Domingo III
de Adviento
Preparemos los caminos,
despertemos, llega el Señor.
Allanemos los senderos,
ya se acerca la liberación.
Los profetas anunciaron
la llegada del Señor,
por las calles,
por las plazas
la esperanza floreció.
Viene el Mesías,
viene el Señor.
Aleluia, Amén
Creo en Dios Padre Todopoderoso.
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
nuestro Señor, que fue concebido
por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue
crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos, al tercer día resucitó
de entre los muertos
subió a los cielos y está sentado
a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso
Desde allí ha de venir
a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén.
Con amor te presento, Señor,
lo mejor de mi vida:
te presento, Señor,
mi amistad.
Con amor te presento, Señor,
para ser mi manjar,
la viña, el racimo, el trigal,
el pan de mi hogar,
te presento con amor.
Que hagamos creíble
la Buena Noticia
de Jesucristo
en nuestro
mundo.
Santo, Santo, Santo,
los cielos te proclaman.
Santo, Santo, Santo,
es nuestro rey Yahvé.
Santo, Santo, Santo, el que nos redime
porque mi Dios es Santo,
la tierra llena de su gloria es ®
Cielo y tierra pasarán
más tus palabras no pasarán ®
No, no, no pasarán.
No, no, no, no, no, no pasaran
Esta es
mi persona
que se entrega
por el mundo
Recordando ahora la pasión, muerte,
y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos
también nuestra entrega en esta eucaristía.
Padre, Tú que tanto nos amas,
deja que nos acerquemos a esta mesa
para recibir el Cuerpo de tu Hijo.
Dígnate enviar el Espíritu Santo,
para que su fuerza nos transforme
y permanezcamos en la esperanza.
Que Él nos impulse al compromiso
con nuestros hermanos en el mundo:
Haz que con fortaleza y amor rompamos las
cadenas que nos atan al pecado y vivamos
la esperanza de un Reino mejor.
Acuérdate del Papa Francisco,
de nuestro obispo…
y de todo el pueblo de Dios.
Concédenos el gozo de tu presencia.
Haz que llevemos por todas partes
tu mensaje de alegría y de esperanza,
especialmente a los más necesitados
y olvidados de nuestro mundo.
Es Cristo quien invita alegra el corazón.
Viste el alma de fiesta que viene tu Señor ®
1.- Llevaremos tu paz a los pueblos
envueltos en la guerra. Cambiaremos en gozo,
la tristeza que apena nuestro mundo …
2.- Cantaremos tu amor a los hombres
sumidos en el odio. Plantaremos tu gracia
donde crece el dolor y el pesimismo …
3.- Acrecienta la fe en tus hijos
cansados de la lucha. Y mantén la esperanza
en el pueblo que aguarda tu venida ...
Ruega por nosotros,
Madre de la Iglesia.
Virgen del adviento,
esperanza nuestra.
De Jesús la aurora,
del cielo la puerta.
Madre de los pueblos,
de la mar estrella.
Llévanos a Cristo,
danos sus promesas.
Allanad
los
caminos
del
Señor
Descargar

Diapositiva 1 - Hermanos Capuchinos