Es conocida como “la isla de los gatos” porque existen en
ella 6 felinos por cada residente humano. La principal
actividad de la isla era la pesca, pero hubo una época en
que se desarrolló la cría de gusanos de seda. Los ratones,
predadores de dichos gusanos, se convirtieron en una
peste y los residentes comenzaron a llevar gatos para
deshacerse de ellos. Los felinos se multiplicaron de tal
forma que los isleños decidieron convertirlos en atracción
turística en lugar de exterminarlos.
La llamada "isla de los conejos" fue utilizada por los
japoneses en la 2ª Guerra Mundial para hacer ensayos
con gases tóxicos para su posible uso en combate.
Para probar sus efectos se usaban conejos que, al
terminar la guerra, fueron puestos en libertad. Hoy en
día merodean por toda la isla y se han convertido en
un atractivo turístico.
Restos de los laboratorios químicos
Los 50 o 100 millones de cangrejos rojos, endémicos de
esta isla australiana, emigran todos los años para
depositar sus huevos en la playa, en una peregrinación
que dura 18 días. La superpoblación de cangrejos se
produjo en el siglo XIX cuando fue desapareciendo su
enemigo natural, la rata maclear.
Descargar

Diapositiva 1