dinamismo : Grandes
diagonales que provocan vitalidad, la
posición " descuidada" y natural,
grandes masas musculosas a veces
inacabadas (como M.Ángel) , abre los
espacios (entre los brazos, las piernas,
etc.), la mano doblada bajo el mentón
en diagonal deja descubierto el rostro;
se ve la integración de todo el cuerpo
que no "esconde" nada. En el cabello
vemos el tratamiento discontinuo de
los volúmenes. El modelado es
expresionista (por ejemplo, el
hundimiento de los ojos tiene una muy
fuerte expresión)
Este pequeño grupo figura en su origen en la Puerta del Infierno. Esta obra
monumental -contaba con ciento ochenta y seis figuras- es para Rodin la ocasión de
crearse una "reserva" en la que inspirarse para sus futuras composiciones.
Modelando algunos personajes en arcilla, el escultor hace luego vaciados en yeso, y
después los transforma quitándoles miembros o injertándoles otros mediante yeso
fresco.
“Fugit amor “está formado por dos cuerpos, un hombre y una mujer, acrobáticamente
enganchados uno al otro, como arrastrados por invisibles flujos contrarios. En su origen
en la hoja derecha de la Puerta, el grupo tuvo pronto una existencia independiente, ya
sea vaciada en bronce como aquí, o tallada en mármol. La obra es desgarradora por su
tensión emocional que simboliza la dificultad insuperable de las relaciones amorosas.
“Los burgueses de CaLais”(Les Bourgeois de Calais) Conjunto escultórico de 6 figuras de
unos 2 metros en distintas actitudes que intentan captar las vivencias personales de cada individuo ante el hecho
que representa a los seis burgueses que en 1347, al inicio de la Guerra de los Cien Años (1337-1453), se
ofrecieron a dar sus vidas para salvar a los habitantes ciudad francesa de Calais sitiada por Eduardo III de
Inglaterra que ofreció respetar la vida de los pobladores de la ciudad si seis hombres notables de la ciudad, se
rindieran ante él, junto con las llaves de la ciudad, vestidos en camisón y con una soga amarrada a sus cuellos.
El alma de cada
personaje frente a la
tragedia del tema aflora
en sus expresiones
DETALLE
Además de la escultura original que se encuentra en Calais, la técnica de vaciado permite realizar varias
copias a partir del molde original. La ley francesa permitió hasta doce vaciados de la escultura a
realizarse tras la muerte de Rodin. Universidad de Stanford
"Manos" (hacia 1895). Nueva York. La Catedral (1908)
Rodin sentía fascinación por las manos, y guardaba centenares de ellas en sus cajones;
manos sueltas modeladas por él mismo en las más diversas actitudes, y manos ajenas,
fragmentos de antiguas estatuas (pues además de escultor, era un apasionado
coleccionista de antigüedades).
Algunas veces las copiaba para sus esculturas, otras se las daba a algún ayudante para
modelo de alguna de sus obras, y no le preocupaba repetir una mano para completar
alguna de sus esculturas. Incluso en el museo hay algunas piezas curiosas como
manos pegadas entre sí por las muñecas o naciendo de un pie...
La Catedral (Diapositiva anterior) es una de las esculturas más conocidas de Rodin.
Unas delicadas y estilizadas manos, esculpidas en piedra, que se abrazan suavemente
y cuyos dedos apuntan hacia el cielo (quizá de ahí deriva su nombre). Algunos hablan
de manos en actitud de oración y de la fascinación que Rodin sentía por las catedrales
francesas: Lo interesante es girar alrededor y verlas desde todos lo ángulos, lo que
permite descubrir que son dos manos derechas idénticas, en realidad la misma en
simetría especular, que inician el gesto de enlazarse.
Manos de amantes (1903 y 1904).Diapositiva siguiente.
Existen dos versiones, la primera es de escayola sobre ladrillo y es la maqueta de la
definitiva, pues son casi idénticas. La de escayola está muy estropeada y tiene los
dedos rotos, quizá porque era solo el boceto y quedó abandonada en algún rincón
del taller. Son de nuevo dos manos derechas, la mayor (probablemente de hombre)
abraza con delicadeza la muñeca de la otra, mucho más pequeña y quizá de mujer...
2
El adiós-2 (1906)
La versión de mármol es posterior y
pertenecía desde 1913 al Chrysler
Museum of Art de Norfolk, que la donó al
Rodin Museum en 1960. El gesto y el
adolescente son los mismos, pero las
manos están menos definidas (con los
dedos apenas esbozados), que en la otra.
Quizá porque es de mármol, una piedra
dura más difícil de trabajar que el yeso o la
escayola, y que resultaría demasiado frágil
si se respetara el detalle de la primera. El
nombre quizá se refiere a que el gesto
puede interpretarse como el de alguien que
se lleva las manos a la boca acusando la
conmoción que le produce una
despedida...
1
Esta otra escultura, realizada hacia 1910,
se llama La convaleciente. El concepto
es parecido: Un rostro con la parte
inferior cubierta por unas manos, pero en
este caso el rostro es femenino, los
dedos están flexionados, como
encogidos, y la factura es bastante
diferente, como si el rostro y las manos
nacieran del bloque de piedra, que está
casi sin desbastar: Rodin tenía
predilección por crear imágenes que
parecen incompletas, como si estuvieran
emergiendo del bloque de piedra.
Mano saliendo de la tumba (1914)
Esta es una escultura realizada casi al final de su vida y también muy enigmática. Sobre
un catafalco de piedra yace lo que parece ser un cadáver envuelto en un sudario. Y del
centro mismo surge una mano extendida. Las piezas que hay entre algunos de los
dedos parecen simples añadidos para contrarrestar la fragilidad de los dedos de
mármol.
La mano de Dios es uno de los
más bellos ejemplos de su
madurez artística: Representa la
mano creadora, mano derecha
símbolo de poder, fuerza, coraje y
triunfo por oposición a la del
diablo que es la izquierda símbolo
de mentira y ambigüedad.
De la mano de Dios apoyada en
una piedra emergen en remolino
dos figuras, Adán y Eva ,
interpretando la creación del
Génesis.
La mano del diablo La mano izquierda,
según un simbolismo ancestral, es el
espíritu del mal. La mujer es también la
fuente de todos los males. Rodin la
representa como una sirena, criatura que
hechiza a los hombres.
MONUMENTO A BALZAC
Rodin busca una figura cuyo impulso se alce
hasta el cielo. Diseña un símbolo casi abstracto
de la potencia del novelista, utilizando un estilo
simbolista: Ya solo vemos la cabeza, dominando
un cuerpo volcado en arco porque la expresión
creadora domina sobre la verosimilitud de la
figura, es decir, la figura que representa a Balzac
no es realmente él, sino su expresión, su alma;
importa el gesto, su mirada, que nos transporta a
una corriente expresiva en los gestos y simbolista
en los sentimientos.
La figura aparece sin pedestal, está a la altura de
quien lo ve, siendo su tronco una forma amorfa,
que centra nuestra atención en la expresividad de
su cara. Cuando el yeso fue mostrado en el Salón
de 1898,fue rechazado: Se burlaron del bloque
informe y lo compararon a un sapo en un saco,
una estatua todavía embalada, dándole el apodo
de menhir, de muñeco de nieve. La Sociedad
rechaza esta obra que rompe con los códigos
vigentes de la escultura conmemorativa, hasta
ahora realista. Rodin retoma entonces la estatua,
devuelve el dinero, y rechaza cualquier propuesta
de compra.
Una de las esculturas más bellas que salió del taller de Rodin es esta preciosa
Danaide. Recoge el mito clásico según el cual las Danaides fueron las cincuenta hijas
del rey de Argos, Danaos, que estaba en conflicto con su hermano Aegyptos, padre de
otros cincuenta hijos. Estos cincuenta hijos hablaron con el rey de Argos para proponer
matrimonio a las Danaides en un gesto conciliador hacia él, pero éste, resentido como
estaba con su hermano, ordenó a sus hijas asesinar a sus maridos durante la noche de
bodas. Las Danaides cumplieron las órdenes de su padre, a excepción de una de ellas.
Como resultado de sus crímenes, fueron condenadas en el Reino de los Muertos a
llenar un recipiente con agua que jamás terminaría de llenarse.
El mito permitía a Rodin fijarse en el cúmulo de
sentimientos humanos que combinaban en la
Danaide el sufrimiento por el castigo eterno, la
frustración de un trabajo inútil, el agotamiento por
un esfuerzo interminable, y el sinsabor que
producen entremezclados los sentimientos de
arrepentimiento, pesadumbre y viejos
resentimientos que habían de marcar su secuela
sobre el cuerpo de Danaide. Nada mejor para dar
rienda suelta al expresionismo de Rodin: La
figura se arrastra de modo que la imprecisión de
los perfiles se funde sobre la piedra de base
como si la figura surgiera de ella, lo mismo que la
materia de la no materia.
El contraste de superficies lisas y sin pulir, y de zonas trabajadas y sin tallar, resulta un
efecto escultórico de una enorme belleza, resaltando su fuerza expresiva: El esfuerzo
baldío de Danaide estremece su cuerpo en estertores que lo salpican de entrantes y
salientes, curvas y contracurvas.
La postura, forzada, multiplica las sensaciones que transmite según desde donde lo
observemos: más sutil y delicada desde adelante, más erótica desde atrás, más
doliente en los costados.
Aunque por encima de todo destaca el efecto primoroso de una talla en la que contrasta
la cabellera que se funde en el basamento, con un cuerpo finamente pulido; el juego de
líneas que recorre toda su anatomía, y el efecto sensual de toda la obra, de indudable
alcance erótico, imagen misma de la belleza.
EL PENSAMIENTO
Camille Claudel,hermana del escritor
Paul Claudel, alumna y amante de
Rodin, posaba con frecuencia para él y
el escultor le dedicó varios retratos.
Rodín, como solía hacer, decidió no
continuar más y dejar el bloque
inacabado, por debajo de la cabeza.
La obra fue entonces bautizada “El
Pensamiento emergiendo de la
materia”.
El rostro está inclinado hacia delante,
hasta envolverse de sombra, y parece
absorto en sus sueños, la mirada fija
hacia lo invisible. La oposición entre las
carnaciones, perfectamente pulidas y el
bloque dejado en crudo, que guarda
todas su aspereza, nutren la impresión
de aparición y dan una profundidad
simbolista a la obra.
otra de las obras de Rodin consideradas inacabadas. El escultor francés se inspiraba
mucho en la temática de la antigua Grecia y Roma. Un ejemplo claro, la Venus de Milo,
escultura a la que le faltan los brazos.
Obra inacabada
dado que carece de
cabeza y brazos.
Destaca el
movimiento que
tiene a pesar de la
falta de estas partes
del cuerpo
CABEZA DE BALZAC
Mujer con sombrero de flores
En 1864, Rodin presenta al Salón
Oficial "El hombre de la nariz rota", una
cabeza para la que sirvió de modelo un
criado suyo, Bibi, cuyos rasgos
recordaban los retratos escultóricos
greco-romanos. La obra es rechazada
por su realismo, contrario al estereotipo
académico.
Virgil-Cristina
Descargar

PARIS Musee Rodin