1º
DOMINGO
DE
ADVIENTO
Iniciamos hoy con el Adviento,
el nuevo Año Litúrgico (Año B).
El ADVIENTO es
tiempo de ESPERA:
El adviento
que hoy
comenzamos
es una pedagogía
de cuatro semanas que
nos acompañará hasta la Navidad.
Las lecturas hoy nos muestran
cómo debemos vivir este tiempo:
"Vigilantes"
para acoger
al Señor que viene.
La 1ª Lectura es una SÚPLICA ardiente
al Dios de la Historia, pidiendo un Salvador.
Dios es invocado
como "Padre y
"Redentor".
Termina con la imagen del ALFARERO:
Dios es el “alfarero" y
el Pueblo es el "barro",
que el artista modela con amor...
La 2ª lectura
es una LLAMADA
a esperar al
Señor que viene,
dando
testimonio
con los dones
recibidos.
“… por él
habéis sido
enriquecidos
en todo…”
El Evangelio
es una
EXHORTACIÓN
a la vigilancia
constante
para preparar
la venida
del Señor.
En aquel tiempo,
dijo Jesús a sus discípulos:
Mirad, vigilad:
pues no sabéis
cuándo es
el momento.
Es igual que un hombre que se fue de viaje
y dejó su casa,
y dio a cada uno de sus criados su tarea
encargando
que velara.
Velad entonces,
pues no sabéis
cuando vendrá
el dueño
de la casa,
…
o
al
canto
del
gallo,
… si al atardecer…
… o a media noche,
… o al amanecer;
No sea que venga inesperadamente
y os encuentre dormidos.
Lo que os digo
a vosotros
lo digo a todos:
Salmo
79
Oh Dios, restáuranos,
que brille tu rostro y nos salve.
Pastor de Israel, escucha,
tú que te sientas sobre querubines,
resplandece.
Despierta tu poder y ven a salvarnos.
Oh Dios, restáuranos,
que brille tu rostro y nos salve.
Dios de los ejércitos, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate,
ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó,
y que tú hiciste vigorosa.
Oh Dios, restáuranos,
que brille tu rostroy nos salve.
Que tu mano proteja a tu escogido,
al hombre que tú fortaleciste.
No nos alejaremos de ti; danos vida,
para que invoquemos tu nombre.
Oh Dios, restáuranos,
que brille tu rostro y nos salve.
Muéstranos, Señor,
tu misericordia
y danos tu salvación.