Una Iglesia fraterna
SEGUNDA ASAMBLEA DIOCESANA DE RANCAGUA
VIERNES 20 DE NOVIEMBRE 2009
20.00 – 20.45 hrs.
Algunas tensiones y desafíos para una vida eclesial
más fraterna
Del Documento “Diagnóstico de la realidad religiosa…”
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Fuerte clericalismo y débil laicado
Parroquias e Iglesia local (diócesis dividida en “parcelas”)
Diócesis y movimientos
Religión popular y oficial
Jóvenes y adultos
Solidaridad fragmentada
Otras tensiones y desafíos
7.
8.
9.
10.
11.
12.
ya no del Documento “Diagnóstico…”
Una fraternidad que queremos – Una fraternidad que no
vivimos
Fraternidad herida - Voluntad fraterna
Hermanos/as en una misma fe - Pluralismo espiritual y
teológico
Fraternidad diocesana – Comunión católica
Fraternidad - Misión
Fraternidad buscada – Fraternidad siempre huidiza
Cristo es el fundamento de nuestra
fraternidad
 La fraternidad es más que un afecto;
es una condición de nuestra humanidad;
que Cristo ha venido a plenificar.
 Nuestra fraternidad está fundada en Dios, que desde la creación nos
llama a la comunión con Él, entre nosotros, con toda su creación.
 La falta de fraternidad no es “mala onda”, es pecado:
“¿Dónde está tu hermano? (Gen 4,9);
“Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida
porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en la
muerte” (1 Jn 3,14).
Cristo es el fundamento de nuestra fraternidad
 La fraternidad es el mandato de Cristo:
"Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, así como yo los he
amado” (Jn 15,12).
 La fraternidad brota como consecuencia del amor vivido:
“En esto conocemos el amor: en que El entregó su vida por nosotros. También
nosotros debemos entregar nuestras vidas por los hermanos” (1 Jn 3,16).
 La fraternidad es “en Cristo”:
 Hemos sido “hechos conforme a la imagen de Su Hijo, para que El sea el
primogénito entre muchos hermanos” (Rom 8,29);
 Somos “hermanos en Cristo (Col 1,2).
La Iglesia es constituida como comunidad de hermanos y
hermanas en el Cristo
 La Iglesia es “signo e instrumento de la comunión de los hombres con
Dios y de la comunión de todo el género humano” (LG 1).
 Por ello, en la Iglesia se suprimen las barreras sociales (Gal 3, 26-29):
No hay judío ni griego: la segregación religiosa
Ya no hay esclavo ni libre: la segregación económica – social –
política.
Ya no hay hombre ni mujer: la segregación de género.
 Es necesario renunciar a toda dominación:
 “Sabéis
que los son tenidos como jefes de las naciones, las
gobiernan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su
poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera
llegar a ser grande, será vuestro servidor...”. (Mc 10, 35-45)
 La fraternidad no es autoreferida “… estás obrando fielmente en lo que
haces por los hermanos, y sobre todo cuando se trata de extraños (3 Jn
1,5)
¿Cómo vivir la fraternidad?
Doce pistas que nos entregan las primeras comunidades
1. Tened un mismo sentir los unos para con los
otros (Rom 12,16).
2. Estimando en más cada uno a los otros
(Rom 12,10).
3. Acogeos mutuamente (Rom 15,7).
4. Amonestaos mutuamente (Rom 15,14).
5. Esperar los unos a los otros (1 Cor 11,33);
6. Servirse por amor los unos a los otros (Gal
5,13);
¿Cómo vivir la fraternidad?
Doce pistas
7.
Ayudarse mutuamente a llevar las cargas (Gal 6,2);
8.
Soportarse unos a otros por amor (Ef 4,2);
9.
Ser bondadosos y compasivos unos con otros (Ef
4,32);
10. Orar los unos por los otros (San 5,16);
11. Amarse sinceramente los unos a los otros como
hermanos (1 Pe 1,22);
12. Ser hospitalarios unos con otros, sin murmurar (1 Pe
4,9);
La fraternidad como signo privilegiado de credibilidad
En el libro de los Hechos se nos dice que la gente estaba
“asombrada y maravillada” (Hech 2,7) de la vida de los
primeros cristianos. ¿Por qué?
Por lo que el Espíritu hace en esos hombres y mujeres
rústicos y temerosos;
Porque… “tenían todas las cosas en común; vendían todas
sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos,
según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban
unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares,
comían juntos con alegría y sencillez de corazón,
alabando
a Dios y hallando favor con todo el pueblo (Hech 2,44-47).
“Sólo el amor es digno de fe” (H.urs Von Balthasar).
En la fraternidad vivida se juega la credibilidad de nuestra
misión.
Preguntas
 ¿Qué signos y ejemplos de fraternidad reconocemos en
nuestra Iglesia diocesana?
 “Dios nos quiere Iglesia fraterna”: ¿Qué pasos concretos
podemos dar para ser una Iglesia más fraterna?
 En la Comunidad - Parroquia:
 En la diócesis:
Descargar

Una Iglesia fraterna - Bienvenido a la Parroquia El