También hoy nos llamamos y somos seguidores de Jesús.
El seguimiento no es ideología, no es moralismo o mera imitación de conductas.
¿Qué es seguir?
Es tener con Jesús una relación estrecha.
Es que su memoria y su presencia estén vivas en nosotros.
Es reavivar si cesar en nosotros la memoria conmovedora del crucificado
y la experiencia del resucitado.
Es hacer de su fe nuestra fe y hacer de su esperanza nuestra esperanza.
Es apropiarnos de sus criterios y de sus actitudes y de su conducta,
adecuándolas a nuestro tiempo.
(José Arregi)
Lucas 5, 1-11 - 5 Tiempo Ordinario –C- 7 febrero 2010
Autora: M.Asun Gutiérrez
Estaba Jesús en cierta ocasión junto al lago de Genesaret y la gente se
agolpaba para oír la Palabra de Dios, 2 vio entonces dos barcas a la orilla
del lago; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.
3 Subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que la separase un
poco de tierra. Se sentó y estuvo enseñando a la gente desde la barca.
1
Jesús enseña desde el lugar de trabajo cotidiano de unos pescadores.
La barca es su púlpito. Lo que enseña es la Palabra de Dios.
La palabra de Jesús bien predicada congrega, llama la atención y atrae.
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: « Rema lago adentro y echad
vuestras redes para pescar. »
5 Simón respondió: « Maestro, hemos estado toda la noche faenando sin pescar
nada, pero, puesto que tú lo dices, echaré las redes. »
4
Se salía a faenar durante la noche y Jesús les pide que echen las redes bien entrada
la mañana. Los pescadores confían, aunque les pide algo contra toda lógica.
Jesús, con su palabra, cambia una noche de trabajo infructuoso y de redes vacías
en un amanecer de redes a rebosar.
Si “pescamos” poco, tal vez sea porque utilizamos nuestros métodos en lugar de los
suyos.
¿Dónde me invita hoy Jesús a echar las redes? ¿Confío en Jesús aunque no vea los
frutos de mi trabajo?
Lo hicieron y capturaron una gran cantidad de peces. Como las redes se
rompían, 7 hicieron señas a sus compañeros de la otra barca para que
vinieran a ayudarlos. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de
que casi se hundían.
6
Sin Él, la esterilidad. Con Él, la fecundidad sorprendente. "Sin mí, no podéis hacer
nada". Jesús es el que llama y encarga, el que sostiene y da la fuerza para llevar
adelante la tarea.
Necesitamos también la ayuda de [email protected] demás, vivir con generosidad compartida,
ayudando y dejándonos ayudar.
Al verlo, Simón Pedro cayó a los pies de Jesús, diciendo:
-« Apártate de mí, que soy un pecador. »
9 Pues tanto él como sus hombres estaban sobrecogidos de
estupor ante la cantidad de peces que habían capturado; 10 Y lo
mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran
compañeros de Simón.
8
Conocer a Jesús y su Buena Noticia conduce
al seguimiento –remar-, riesgo –ir mar adentro-, confianza –echar las redes-,
necesidad de los demás -compañeros de otra barcaNo hay que temer descubrir a Dios la verdad de nuestra vida
por pobre que nos parezca.
Creer en Él es saber que somos [email protected], [email protected], [email protected]
siempre e incondicionalmente, aunque nos sintamos inaceptables.
Entonces Jesús dijo a Simón: « No temas, desde ahora serás pescador de hombres.»
La Palabra de Jesús siempre es un bálsamo.
La Palabra de Jesús consuela y sosiega, elimina miedos y culpas.
Me dice: no temas, eres una persona nueva. No temas, eres mi amig@,
mi colaborador, mi colaboradora. No temas, estoy siempre contigo,
para ayudarte a liberar y hacer más fácil y feliz la vida de [email protected] demás.
11 Y después de llevar las barcas a tierra, dejaron todo y lo siguieron.
Ha comenzado el Reino, ha comenzado la hora de quienes creen y se fían de Jesús.
Es una invitación a anunciar el Reino, curar, llevar el perdón, la liberación y la paz,
desde la vida de cada día.
Anunciar el Reino, ser Palabra de Dios en el mundo, dejarlo todo, no es un consejo
evangélico para un grupo reducido o para un determinado estado de vida, es misión
y condición indispensable para todos los seguidores y todas las seguidoras de Jesús.
Ese “dejarlo todo” lo vamos realizando día a día, en la medida que vamos integrando
los valores del reino en nuestra vida cotidiana.
Llegar tras larga marcha, a la orilla de tu playa.
Estrenar camino nuevo
sólo porque Tú me llamas...
Camino sin tierra firme, hecho de fe sobre el agua,
avanzando mar adentro
sólo porque Tú me llamas...
Y andando a paso ligero, vayas, Señor, donde vayas,
porque tiene el corazón, de Ti, tremenda nostalgia.
... ...
Desborda ahora el corazón, con una grande esperanza;
que al final de este camino, para todos habrá casa,
y la mesa del banquete y el abrazo a la llegada,
y la promesa cumplida, que nos dejó tu Palabra.
... ...
Hoy caminaré de nuevo ligera y enamorada,
con un amor que se crece,
a medida que se avanza
por la esperanza, hecha alegre, en fe vivida y probada.
Hoy quiero sobre tu Mar, poner mi pie confiada
y andando a paso ligero, vaya, Señor, donde vayas...
que vive ya el corazón
sólo porque Tú me llamas...
María Isabel Pereda
Palabras a Dios y al pueblo.
Descargar

Tiempo Ordianrio 5 C 7-2-10