REMA MAR ADENTRO
Lucas 5, 1-11 – 5º Tiempo Ordinario –C- ,
Estaba Jesús en cierta ocasión junto al lago de Genesaret y la gente se
agolpaba para oír la Palabra de Dios, vio entonces dos barcas a la orilla del
lago; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.
Subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que la separase un
poco de tierra. Se sentó y estuvo enseñando a la gente desde la barca.
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Rema lago
adentro y echad vuestras redes para pescar.»
Simón respondió: «Maestro, hemos estado toda la
noche faenando sin pescar nada, pero, puesto que tú lo
dices, echaré las redes.»
Lo hicieron y capturaron una gran cantidad de peces. Como las redes se
rompían, hicieron señas a sus compañeros de la otra barca para que
vinieran a ayudarlos. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de
que casi se hundían.
Al verlo, Simón Pedro cayó a los pies de Jesús, diciendo:
-« Apártate de mí, que soy un pecador.»
Pues tanto él como sus hombres estaban sobrecogidos de
estupor ante la cantidad de peces que habían capturado; Y lo
mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran
compañeros de Simón.
Entonces Jesús dijo a Simón: « No temas, desde ahora serás
pescador de hombres.»
Y después de llevar las barcas a tierra, dejaron todo
y lo siguieron.
INTERIORIZACIÓN
Ha comenzado el Reino, ha comenzado la hora de quienes
creen y se fían de Jesús. Es una invitación a anunciar el Reino,
curar, llevar el perdón, la liberación y la paz, desde la vida de
cada día.
Ese “dejarlo todo” ¿lo vamos realizando día a día, en la medida
que vamos integrando los valores del reino en nuestra vida
cotidiana?
Llegar tras larga marcha, a la orilla de tu playa.
Estrenar camino nuevo
sólo porque Tú me llamas...
Camino sin tierra firme, hecho de fe sobre el agua,
avanzando mar adentro
sólo porque Tú me llamas...
Y andando a paso ligero, vayas, Señor, donde vayas,
porque tiene el corazón, de Ti, tremenda nostalgia.
... ...
Hoy caminaré de nuevo ligera y enamorada,
con un amor que se crece,
a medida que se avanza
por la esperanza, hecha alegre, en fe vivida y probada.
Hoy quiero sobre tu Mar, poner mi pie confiada
y andando a paso ligero, vaya, Señor, donde vayas...
que vive ya el corazón
sólo porque Tú me llamas...
Descargar

Tiempo Ordianrio 5 C 7-2-10